miércoles, 31 de julio de 2013

PEQUEÑOS Y UTILES CONSEJOS

LAS FRUTAS QUE PUEDEN COMER LOS DIABETICOS
No se puede eliminar completamente de la dieta de los diabéticos la fruta, porque esta tiene fructuosa que es una azúcar natural. La única diferencia es que deben controlar bien las raciones y optar por aquellas variedades que tienen más nutrientes.
Manzana: además de las vitaminas y nutrientes que ofrece, gana protagonismo por la fibra pectina; es muy eficiente en el control de la glucemia (es la medida de glucosa libre en la sangre) y del colesterol.
Palta: casi no tiene azúcar y es rica en grasas buenas que aumentan los niveles del colesterol bueno. Las grasas de la palta hacen más lento el proceso de absorción de los alimentos alargando la sensación de saciedad. La palta es calórica por lo tanto debe comerse con moderación.
Cereza: tiene poder antioxidante, antiinflamatorio, antiviral, antialérgico. Está  compuesta por vitaminas A, C y E que son capaces de restringir la propagación de las lesiones inducidas por los radicales libres, que dañan las células sanas. Son muy buenas para el organismo pero los diabéticos las deben de comer con moderación porque eleva el índice glucémico.
Limón: rico en acido cítrico y acido ascórbico, el limón evita hemorragias, protege de infecciones mayores. Cuenta también con acido nicotínico, que  previene enfermedades del corazón, protegiendo las arterias, evita el riesgo de trombosis. Todas estas enfermedades que suelen presentarse a un diabético.

RECOMIENDAN EL USO DE  ESTEVIA UN ENDULZANTE NATURAL
En los últimos años ha aflorado una renovada tendencia hacia lo natural, hacia privilegiar la calidad de vida y mejorar la nutrición, inclinándose por aquellos alimentos que se extraen directamente de la naturaleza. Estevia es un ingrediente endulzante, natural y sin calorías. Es un extracto vegetal que ha sido utilizado como sustituto del azúcar. Es una opción para las personas que desean un endulzante sin calorías de una fuente natural.
La seguridad de Estevia para el consumo humano ha sido establecida a través de más de 200 estudios rigurosos evaluados por expertos en la materia y las principales organizaciones regulatorias de nivel mundial.

EL PESO NO LO ES TODO
Expertos en Endocrinología y Nutrición han  preferido enviar un mensaje claro advirtiendo de los graves riesgos para la salud que acarrean las dietas, conocidas como milagro , que permiten una pérdida de peso muy rápida, aunque también conllevan un empeoramiento de la calidad y expectativa de vida. "El peso no es todo, es preferible mantener la salud", "La mayoría de ellas son dietas ricas en proteínas, con muy poco hidrato de carbono, que producen un incremento de acetona”, esto puede producir "problemas graves" de salud en personas que no estén sanas y, a mediano o largo plazo, afecciones nutricionales o déficits vitamínicos. El exceso de peso en cualquier persona se deriva de la abundancia de grasa y lo que debe de conseguir es precisamente una pérdida "lo más selectiva posible" de ese exceso del "compartimento graso".
Esa pérdida rápida del peso, puede provocar la aparición de arritmias, cansancio, pérdida de cabello, estreñimiento pertinaz, diabetes o hipertensión y luego producir además un "efecto yoyó": recuperar más peso del que inicialmente se partió.
SUPLEMENTOS DE OMEGA 3
Se ha convertido en nutriente estrella en el mundo por los grandes beneficios que ofrece a la salud, sobretodo la del corazón. Con la obsesión de mantener una vida saludable, muchas personas acaban ingiriendo suplementos de vitaminas con el objetivo de suplir las necesidades del organismo. Confiar solamente en los suplementos de Omega 3 puede no ser la mejor opción si dejas de lado  todos los nutrientes que necesita una  buena dieta: vegetales, alimentos pobres en azúcar y grasas saturadas. Las mejores fuentes de Omega 3 son los pescados de aguas profundas como salmón o atún.
Otros hábitos, también son capaces de mantener tu corazón saludable: Dormir bien,  controlar el estrés, disminuir el consumo de carnes rojas, ingerir aceite vegetal en dosis moderadas, aumentar el consumo de vegetales, suplir las necesidades de vitamina D del cuerpo, controlar la sal y escuchar música (estudios revelan que las personas que escuchan media hora de sus canciones favoritas al día dilatan los vasos sanguíneos)