lunes, 31 de agosto de 2015

LA DESNUTRICION Y LA MALNUTRICIÓN POR EXCESO

La malnutrición por déficit o desnutrición,  principalmente por falta de energía y de proteínas, es la mayor causa de muerte en lactantes y niños pequeños en países en desarrollo, con marcada relación con enfermedades infecciosas, lo que se traduce en menor  peso y talla  para la edad, pérdida de proteína corporal y disminución de funciones corporales; justo en niños con escasa educación, pobreza, falta de   servicios, higiene, determinando morbilidad y mortalidad de niños, ancianos, embarazadas y adolescentes. 

En la nutrición humana en el mundo en desarrollo, la desnutrición energética proteica  afecta a 200 millones de niños en todo el mundo. Uno de cada tres de la población mundial menor de 5 años de edad es desnutrido.
Es producida por infecciones bacterianas, virales, parasitarias con daño gastrointestinal, especialmente  durante el destete y en climas cálidos por falta de higiene. El biberón es fuente de contaminación, si no es adecuadamente esterilizado. La diarrea va a deshidratar al niño. Los parásitos intestinales pueden contribuir a la diarrea y a un estado pobre en vitamina
En el Perú, persiste la diarrea infantil,  niveles cambiantes de vacunación, diferencias según el nivel educativo, económico  y residencia urbana, rural o por región, que influyen en la nutrición de los menores.

La anemia: el niño nace con depósitos de fierro completos, y así  cubre sus necesidades hasta los 4 a 6  meses. Luego,  bajan y a  partir de los 6 meses,  su gran crecimiento  exige, en su dieta complementaria a la lactancia materna, cereales  enriquecidos con hierro, leguminosas, carnes, pescados. En las zonas más pobres, faltan esos alimentos,  muchos niños y embarazadas tienen anemia, siempre más en el área rural.
La anemia es originada por la baja de la hemoglobina, que es un pigmento rojo que da su color a los glóbulos rojos, está formada por el grupo hem,  anillo porfirínico y una molécula proteica, la globina. La hemoglobina transporta el oxigeno de los pulmones a los tejidos, donde es utilizado para los procesos metabólicos

La malnutrición por exceso, está relacionada con sobrepeso, obesidad,  arteriosclerosis, enfermedad coronaria, hipertensión o presión arterial elevada, diabetes mellitus, alcoholismo, hipercolesterolemia.

Las enfermedades con más presencia en países desarrollados, donde las personas tienen vida sedentaria,  llegan a pesar 100, 300, 400 kg, consumen mucha grasa saturada,   azúcares refinados, suplementos minerales y vitaminas cotidianamente. En esos países 25 % de  mayores de 55 años tiene presión arterial alta, que se agrava con hemorragia cerebral, trombosis de vasos sanguíneos, falla renal y problemas oftalmológicos, como hemorragia de la retina. 

Estas enfermedades son producidas por: Un balance energético positivo con bajo o nulo gasto de energía. Mucho apetito, cuya regulación se pierde por estrés, hábitos, presión social, factores psicológicos:
Aburrimiento,
Soledad,
Tristeza,
Depresión,
Angustia.
Problemas endocrinos y factores genéticos que influyen en la obesidad frente a un bajo o nulo consumo de frutas, vegetales y fibras.
Por último, y sobre todo, la falta de actividad física.


  

viernes, 28 de agosto de 2015

DECALOGO DE ALIMENTACIÓN INFANTIL

Consejos para que tus niños tengan una buena alimentación.
Los padres deben saber comportarse con sus niños pequeños, para que crezcan sanos y que se alimenten de una manera saludable.
Una alimentación completa y equilibrada mantiene la salud y previene enfermedades. 
Se consigue con una dieta variada que incluya todos los grupos de alimentos. Si los niños empiezan desde el principio a comer de todo, se acostumbran para siempre
La dieta tiene que ser muy sana.
Consiste en comer muchos vegetales (frutas, verduras, hortalizas, legumbres), cereales (pan, pasta, arroz) y más aves y pescado que carne roja. Cocinar con aceite de oliva y poca sal, mejor yodada.
Es bueno repartir lo que se come en 5 comidas.
Desayuno, comida y una cena ligera. Además, a media mañana y merienda, es mejor una fruta fresca o un sanguche; que un zumo envasado. No hace falta “picar” nada más.
Los niños aprenden a comer imitando a los mayores.
Comer despacio, masticando bien, sentados en la mesa, con la familia. Sin TV.
Siempre un buen desayuno antes de ir a clase
Lácteo, cereales (pan) y fruta (una pieza entera o zumo natural. Mejora el rendimiento físico e intelectual y evita la obesidad.
Todos los días frutas, verduras y hortalizas.
Se recomiendan 5 raciones al día. Dos o tres deben ser frutas enteras y a mordiscos. . No más de un vaso de zumo natural, recién hecho, al día.
El agua 
Es la única bebida necesaria y más sana que cualquier refresco, zumo o batido.
Evite la comida pre cocinada
Y los alimentos con grasas saturadas, trans o hidrogenadas y aceites de coco y palma (lea las etiquetas). Si toma dulces y aperitivos salados que sean con moderación.
Cocine a la plancha, en el horno, al vapor y menos fritos, apanados y rebozados. 
Deje que su hijo decida cuánto quiere comer.
Tenga confianza: mejor ofrecer, no obligar. Los niños comen la cantidad que necesita su cuerpo, no la que nosotros queremos. 
La comida no es un castigo; ni tampoco debería ser un premio.
Conseguir una hora de ejercicio todos los días: correr en el patio, pasear, subir las escaleras, sacar al perro o ir andando o en bici al colegio. Además, 5 veces a la semana  un poco de deporte; es muy divertido en compañía
Crees que obligar a tu hijo a dejar el plato limpio le ayudará a alimentarse mejor, pero te equivocas. Descubre por qué. 
Se ha demostrado que al obligar a un niño a tomar ese poco más, trastocamos su capacidad innata de ajustar su ingesta a la energía que necesita. Ellos reconocen y responden mejor a sus señales de hambre y saciedad que nosotros.
Dieta insana
Presionarles para que coman frutas y verduras se asocia con una menor ingesta de estos alimentos.
¿Cuánto es lo justo?
Un niño que solo se come la mitad de la comida que él mismo se ha servido., es un niño normal.  
Ante todo, mucha calma

Si la primera vez que le sirves a tu hijo brócoli le presionas para que se lo coma, esa presión puede afectar a su estado emocional, y esos sentimientos negativos quedarán para siempre unidos al brócoli. ¿Resultado? Según los expertos, rechazará ese alimento durante buena parte de su infancia.

miércoles, 26 de agosto de 2015

RAZONES POR LAS QUE SIEMPRE TIENES HAMBRE

Miras el reloj, hace sólo 2 horas que almorzaste pero tu estómago ruge como si no hubieras comido nada en todo el día y pasas el resto del día luchando por no ir a comprar algo para satisfacer tu hambre que cada vez se hace más intensa y suele terminar por vencerte entre papas fritas y chocolates.
Esta es una escena común para miles de personas cada día y que puede traer problemas e incomodidades, especialmente cuando tratamos de mantener un peso saludable. Pero ¿Sabes por qué se produce? La doctora Pamela Peeke, especialista en salud pública, señaló a la revista de salud femenina Women’s Health 4 motivos por los cuales podrías estar siempre hambriento.

Tú metabolismo es muy rápido
Algunos nacen con un poco de suerte gracias a la genética y otros lo han logrado a través de mucho esfuerzo y buena alimentación; sea cual fuere el motivo un metabolismo más veloz significa que se necesitarán más calorías para el organismo. De acuerdo a un estudio publicado por la Universidad de Vermont, cerca de un 32 por ciento de las personas tiene el metabolismo más rápido. Cuando se tiene el metabolismo más rápido es posible quemar entre 100 y 400 calorías extras, quizás no es demasiado pero podría explicar porqué nos repetimos los platos.

Estás comiendo alimentos refinados
La comida procesada como el pan blanco, galletas e incluso los aderezos de ensaladas hacen que el nivel de azúcar en la sangre se dispare y luego descienda rápidamente a un nivel muy bajo, dejando a la persona incluso más hambrienta que antes. Un estudio publicado en el Boletín internacional de Obesidad muestra que las comidas altas en grasas y/o azúcar interfieren con los químicos del cerebro que regulan los estados de ánimo, llevando a diversas dolencias como la depresión o terminar comiendo demasiado. El azúcar refinado, debido a que tiene un efecto tan poderoso en el centro de recompensa del cerebro, es la razón más común por la cual la gente se mantiene con un apetito tan alto durante todo el día, señala Peeke. Consume bajas cantidades (o nada idealmente) de comida envasada y trata de ingerir carbohidratos complejos (integrales) cuando tengas oportunidad.

Tus hormonas están fuera de control
Aunque nos pueda sonar en un principio algo propiamente femenino, todos los seres humanos tenemos grandes cantidades de hormonas que pueden fluctuar y provocarnos malas pasadas. El Hipertiroidismo, una sobreproducción de hormonas de la glándula tiroides, es la causa hormonal más común de hambre constante.
Cuando esta hormona se encuentra muy elevada, las funciones vitales del organismo se estimulan y se quema energía mucho más rápido de lo normal. También la hipoglucemia, pre-diabetes y diabetes pueden causar momentos de mucha hambre.
Si crees que algunos de los casos descritos más arriba se podrían aplicar a ti, recomendamos que acudas a un médico cuanto antes para que pueda evaluar tu situación.

Estás confundiendo hambre con apetito
Muchas de las personas que están “siempre hambrientas” simplemente tienen el deseo de comer pero no lo necesitan. El hambre es una necesidad biológica asociada con síntomas físicos como dolores de cabeza, temblores y contracciones intestinales, mientras que el apetito es una condición psicológica en la que se desea un tipo particular de comida. El estrés, te puede hacer sentir apetito cuando tu cuerpo realmente no necesita ingerir alimento alguno.



lunes, 24 de agosto de 2015

SABIAS QUE

Qué alimentos son mejores para la noche y cuáles hay que evitar
Cuando queremos bajar de peso, y no podemos nos preguntamos por qué será. Tenemos claro que nuestra alimentación debe ser correcta. Pero sobre todo en la noche, ya que es el momento en el que el metabolismo funciona más lento y donde debemos tener constancia de qué es lo mejor y lo peor para ingerir a esta hora del día.
Alimentos recomendables para la noche
Comenzaremos con los alimentos más recomendables. Los ricos en proteínas son una alternativa perfecta, ya que contienen altas cantidades de triptófano. El pescado en todas sus variedades, aunque preferiblemente blanco es una buena solución. La carne blanca como el pollo o el pavo también son muy recomendables, así como los huevos. La preparación de estos alimentos deberá ser lo más saludable posible, evitando freír o añadir grasas.
También por la noche podemos echar mano de algunas legumbres como la soya o sus derivados como el tofu. Los frutos secos al natural como las nueces son una buena alternativa, eso sí, solamente un puñito, como unos 30 gramos.
Alimentos a evitar en la noche
En cuanto a los alimentos que es mejor evitar. Cualquier variedad de comida rápida o procesada industrialmente, ya que suelen contener altas cantidades de grasas saturadas, además de aportarnos poca cantidad de proteínas. Los fritos, apanados y demás variedades es mejor evitarlas pues ralentizan la digestión y por lo tanto su asimilación por parte del organismo.
Las verduras crudas es mejor evitarlas por la noche, pues su digestión es más lenta y algunas personas no las toleran, es mejor cocinarlas al vapor o asarlas para mejorar su asimilación. Desde luego que hay que tener en cuenta también que es necesario cenar pronto para acudir a la cama con la digestión hecha y evitar así que el cuerpo trabaje más lento.

Medias verdades
¿El aspartamo causa cáncer? Es probable que hayan oído que así podría ser. Por otra parte, el hecho de que PepsiCo cambie el endulzante artificial de la Diet Pepsi sugiere que tiene algo dudoso. Las latas de la nueva Diet Pepsi proclaman que la bebida está "ahora libre de aspartamo", una declaración que es probable que apunte a apaciguar a los consumidores que señalan que el aspartamo es el motivo por el que abandonan la bebida.
Ya sea que la decisión de PepsiCo impulse o no las ventas de la soda dietética, se trata de una decisión basada más en el marketing que en la ciencia. Décadas de investigación no han producido pruebas creíbles de que el aspartamo es nocivo para los seres humanos en grandes cantidades. Se tendría que beber unas 20 latas diarias de soda dietética para alcanzar el límite diario que la Administración de Alimentos y Medicinas de los Estados Unidos, FDA por la sigla en inglés, recomienda en el caso del aspartamo como consumo seguro.
Los medicamentos se estudian en pruebas con elevados controles para medir los efectos secundarios. Eso es imposible en la nutrición. Los consumidores tendríamos que estar internados durante  décadas sufriendo una gran cantidad de pruebas metabólicas. La mayor parte de la ciencia de la nutrición se basa en la observación.
Pero la evidencia que surge de ese tipo de investigación es más débil que la de las pruebas de control. De todos modos, el solo hecho de que el aspartamo no cause cáncer no significa que la Diet Pepsi es una elección saludable. La evidencia sugiere que es probable que sea mejor que la soda con azúcar agregada. Pero si en verdad se quiere una dieta saludable, la soda no debería formar parte de esa dieta. 



viernes, 21 de agosto de 2015

DISOLVER LA GRASA ABDOMINAL

Estas son las razones básicas para perder grasa abdominal:
1 – Ejercicio. No servirá para reducir puntos específicos, pero nos ayudará a perder  peso  y la grasa que el cuerpo elimina primero es la del abdomen. Ejercicios abdominales pueden ayudar a tonificar los músculos y hacer que su estómago se vea más plano, pero  para eliminar la grasa, hay que quemar calorías con actividad aeróbica.
2 – Comer en forma consciente. Se investiga si poner atención en lo que se come  ayuda a redistribuir la grasa de la cintura y caderas. Muchos estudios, han demostraron que comer conscientemente ayuda en la pérdida de peso.
3 – Tiempo adecuado de sueño. Dormir muy poco (menos de seis horas) o demasiado (más de ocho horas) resulta en un exceso de producción de la hormona del estrés cortisol. Esta hormona promueve el almacenamiento de grasa en el abdomen.
4 – Reducir el estrés. Dibujar diariamente durante 15 minutos. Respirar profundamente, pasear al aire libre, pueden ayudarle a relajarse. Perder grasa en el estómago  es un asunto de ejercicio y hábitos alimenticios saludables, junto con entender cómo funciona su cuerpo.
¿Realmente se puede perder grasa sólo en un área específica?
Es poco probable. El ejercicio reduce la grasa corporal  y normaliza los niveles de insulina. Puede ayudarle a dormir mejor; evita acumular kilos alrededor de su cintura. Cuando hace ejercicios estos serán de levantamiento de peso, porque de esa forma los músculos queman calorías en forma eficiente. Para maximizar sus esfuerzos en la pérdida de peso, asegúrese de incluir ejercicios con intervalos de alta intensidad.
Los ejercicios específicos para su estómago, serán hacer abdominales y ejercicios de control de la respiración estos van a fortalecer sus músculos abdominales. Es importante tener en cuenta que no hay ejercicios abdominales que fortalezcan todos los músculos. Por eso se necesita una rutina variada que involucre a todos los músculos.
Siempre pasamos por alto los músculos de la espalda. Ésta le ayuda a mantenerse recto, y su estómago metido. Tener fuertes músculos en la espalda, ayudan a un vientre más plano.
Ejercicio y dieta van de la mano
Otro factor igualmente importante, es consumir alimentos adecuados para su bioquímica y genética específica. Recuerde, los alimentos saludables para los demás pueden no serlo para usted, y vice-versa. El exceso de carbohidratos refinados y procesados en su dieta (por ejemplo, pan y pasta) no sólo le hace subir de peso, sino que le aseguran mantenerlo. Al cortar granos y azúcares de su dieta, puede mejorar significativamente sus posibilidades de éxito en la pérdida de peso.
En cuanto a la nutrición, para apuntar específicamente a la grasa del abdomen, se encontró que ciertas grasas de la dieta pueden ser útiles para reducir la acumulación de grasa abdominal subcutánea y visceral. Un estudio publicado en la revista Diabetes Care, en julio de 2007, encontró que las dietas ricas en grasas mono-insaturadas impidieron la acumulación de ambos tipos de grasa en el abdomen, sin ejercicio adicional. Alimentos altos en grasas mono-insaturadas incluyen: Frutos secos, en especial nueces,  Semillas,  Palta
Opciones peligrosas
Liposucción.  Es necesario hacer conciencia que procedimientos de este tipo involucran muchos riesgos, y no dan resultados permanentes. Durante el tratamiento,  un químico que se encuentra en la lecitina es inyectado en las áreas grasas, para disolverlas este compuesto inyectable no está aprobado por la Administración de Alimentos y Drogas de EE.UU. (FDA), y no se han hecho estudios a largo plazo. Entre las  preguntas acerca del procedimiento, es ¿A dónde va la grasa disuelta?. Dicen que las células son excretadas por el cuerpo en forma natural, pero en realidad, nadie lo sabe a ciencia cierta.
¿Podría soñar con un abdomen más plano?
Los investigadores descubrieron que toda la grasa corporal no es igual, y eso es especialmente cierto para la que se acumula en el abdomen. Ésta tiene una fuente muy rica de sangre y tiene cuatro veces más receptores de cortisol que otras grasas del cuerpo. El cortisol es una hormona, producida  en respuesta al estrés. Esta conexión entra en juego cuando está bajo un estrés crónico, porque el cortisol almacena grasa no utilizada que ha sido liberada por el cuerpo, en respuesta al estrés.  Consejo: Trate de dormir sus ocho horas y libérese en lo posible del estrés.


miércoles, 19 de agosto de 2015

ORTOREXIA: LA OBSESIÓN POR COMER SANO

Esta rara palabra viene del griego (“alimento correcto”) y se refiere a la fijación por comer solo comidas “saludables”, informa la Academia de Nutrición y Dietética (AND por sus siglas en inglés).  Personas que la padecen especialmente mujeres, y sigue creciendo.
Los que sufren de ortorexia no encuentran disfrute ante humeantes platillos. Al contrario, se sienten virtuosos de comer solo lo “puro”. Esto les causa culpa si caen en la tentación de engullirse, por ejemplo, unos ricos dulces.

¿Cómo comienza? 
Lo que al principio es un inocente intento por alimentarse de forma más sana, con el tiempo se vuelve una obsesión. Al igual que la anorexia, la ortorexia es un desorden alimenticio originado en la restricción de comidas. Pero lo que importa no es la cantidad, sino la calidad.

¿Cómo es eso?      
Eliminando alimentos: En el afán de ser “saludables”, la gente va eliminando todo lo que no considera “puro”, se despiden de lo que contenga conservantes, colorantes, pesticidas, azúcar, sal, harinas, hasta que la lista se hace interminable.
Preparaciones puras: Muchas de las personas que tienen este trastorno se preocupan por cómo se preparan los alimentos: deben estar lavados varias veces, super cocinados para que no quede ninguna bacteria, manipulados lo menos posible.

Cada vez más 
Dejan de ir a comer fuera para no ingerir comidas cuya “pureza” no pueden verificar. Y eso les sucede tanto en restaurantes, en casas de conocidos e incluso en el propio hogar. Como sucede en muchos desórdenes alimenticios, quienes los padecen suelen saber muchísimo sobre nutrición. Pero la realidad es que no tienen la información correcta y se dejan llevar por consejos no muy confiables.

¿Cuándo es peligroso comer sano?-  
Según la Asociación Nacional de Desórdenes Alimenticios, no hay nada malo en tratar de comer bien, pero ojo si presentas alguno de estos comportamientos: el tema de la comida ocupa demasiado tiempo y atención en tu vida; desviarte de tu dieta te hace sentir culpable; te enfocas en “comer sano” para evitar enfrentarte a otros problemas y te aíslas de los demás. Pero no te angusties, ¡esto tiene solución!

Rehabilitación: 
Recuperarte de este trastorno no hará que te llenes de comida chatarra. Seguirás teniendo una dieta saludable, aunque sin obsesionarte.
El objetivo del tratamiento, es que dejes de sentir que comer tal o cual comida te hace mejor o peor persona.
Piensa que tú eres más que lo que comes, eres alguien que vive, trabaja, ama, sueña y también disfruta de la comida

lunes, 17 de agosto de 2015

DIEZ MIL PASOS COMO MÍNIMO

Parece que se disminuye la fiebre de correr es una de las actividades físicas más completas, pero el caminar le está ganando adeptos.
Así que, si a esta ventaja le sumamos la posibilidad de adelgazar sin el esfuerzo que supone correr, muchos habrán encontrado, por fin, el ejercicio que buscaban para estar en forma y, al mismo tiempo, perder esos kilos de los que querían deshacerse.

Camine como si tuviera prisa
10.000 pasos el mínimo exigible para que esta actividad física se traduzca en beneficios significativos para la salud.  Aunque caminar pueda ser la respuesta, es una respuesta con matices. Y en este caso, dos de ellos son fundamentales: el número de pasos y la cadencia con que se dan.
Así, el National Center for Biotechnology Information fija en 10.000 pasos el mínimo exigible para que esta actividad física se traduzca en beneficios significativos para la salud. Pero, además de recorrer esa distancia o caminar 10.000 pasos, si queremos adelgazar, deberíamos hacerlo a un ritmo moderado,  para un adulto sería entre los 4,8 Km/h y los 6,4 Km/h.

¿Cuántas calorías quemamos cuando caminamos esa cantidad de pasos? 
La respuesta no es sencilla, cualquier actividad física tiene un gasto calórico que varía en función de varios factores: la intensidad, el sexo y la condición física de la persona que la lleva a cabo. Sin embargo, a modo orientativo podemos tener en cuenta los datos que revela un estudio elaborado por el ACSM, (American College of Sports Medicine) en el que se dice que un hombre que recorre 1.600 metros quema entre 124 y 88 calorías, mientras que una mujer, entre 105 y 74.
Es posible perder  kilos en una caminata. Sin embargo, serán en su mayor parte líquido, el cual repondremos rápidamente con una correcta hidratación. Por eso, lo mejor sería hablar de pérdida de un porcentaje de masa grasa corporal y no de peso. Para perder esos kilos, se aconseja  hacerlo en forma progresiva y controlada, sin olvidar una dieta equilibrada y una buena hidratación.
Para que obtengamos este resultado es imprescindible caminar con regularidad, es decir entre 3 o 4 veces por semana y combinar esta actividad con otros ejercicios. Caminar por la arena nos dará mejor resultado, que andar por la calle, por la tierra  o por el cesped. Cuando caminamos por la arena, intervienen más músculos y los tonifica, es mucho más exigente caminar por la arena, pero si no estamos acostumbrados es mejor empezar por 5 a 10 minutos y convinar arena con asfalto

Es mejor caminar con zapatillas o descalzo
Es bueno caminar descalzo porque fortalece la planta del pie pero si no estamos acostumbrados es mejor que no, puede resultar peligroso y agresivo.
En la arena mojada podemos caminar 20 minutos y no más de 30 sobre el césped.

Sume pasos mientras hace la compra
Según la American Heart Association caminar al menos 10.000 pasos diarios comporta numerosos beneficios para nuestra salud cardiovascular. Motivo suficiente para empezar a contar. Pero, ¿cómo llevar la cuenta? Si pudiera contabilizar sus pasos desde que pone un pie en el suelo, se dirige a la oficina, camina por el supermercado, callejea y vuelve a casa, se percataría de cómo hay multitud de desplazamientos con los que uno no cuenta y que pasan a engrosar nuestro cómputo particular de pasos diarios.
Hoy la tecnología te ofrece múltiples artilugios para que hagan esa tediosa tarea por ti.

viernes, 14 de agosto de 2015

COMO PREVENIR EL CANCER

Los diez consejos del Dr. Elmer Huerta
En el Perú cada año se diagnostican  miles de nuevos casos de cáncer, solo en el cáncer de mama el año pasado se diagnosticaron 4500 nuevos casos.
La clave está en la prevención, todos los médicos nos aconsejan pero, ¿realmente ponemos en práctica estas recomendaciones?

El doctor Elmer Huerta, fundador y Director del Preventorio del Cáncer en el Instituto del Cáncer del MedStar Washington Hospital Center, en Washington D.C., nos brinda diez consejos fáciles que podemos incorporar a nuestra vida cotidiana.

1.     Aliméntate saludablemente
Es decir come de todo, pero en porciones pequeñas y mayor cantidad de alimentos de colores (frutas y vegetales).

2.     Ejercítate
Realiza treinta minutos diarios de actividad física

3.     Controla tu peso
Mantén un peso saludable, calculado por tu nutricionista o tu médico.

4.     Después de los 50
Realízate un examen anual de sangre oculta en las heces. Atenta.

5.     Hazte una colonoscopía
Si el examen de sangre oculta en las heces resulta positivo, realízate una colonoscopía.

6.     Cuida tus mamas
Hazte una mamografía anual  a partir de los cuarenta años.

7.     Se precavida
Realízate una citología o Papanicolaou regularmente desde los 21 años.

8.     Chequeo Médico
Visita al médico anualmente para una evaluación del riesgo de cáncer.

9.     Protégete del sol
No te expongas al sol sin protección, usa bloqueador solar y sombrero, entre las 10 a.m. y las 3 p.m.

10.  No fumes
Deja de fumar cigarrillos y no permitas que fumen delante de ti.

¿Qué es lo más importante que debemos hacer para prevenir el cáncer?
Estar atentas a los síntomas que se pueden presentar y visitar regularmente a nuestro médico.
Saber que el cáncer es un asesino silencioso y traicionero, por lo que la prevención y detección precoz son armas fundamentales en la lucha contra él.
           
           

       

miércoles, 12 de agosto de 2015

RECOMENDACIONES PARA TENER EN CUENTA

Calentar la comida en recipientes de plástico afecta a tu salud
Esto debido a que los táperes poseen productos químicos tóxicos añadidos para incrementar su flexibilidad. No obstante, se puede seguir usando estos recipientes para guardar la comida, pero no para calentarla en el microonda. Cabe recordar que los recipientes de vidrio o cerámica son los mejores para calentar tus alimentos en el microondas.

¿El caldo de gallina ayuda a combatir los efectos de una noche de copas?
Luego de una placentera noche de copas, muchas personas tienen la costumbre de cerrar la jornada con un rico caldo de gallina, plato al que las leyendas urbanas lo han convertido en una especie de elixir curativo.  No existe un alimento que sea capaz de eliminar los efectos del alcohol, sobre todo si se ha tomado mucho; sin embargo, el caldo de gallina puede ayudar a que la persona sienta un alivio.
El alcohol solo como el vino, ron o whisky no requieren de un proceso de digestión, solo se absorbe. Pero si toma un trago con alguna fruta, entonces pasará por un proceso de digestión. En ese caso, una sopa de gallina puede generar una indigestión. Con el alcohol el organismo se deshidrata, por lo tanto en ese caso, un caldo de gallina nos puede venir bien.
Hay que tener en cuenta que el cuerpo está preparado para metabolizar nueve gramos de alcohol por hora, lo que equivale a unas tres onzas de algún destilado, un vaso de cerveza o una copa de vino
.
¿Tiene el emoliente beneficios para la salud?
El emoliente es una bebida tradicional que se toma en época de frío. Está hecha a base de cebada, cola de caballo, llantén, boldo y semillas como la linaza. Además se le suele agregar zumo de limón y azúcar, dando como resultado una bebida de exquisito sabor.
Se sabe que los productos naturales como las hierbas y semillas usadas en la elaboración del emoliente, tienen nutrientes  con algunos efectos medicinales, para el aparato digestivo, respiratorio y circulatorio. Hay que  consumirlo caliente cuando una persona está resfriada, puede ayudar a fluidificar las flemas. La fibra soluble de la linaza ayuda a reducir el colesterol. La cebada cuando se hierve suelta algunos nutrientes, particularmente vitaminas y minerales como el hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio y  da una sensación de saciedad, por lo que ayuda a controlar el apetito.

¿Las leches vegetales son realmente leches?
Se extraen de alimentos como la soya, almendras y avena, por lo que no deberían llamarse leches, ya que no tienen proteína animal. Su consumo debe suplementarse con vitaminas.
El consumo de "leches vegetales" gana adeptos. Frente a este panorama, los especialistas en nutrición coinciden en advertir que las leches vegetales no entregan el aporte de calcio y vitaminas que sí entrega la de vaca. Se trata de nutrientes que son muy necesarios para que los niños crezcan y se desarrollen de manera saludable. La leche materna es lejos la mejor, y ojalá se le dé al niño hasta el año de vida o más. La que le sigue en calidad nutricional es la de vaca. Se les puede llamar bebidas lácteas, pero no leche, porque para usar este nombre debe contener proteína animal. La leche tiene aminoácidos como la leucina y la valina, que son esenciales para el ser humano, porque el cuerpo no los produce, entonces hay que sacarlos de los alimentos. Y los vegetales no tienen las proporciones de estos nutrientes que sí tiene la leche de vaca.

Deliciosos aportes del cacao
El cacao tanto como la semilla, polvo o en el chocolate posee varias propiedades y beneficios para la salud debido a su enorme concentración de minerales y vitaminas. Encabeza la lista de alimentos con propiedades antioxidantes, tiene un alto contenido de vitamina C y es una increíble fuente de fibras, incluso de serotonina.
El cacao contiene Anandamida, compuesto químico orgánico y neurotransmisor que produce efectos levemente parecidos a los que produce el cannabis sativo o marihuana, imitando algunos de sus compuestos psicoactivos presentes en ellos.
Es un regulador del humor natural que ayuda, por ejemplo, en un tratamiento para curar la depresión y otros aspectos relacionados al humor y el ánimo. También muestra tener efectos sobre la concentración, el enfoque, el amor y el placer.      


lunes, 10 de agosto de 2015

EL VALOR DE SENTARSE A LA MESA

Hace muchos años atrás, nunca se comió  con la televisión encendida. Pero ahora en los hogares la tele tiene que estar encendida  a la hora de comer.
Cuántas conversaciones teníamos  alrededor de la mesa. Los niños contando lo que han hecho en el cole, buenas y malas noticias del trabajo, decisiones para el futuro, amores y desamores o secretos que salen a la luz. Simplemente, conversaciones cotidianas, de nuestro día a día, porque el momento de sentarse a la mesa es cuando muchas familias se pueden reunir de verdad, tras el trajín de los quehaceres diarios. En el almuerzo o la cena.
¿Se está perdiendo esa costumbre? ¿Ya no se le da  valor a las comidas familiares? Los niños crecen, los horarios laborales cambian, cada uno se prepara cualquier cosa y se la come delante del ordenador, tablet o móvil; para qué sacar el mantel y la vajilla completa si sólo tenemos diez minutos para comer o por qué montar la mesa del comedor si todos prefieren coger una bandeja delante de la televisión.
Es una pena perder del todo la costumbre de comer en familia. Son momentos, imágenes y sensaciones que van forjando nuestra identidad y nuestra relación con los demás. Todos recordamos con nostalgia, por ejemplo, los tallarines o ravioles hechos por la abuela el día domingo.
Siempre empezaba todo en el desayuno. Todas las mañanas olía en casa al café recién hecho, y a esas deliciosas tostadas. Los días de fiesta había que hacer algo especial y desayunábamos todos juntos. Hablando de festivos, era imperdonable el aperitivo. Unas cervezas servidas en copas altas.  Era el momento de relajarse con el periódico mientras mi madre terminaba uno de sus  fantásticos asados.
Poner la mesa también tiene su ritual. Si hay niños se le suele encargar que ayuden. Cada miembro de la familia tiene su sitio, y se respeta sin discusión. Hora de almuerzo, se sirve los platos, se abre el vino y corta el pan, y los niños sacan la botella de agua o, si son afortunados ese día, alguna gaseosa.
¿Y quién quita la mesa? Con un poco de suerte, todos ayudan. Claro que a veces la sobremesa se extiende, y se extiende... y sin darte cuenta, son las cinco de la tarde. Son esos días relajados, sin prisas, en los que la conversación se ha convertido en la verdadera protagonista del almuerzo o de la cena, no hay ganas de recoger ni de terminar la velada.
Hay algo melancólico en recoger la mesa. Después de todo el esfuerzo, quedan los restos desordenados y los comensales ya se han levantado, el comedor está solitario. Pero más que restos son el testimonio del momento que acabamos de compartir, en el que todos han dejado su huella,
Esto más o menos era así hasta el año 1970. Luego apareció la obesidad como una enfermedad y luego como una epidemia. Pero ¿qué fue lo que causó está epidemia?
Algunos culpan a nuestro estilo de vida, que nos ha vuelto cada vez más sedentarios, pasando horas sentados frente al computador o la televisión. Otros expertos creen que los responsables son los alimentos que comemos. Y más específicamente, dicen, las enormes cantidades de azúcar que consumimos. Genética mente, los seres humanos no hemos cambiado, pero nuestro ambiente y nuestro acceso a la comida sí han cambiado.
Uno de los más grandes cambios en nuestra dieta se remonta a los años 70, cuando la industria agrícola de Estados Unidos se embarcó en la producción masiva del maíz y del jarabe de maíz de alta fructosa, comúnmente utilizado hoy en todo el mundo como edulcorante en alimentos procesados.
Esto provocó un incremento masivo en las cantidades de alimentos baratos abastecidos a los supermercados estadounidenses: desde cereal hasta galletas de bajo precio.
Estos productos no sólo prometieron enormes ganancias para la industria, de la noche a la mañana, todo el mundo comenzó a comprar yogur, margarinas, postres y galletas "bajos en grasas". Pero gran parte de la grasa que se retiró fue reemplazada con azúcar.
Para cuando los científicos se dieron cuenta de que quizás no era buena idea reemplazar grasa por azúcar, ya era demasiado tarde: el mundo estaba enfrentando una crisis de obesidad.

Sería prácticamente imposible regresar a esas épocas de los almuerzos en familia,  pero lo que si podemos hacer es dejar de comprar productos industrializados y cocinar en casa. Es más saludable. Se los recomiendo.

viernes, 7 de agosto de 2015

ALIMENTACION CONCIENTE: LA MEJOR DIETA

¿Por qué la manera de alimentarnos se ha convertido en una causa tan común de malestar? ¿Por qué hay cada vez más personas obesas?
La razón fundamental de nuestro desequilibrio con la comida e ingesta de alimentos es que hemos olvidado cómo estar presentes cuando comemos. Comemos sin conciencia, con el piloto automático encendido.

Creíamos que el problema estaba en la comida, y por eso hemos modificado la química de los componentes que forman los alimentos, quitándole calorías y grasas, sustituyéndolos por endulzantes sintéticos y grasas artificiales. La comida es comida. No es buena ni mala, y aun modificandola, la obesidad continúa en aumento.

Entonces creímos que el problema eran nuestras células grasas, así que las lipoaspiramos. Los adipocitos sólo están intentando hacer el trabajo que la historia evolutiva de nuestra especie les concedió: acumular energía para épocas de escasez.

Decidimos entonces que el aparato digestivo era el problema, así que amputamos parte del estómago. El aparato digestivo sólo está tratando de hacer su trabajo, desarmando los alimentos, absorbiendo nutrientes y excretando lo que no se necesita. 

Y un sinfín de opciones continúan apareciendo: electrodos, máquinas que nos masajean mientras miramos televisión, hasta zapatillas que esculpen a medida el cuerpo que deseamos mientras paseamos por el shopping... mientras la obesidad es epidemia.

El problema no está en la comida, las células grasas o el estómago. El problema está en la mente. Está en nuestra falta de conciencia de los mensajes que provienen de nuestro cuerpo, de nuestras células mismas y de la franqueza de nuestro corazón. 

La alimentación con conciencia, nos ayuda a volver a escuchar lo que nuestro cuerpo nos está diciendo acerca del hambre y la saciedad. Nos ayuda a reconocer que parte de nuestra integridad: cuerpo, mente u corazón tiene hambre, y cómo, cuándo y qué es lo mejor para nutrirlo. La tristeza y sentimientos desencontrados no se pueden saciar con comida.

¿Cómo comer conscientemente?
Muchas veces, debido a la vida ajetreada o por costumbre, tendemos a comer muy deprisa, sin disfrutar y saborear verdaderamente la comida. Es muy importante que para estar saludables, aprendamos a comer de manera que disfrutemos de los alimentos. Así, estaremos más concienciados de qué y cuánto comemos.

Al alentar a dejar de lado los factores de estrés y disfrutar de la comida que estás comiendo, la atención puede ayudar a aprovechar al máximo tus opciones de alimentos, allanando el camino para que realmente aprecies y degustes de las cosas.


Aunque te parezca mentira, cuando atiendes a un paciente que te pide que lo bajes de peso por que esta obeso, le haces las preguntas de rigor, le llenas su historia y cuando le preguntas ¿Qué comes en un día normal? Lo primero que contestan, serios y creyendo lo que dicen: De verdad Licenciada, yo no como mucho, casi nada no se dé que engordo. Por eso debemos comer conscientemente.

miércoles, 5 de agosto de 2015

PARA NUTRIR TU CEREBRO

Una dieta pobre puede afectar en forma negativa a la mente.
Entre las consecuencias: Disminución de la memoria y la reducción de la capacidad de atención y aprendizaje, así como cambios en el estado emocional y la forma de comunicarse e interactuar con los demás. Final del formulario

 A medida que envejecemos experimentamos un deterioro cognitivo. Si no se ejercita, ni se cuida, el cerebro se vuelve más lento para el procesamiento de la información. Además, las señales enviadas desde los cinco sentidos se vuelven más débiles y se produce una reducción en la producción de sustancias químicas del cerebro.
Sin embargo, tener una dieta nutritiva, incorporar hábitos saludables y llevar un estilo de vida equilibrada puede ayudar a frenar este proceso natural.

Siete alimentos recomendables para nutrir tu cerebro de una forma saludable:
·       Consume dos porciones de verduras de hojas verdes todos los días, como la acelga, col, repollo, apio, lechuga, hierbas aromáticas y  las espinacas.
·    Consume tu dosis de ácidos grasos Omega 3. Se encuentra en las sardinas, atún, salmón, caballa, arenque, algas marinas, nueces, chía y semillas de linaza. Reduce la ingesta total de grasas saturadas y evita las grasas trans.
·   Come una gran cantidad de alimentos ricos en vitamina E como las almendras, avellanas, semillas de girasol, calabaza y sésamo, papas, aceitunas, palta, hojas de mostaza, y duraznos.
·     Aumenta tu ingesta de vitaminas B; con mariscos, lácteos, huevos, carne de vaca, hígado, pollo, legumbres, cereales fortificados, pan de trigo integral, granos enteros, verduras de hoja verde oscuro, verduras crucíferas, nueces, pepinos, espárragos y plátanos.
·    Ingiera frutas con un alto contenido de antioxidantes como la sandía y las moras. Diferentes estudios han revelado que los arándanos mejoran la memoria en adultos mayores.
·      Empieza a utilizar la canela en tus platillos. Un estudio demostró que tiene una acción neuroprotectora, ya que alivia los efectos negativos que una dieta alta en fructosa y alta en grasas tiene en el cerebro.
·      Bebé suficiente agua. Entre 2,5 y tres litros (13 tazas) para los hombres y dos litros (9 tazas) para las mujeres.

Por otro lado, es muy recomendable realizar ejercicio. Lo ideal es practicar un deporte aeróbico tres veces por semana durante 40 minutos y cuidar las horas de sueño. Además, también ayuda si reduces tu exposición a las neurotoxinas.

No te olvides de desafiar a tu cerebro con diferentes ejercicios. Puede ser armando un rompecabezas, haciendo malabares, memorizando la letra de una canción y haciendo uso de tu visión periférica (mirando al frente a un punto fijo, sin mover la cabeza y conscientemente poniendo atención a los objetos que están a ambos lados, es decir, en un rango de 180 grados).

Trata de aprender un nuevo idioma o tocar un instrumento. Incluso, socializar en una fiesta y visitar un museo son actividades adicionales que mantienen una mente activa.

Por lo tanto, para tener una vida saludable, es necesario trabajar para incorporar hábitos saludables. En este sentido, también es importante la educación de los más pequeños para que incluyan estas actitudes desde temprana edad para que luego te agradezcan de grandes.


lunes, 3 de agosto de 2015

EL HELICOBACTER PYLORI (H. PYLORI)

Es un tipo de bacteria que causa infecciones en el estómago. Es posible que se transmita por agua y alimentos contaminados, pero los investigadores no están seguros.
Si tiene síntomas de una úlcera péptica, el médico le hará pruebas de sangre, aliento o heces para ver si contiene H. pylori. El mejor tratamiento es una combinación de antibióticos y medicamentos que reducen el ácido estomacal. Tendrá que hacerse otra prueba después del tratamiento, para asegurarse de que la infección haya desaparecido.
Durante el tratamiento con antibióticos y antiácidos no se recomienda ninguna dieta específica, se debe seguir con la dieta normal, ahora si las molestias son muy fuertes podemos ir a una dieta blanda.

Dieta blanda, ¿qué es?: Se trata de una opción nutricional para pacientes con enfermedades gastrointestinales,  que evita condimentos, grasas y alimentos de difícil digestión. Las personas con enfermedades del sistema digestivo,  no cuentan con la misma capacidad que un individuo sano para asimilar la comida, pero necesitan a la vez de un programa nutricional que les provea de energía y elementos que ayuden a su recuperación.
¿Cuándo se recurre a la dieta blanda?
El término "dieta blanda" es empleado de manera popular para designar no a uno, sino a distintos planes alimenticios personalizados en los que abundan productos de consistencia suave o preparada como papillas.
En estos casos y muchos más:
Gastritis. Es la inflamación e irritación del revestimiento interno del estómago ocasionada por múltiples razones, en este caso generadas por la bacteria Helicobacter pylori.
Úlcera. Es una herida en la mucosa o tejido que cubre el interior del estómago  o la porción inicial del intestino delgado. La causa más frecuente es la infección ocasionada por la bacteria Helicobacter pylori. Y su tratamiento con fármacos irritantes (principalmente antiinflamatorios).
Elaboración de la dieta blanda
Los alimentos deben prepararse a la plancha, hervidos, al horno o vapor, empleando mínima o nula cantidad de grasa o aceite. Las especias y condimentos se deben utilizar con mucha discreción, según la tolerancia del paciente, y se excluirán ají, pimienta, tomate, pimiento morrón y especias. Aunque los líquidos son parte básica, se deben evitar café, chocolate, té negro y bebidas gaseosas.
Los tratamientos más comunes, es decir, aquellos dirigidos a pacientes con inflamación gastrointestinal, inician con un plan alimenticio basado en una dieta blanda hasta que se logra una reintegración a la dieta habitual.

Como aliviar los síntomas de la gastritis
Trata la gastritis con cambios de estilo de vida. Hacer cambios puede realmente ayudar a reducir los síntomas causados por tu gastritis.
Deja de comer alimentos picantes. Los alimentos picantes pueden causar que tu estómago se irrite. Mientras te estés recuperando, debes evitarlos, también la comida rápida y la cafeína.
Elimina los productos lácteos de tus comidas.  Como: Leche, queso, mantequilla y helado.
Come comidas pequeñas durante todo el día. Se aconsejan las comidas pequeñas frecuentes en lugar de tres comidas grandes cada día. Las comidas pequeñas son más fáciles de digerir, lo cual, a su vez, hace que tu estómago trabaje menos. También debes comer las comidas lentamente así tu estómago no tiene que trabajar tan duro para digerir los alimentos.
Asegúrate de que tus últimas comidas pequeñas sean al menos dos horas antes de que vayas a la cama. Tu estómago tiene más dificultades digiriendo cuándo estás acostado.
Aumenta la cantidad de agua que bebes. El agua ayuda con el proceso digestivo. Debes beber un vaso de agua media hora antes y después de cada comida. No obstante, no debes beber agua durante tus comidas, ya que el agua diluye tus líquidos digestivos, haciendo que el proceso digestivo sea más lento.
Come frutas con tus comidas. .Primero las frutas cocidas y luego crudas de acuerdo a tus gustos, debes tratar que no sean ácidas.  La papaya tiene enzimas digestivas que aceleran el proceso de digestión. Se puede comer un pedazo de papaya con cada comida.
Cuando estés en tratamiento con antibióticos toma yogur con probioticos. Estas cepas de bacterias beneficiosas para el organismo te ayudarán a regenerar la flora y a evitar los malestares. Toma los medicamentos con mucha agua para ayudar a su absorción y pregunta si debes tomarlos durante o fuera de las comidas.