lunes, 31 de agosto de 2015

LA DESNUTRICION Y LA MALNUTRICIÓN POR EXCESO

La malnutrición por déficit o desnutrición,  principalmente por falta de energía y de proteínas, es la mayor causa de muerte en lactantes y niños pequeños en países en desarrollo, con marcada relación con enfermedades infecciosas, lo que se traduce en menor  peso y talla  para la edad, pérdida de proteína corporal y disminución de funciones corporales; justo en niños con escasa educación, pobreza, falta de   servicios, higiene, determinando morbilidad y mortalidad de niños, ancianos, embarazadas y adolescentes. 

En la nutrición humana en el mundo en desarrollo, la desnutrición energética proteica  afecta a 200 millones de niños en todo el mundo. Uno de cada tres de la población mundial menor de 5 años de edad es desnutrido.
Es producida por infecciones bacterianas, virales, parasitarias con daño gastrointestinal, especialmente  durante el destete y en climas cálidos por falta de higiene. El biberón es fuente de contaminación, si no es adecuadamente esterilizado. La diarrea va a deshidratar al niño. Los parásitos intestinales pueden contribuir a la diarrea y a un estado pobre en vitamina
En el Perú, persiste la diarrea infantil,  niveles cambiantes de vacunación, diferencias según el nivel educativo, económico  y residencia urbana, rural o por región, que influyen en la nutrición de los menores.

La anemia: el niño nace con depósitos de fierro completos, y así  cubre sus necesidades hasta los 4 a 6  meses. Luego,  bajan y a  partir de los 6 meses,  su gran crecimiento  exige, en su dieta complementaria a la lactancia materna, cereales  enriquecidos con hierro, leguminosas, carnes, pescados. En las zonas más pobres, faltan esos alimentos,  muchos niños y embarazadas tienen anemia, siempre más en el área rural.
La anemia es originada por la baja de la hemoglobina, que es un pigmento rojo que da su color a los glóbulos rojos, está formada por el grupo hem,  anillo porfirínico y una molécula proteica, la globina. La hemoglobina transporta el oxigeno de los pulmones a los tejidos, donde es utilizado para los procesos metabólicos

La malnutrición por exceso, está relacionada con sobrepeso, obesidad,  arteriosclerosis, enfermedad coronaria, hipertensión o presión arterial elevada, diabetes mellitus, alcoholismo, hipercolesterolemia.

Las enfermedades con más presencia en países desarrollados, donde las personas tienen vida sedentaria,  llegan a pesar 100, 300, 400 kg, consumen mucha grasa saturada,   azúcares refinados, suplementos minerales y vitaminas cotidianamente. En esos países 25 % de  mayores de 55 años tiene presión arterial alta, que se agrava con hemorragia cerebral, trombosis de vasos sanguíneos, falla renal y problemas oftalmológicos, como hemorragia de la retina. 

Estas enfermedades son producidas por: Un balance energético positivo con bajo o nulo gasto de energía. Mucho apetito, cuya regulación se pierde por estrés, hábitos, presión social, factores psicológicos:
Aburrimiento,
Soledad,
Tristeza,
Depresión,
Angustia.
Problemas endocrinos y factores genéticos que influyen en la obesidad frente a un bajo o nulo consumo de frutas, vegetales y fibras.
Por último, y sobre todo, la falta de actividad física.