miércoles, 19 de agosto de 2015

ORTOREXIA: LA OBSESIÓN POR COMER SANO

Esta rara palabra viene del griego (“alimento correcto”) y se refiere a la fijación por comer solo comidas “saludables”, informa la Academia de Nutrición y Dietética (AND por sus siglas en inglés).  Personas que la padecen especialmente mujeres, y sigue creciendo.
Los que sufren de ortorexia no encuentran disfrute ante humeantes platillos. Al contrario, se sienten virtuosos de comer solo lo “puro”. Esto les causa culpa si caen en la tentación de engullirse, por ejemplo, unos ricos dulces.

¿Cómo comienza? 
Lo que al principio es un inocente intento por alimentarse de forma más sana, con el tiempo se vuelve una obsesión. Al igual que la anorexia, la ortorexia es un desorden alimenticio originado en la restricción de comidas. Pero lo que importa no es la cantidad, sino la calidad.

¿Cómo es eso?      
Eliminando alimentos: En el afán de ser “saludables”, la gente va eliminando todo lo que no considera “puro”, se despiden de lo que contenga conservantes, colorantes, pesticidas, azúcar, sal, harinas, hasta que la lista se hace interminable.
Preparaciones puras: Muchas de las personas que tienen este trastorno se preocupan por cómo se preparan los alimentos: deben estar lavados varias veces, super cocinados para que no quede ninguna bacteria, manipulados lo menos posible.

Cada vez más 
Dejan de ir a comer fuera para no ingerir comidas cuya “pureza” no pueden verificar. Y eso les sucede tanto en restaurantes, en casas de conocidos e incluso en el propio hogar. Como sucede en muchos desórdenes alimenticios, quienes los padecen suelen saber muchísimo sobre nutrición. Pero la realidad es que no tienen la información correcta y se dejan llevar por consejos no muy confiables.

¿Cuándo es peligroso comer sano?-  
Según la Asociación Nacional de Desórdenes Alimenticios, no hay nada malo en tratar de comer bien, pero ojo si presentas alguno de estos comportamientos: el tema de la comida ocupa demasiado tiempo y atención en tu vida; desviarte de tu dieta te hace sentir culpable; te enfocas en “comer sano” para evitar enfrentarte a otros problemas y te aíslas de los demás. Pero no te angusties, ¡esto tiene solución!

Rehabilitación: 
Recuperarte de este trastorno no hará que te llenes de comida chatarra. Seguirás teniendo una dieta saludable, aunque sin obsesionarte.
El objetivo del tratamiento, es que dejes de sentir que comer tal o cual comida te hace mejor o peor persona.
Piensa que tú eres más que lo que comes, eres alguien que vive, trabaja, ama, sueña y también disfruta de la comida