miércoles, 17 de julio de 2013

REDUCIR EL COLESTEROL


El colesterol es un tipo de grasa indispensable para el organismo, a pesar de que haya ganado una mala fama. Existen dos tipos el llamado colesterol malo (LDL) y el bueno (HDL). Para disfrutar de los beneficios de las grasas y controlar el colesterol perjudicial a la salud, basta cambiar algunos hábitos alimentarios en tu rutina diaria.
Prefiere el aceite de oliva: aunque sea calórico, reduce el LDL, como aumenta los niveles del buen colesterol, gracias a los antioxidantes, vitamina E y grasas monoinsaturadas. La recomendación máxima diaria es de 2 cucharas soperas.
Prefiere el pescado que te ofrecen grasas insaturadas, que reducen el colesterol y triglicéridos. Evita la formación de coágulos y ofrece omega 3. Consume al menos 2 veces a la semana algún pescado, y otros alimentos ricos en esta grasa, como linaza, nueces, maíz, etc.

Aumenta la fibra a tu dieta: Porque reducen la absorción de grasas por el organismo, disminuyendo el  LDL. Prefiere productos integrales y consume frutas  frescas y con cáscara.

En las distintas comidas deberían estar presentes estos alimentos aliados.
La Avena: Ofrece gran sensación de saciedad, mejora la circulación, controla la cantidad de azúcar en la sangre y reduce la absorción de grasas en el cuerpo. Incluye la avena en tus platos, masas, ensaladas, yogures, zumos, etc.

Alimentos a base de soya: Ayuda a combatir el colesterol malo y aumentar el buen colesterol. Ayuda también a controlar problemas hormonales en las mujeres con menopausia y crean una poderosa barrera en el organismo contra las infecciones.

La cebada comparte su riqueza con la avena, lo podemos preparar como arroz aunque demora más tiempo en cocinarse. Se puede mesclar con las menestras,

Las legumbres. Se pueden consumir en ensaladas, sopas, cremas, guisos con una guarnición de pescado

La berenjena, y frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos. El efecto de estos vegetales es por su aporte de fibra.

Los frutos secos, en particular las nueces. Puedes comer  diariamente de 4 a 6 nueces, añadirlos a las ensaladas, a platos de arroz y pasta, preparar dulces y postres

Los aceites vegetales, entre los que destaca el aceite de oliva. Siempre tener en la despensa una botella de aceite de oliva, el tipo de aceite de mayor calidad nutricional, y emplear un poco cada día para aliñar las ensaladas y las verduras, acompañar al pan tostado del desayuno, etc.

El pescado graso. Reconocidos por su capacidad para disminuir los triglicéridos plasmáticos, aumentar la vasodilatación arterial, reducir el riesgo de trombosis y la tensión arterial. Todos estos efectos se postulan como protectores de las enfermedades cardiovasculares. No obstante, su efecto sobre los niveles de LDL y HDL depende del tipo de paciente y de sus niveles iniciales de colesterol.
Ideas para ingerir omega-3: los expertos nutricionistas aconsejan un consumo de pescado  fresco de dos a tres veces por semana, de 140 gramos por ración por persona y día. Es obligada la presencia en los menús semanales de pescados  como las sardinas,  atún, bonito, salmón, arenque, trucha de lago, calamar, corvina, bacalao.

LA MAYONESA  ES REALMENTE  PERJUDICIAL
Siempre fue considerado como un alimento malo para la salud, debido a su gran cantidad de calorías y grasas que favorecían al aumento del colesterol. La novedad es que los productores están restringiendo las temidas calorías y las grasas, ahora es mucho más dañino comer la mayonesa de la abuela, como era antes la mayonesa casera, esta tiene el doble de calorías de la mayonesa industrial. Hoy la mayonesa de bolsa tiene aprox. 40 calorías/cuchara y si usamos la light solamente 12 calorías/cuchara en cambio la mayonesa hecha en casa llega a 76 calorías/cuchara. Para quien busca bajar de peso se debe alternar la mayonesa con aceite de oliva. Eso no quita que si comemos en exceso luego nos hará daño como toda comida que se ingiera en cantidades poco saludables.