viernes, 2 de octubre de 2015

SABIAS QUE

Puedes perder peso sin renunciar a la azúcar
En una dieta equilibrada no tiene por qué eliminarse por completo, si se adoptan algunos hábitos.  Sabemos que la palabra azúcar es la mayor tentación cuando de bajar de peso se trata. Es verdad que tenemos que mantener a raya el azúcar si queremos perder unos kilos, es importante que tengas en cuenta que las frutas y algunas verduras contienen azúcar, la que podemos comer, la natural.
Quédate con el azúcar natural: ejemplo: el plátano contiene más azúcar que un donut, pero la diferencia es que es completamente natural y, además, el plátano contiene otros nutrientes como puede ser la fibra. Y muchas frutas azucaradas también son ricas en proteínas.
El equilibrio perfecto: Entre el consumo de azúcar con el de proteínas,  fibra y grasas naturales. Estos tres últimos ralentizan su absorción en la sangre. Así, mantendrás tu nivel de energía estable y te ayudarán a sentirte más satisfecha después de comer.
Azúcar antes o después del ejercicio: El azúcar presente en los carbohidratos refinados, como el pan blanco y la pasta, pueden proporcionarte fuerza para darle duro a los entrenamientos. Y en el caso de que te hayas comido algún pastelito tendrás un doble motivo para hacer ejercicio.
Azúcar y café, mejor en la distancia: La cafeína puede inhibir la capacidad del cuerpo para procesar el consumo de azúcar. Te recomendamos que prescindas de esas cucharaditas de azúcar cuando te prepares una taza de café.
Alíate con la canela: Un estudio del Journal of Medicinal Food concluyó que el consumo de canela, incluso con alimentos ya de por sí dulces, ayuda a reducir la cantidad de azúcar en sangre.

El sobrepeso a los 50 años puede adelantar la aparición del alzhéimer
Según los científicos del Instituto Nacional del Envejecimiento (NIH) estadounidense, cada unidad añadida al Índice de Masa Corporal en la mediana edad significa que la enfermedad puede aparecer 6,7 meses antes. Estudios previos ya habían apuntado a que algunos cambios en el estilo de vida, como una mejora de la dieta y el ejercicio regular, pueden retrasar la manifestación del alzhéimer.
Los investigadores se han basado en los datos de 1.394 pacientes cognitivamente normales que se sometieron a pruebas neuropsicológicas cada dos años durante una media de catorce años.
Dentro de ese grupo, 142 personas desarrollaron la enfermedad y, entre ellos, aquellos con un mayor Índice de Masa Corporal a los 50 años sufrieron los primeros síntomas del mal de Alzheimer antes que el resto.
A partir de 191 autopsias, los científicos también comprobaron que la obesidad en la mediana edad está asociada con daños neurológicos en el cerebro relacionados con el alzhéimer. "Estos resultados son importantes porque añaden una cantidad importante de conocimiento sobre la relación entre la obesidad y el alzhéimer, pero sobre todo indican que mantener un Índice de Masa Corporal saludable desde la mediana edad puede contribuir a que se produzca un efecto protector para la aparición del mal décadas después", afirmó Madhay Thambisetty, principal autor del estudio.
Para el científico, son necesarias nuevas investigaciones que involucren a un mayor número de pacientes para determinar el IMC concreto a partir del cual comienza a elevarse el riesgo de una manifestación temprana del alzhéimer.
Los autores del estudio subrayan que los resultados estadísticos de esta investigación no profundizan en los mecanismos que hacen que el sobrepeso y la obesidad influyan en la aparición de la enfermedad.