lunes, 12 de octubre de 2015

DIETA ANTES DE LAS VACACIONES

Es común que durante las vacaciones cambiemos la rutina de nuestras actividades diarias, especialmente en cuanto a alimentación y actividad física.
Y también es usual que muchas mujeres, presas del pánico porque se acercan los días de ponerse el vestido de baño y su cuerpo tal vez “no pasará la prueba”, deciden seguir dietas rigurosas para bajar de peso en tiempo récord.

Hay que tener precaución cuando iniciamos una dieta, sobre todo cuando nos dicen que esta dieta es milagrosa, lo mas es seguro es que es una dieta desbalanceada en los nutrientes que nuestro organismo necesita.
Con alta restricción de carbohidratos pueden llevar a un desbalance en los niveles de glucosa sanguínea. Los programas de reducción de peso deben estar basados en hábitos alimenticios adecuados, que permitan mantener el balance proteico y que disminuyan progresivamente el consumo de azúcares y grasas. Y también estar acompañados de programas de actividad física y, en general, de un cambio paulatino en el estilo de vida.

Hay manifestaciones físicas que pueden ser generadas por las dietas poco adecuadas y estas te pueden llevar por ejemplo a la caída del cabello o el debilitamiento de las uñas
Durante las vacaciones la alimentación debe ser balanceada. El consumo de carbohidratos y grasas es indispensable en nuestro organismo, en especial porque son fuente de energía.
En cuanto al consumo de grasas, procure restringirlas, usar preferentemente las grasas vegetales, que te ayudan a disminuir los altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, disminuyen el riesgo cardiovascular y la obesidad.

No debemos olvidarnos de que para una dieta sea buena y tenga un efecto positivo en nuestro organismo debe ser:
ü  Adecuada: debe contener proteína, grasa, carbohidratos, fibra, minerales y vitaminas.
ü  Balanceada: Hay que proporcionar al organismo la cantidad suficiente de nutrientes de acuerdo con nuestro estilo de vida, actividad física o estado de salud.
ü  Controlada: Si bajamos nuestra actividad física debemos bajar la ingesta de calorías
ü  Moderada: Las cantidades deben ser controladas.
ü  Variada: Se debe consumir  alimentos de todos los grupos y de todos los colores
 
Algunas personas dejan de hacer actividad física en vacaciones y otras aumentan su actividad física. En este caso el consumo de líquidos es determinante.
Las bebidas deportivas, debemos usarlas en caso de una actividad muy intensa, se recomiendan antes, durante y después del ejercicio, son excelentes para recuperar la sal y el agua que se pierden al sudar y también nos proporcionan azúcar que es la forma más fácil de mejorar nuestro desempeño en el ejercicio, pues el azúcar nos brinda energía