viernes, 30 de enero de 2015

HABITOS QUE NO TE PERMITEN BAJAR DE PESO

Eres de las personas que sigue una dieta, pero ¿no tienes resultados? Quizás cometes algunos errores que a continuación te presentamos: 

·        Comer mientras conduces atenta contra tu dieta
Las opciones siempre son híper calóricas. A esto se suma que comes con una carga de estrés que no ayuda a digerir bien.
·        Abrir todo el tiempo el refrigerador.
El refrigerador debe servir tan solo para pegar en la puerta las metas de tu dieta, el hábito de abrirla constantemente es un “auto boicot”. Miras, miras, hasta que algo comes, y seguramente no es lo más adecuado para tu plan de adelgazamiento.
·        Comer mientras cocinas
Con la excusa de probar “cómo sabe el platillo”, muchas  caen en la trampa de llenar   el estómago antes de sentarse a la mesa. Picar mientras uno cocina, es uno de los  hábitos más frecuentes, que agregan calorías “involuntarias” a la ingesta diaria.
·        Saltarse las comidas
Otra trampa frecuente. Un análisis de la Calorie Control Council halló que el 17 por ciento de personas se saltaban comidas con la falsa esperanza de adelgazar. Sin embargo, el efecto es el opuesto: un estudio del American Journal of Epidemiology demostró que los que saltan las comidas tienen un 4.5 más de riesgo de ser obesos.
·        Picar entre comidas
Este hábito conocido en inglés como “snacking” conlleva no sólo al aumento de peso, sino también a desórdenes estomacales. Al estar picando permanentemente, el organismo no logra finalizar el proceso digestivo de una comida, y se altera el biorritmo, entre otros trastornos.
·        Decir siempre que “es la última vez”
En el 99% de los casos, aseguran expertos como Goulding, esta frase no se cumple. Para hacer una dieta en serio, hay que pasar por un largo período de abstinencia de ciertas comidas como tortas súper cremosas, frituras, y una larga lista más.
·        Comer leyendo
No tiene la mala fama que tiene el hábito de comer mirando la televisión. Pero leer mientras se come tampoco es bueno: un estudio de la Universidad de Toronto comprobó que se come más y por más tiempo cuando se está absorto en la lectura.
·        Comer mirando TV
Es tan malo para la dieta como para la comunicación familiar. Por cada hora que una persona pasa frente a la TV, incorpora un promedio de 50 calorías extra. Por el contrario, un estudio de la Universidad de Vermont halló que obesos que reducían en un 50% el tiempo que pasaban frente a la TV, quemaban en promedio 119 calorías más por día.
·        Comer en secreto
Una de las estrategias más comunes para sabotear los objetivos de una dieta… y que nadie se entere. Una encuesta realizada por la compañía Lighter Life de Gran Bretaña entre 2,000 mujeres que estaban haciendo dieta, reveló que el 36% comía alimentos prohibidos, en secreto.
·        Comer apurado, caminando
Un estudio de la American Dietetic Association halló que los que comen despacio, consumen un promedio de 66 calorías menos por comida, que los que lo hacen apurados. Si pudieras comer despacio, sin estrés y con tranquilidad, podrías adelgazar hasta 20 kilos en un año.
·        Comer en la cama
El comer en la cama se relaciona muchas veces con lo que se llama “alimentación emocional”, cuando se está deprimido, por ejemplo. Investigadores de la Universidad de Alabama comprobaron que este hábito aumenta 13 veces el riesgo de obesida