miércoles, 7 de enero de 2015

ESPERO TE SEA ÚTIL

Cinco efectos negativos de comer en la noche
El estilo de vida actual sumado a largas jornadas laborales condicionan a numerosas personas a tomar sus alimentos después de las 10 de la noche. Si es tu caso, conocer los efectos negativos de comer en la noche podría ayudarte a mejorar tus hábitos y a sentirte mejor.
Efectos negativos
Acidez estomacal. Acostarse después de cenar puede provocar que los ácidos del estómago suban al esófago y con ello, una sensación de ardor en la garganta o en el pecho. Esto sucede con alimentos altamente grasosos, condimentados, picantes o ácidos. Al respecto, se sugiere abstenerse de este tipo de comidas en las noches.

Afecta el ciclo metabólico. Mientras duerme, es más difícil para el organismo metabolizar los alimentos. La privación de sueño tiene un efecto negativo en la capacidad del organismo de administrar la glucosa y puede aumentar el riesgo de padecer diabetes de tipo 2. Esto favorece el aumento de peso, problemas gastrointestinales y hasta depresión, explica un artículo publicado en la revista The Scientist.

Levantarse para ir al baño. Si cenas tarde aumenta la necesidad de micción y excreción. Esto hará que despiertes en la madrugada. Recuerda que los alimentos se van a digerir durante sus horas de sueño. Si comes muy tarde opta por los ricos en fibra, tu cuerpo tarda en procesarlos.

Mala calidad de sueño. Evita tomar grandes cantidades de carbohidratos, grasas, condimentos y azucares. Además de carne, refrescos chocolate y café porque alteran el ciclo del sueño. Es preferible comidas ligeras: fruta, té, leche, o alimentos calientes o tibios por su efecto relajante.

Enfermedades del corazón. Los hombres que cenan tarde aumentan hasta 55% las posibilidades de desarrollar una enfermedad cardiaca. Especialistas coinciden en que “no hay nada malo en comer en la noche” siempre y cuando sean alimentos ligeros, que complementen las calorías recomendadas diarias y hacerlo por lo menos, tres horas antes de dormir.


Alimentos recomendables para el verano
Para que la alimentación en esta época del año sea saludable debe estar compuesta por cinco comidas al día: desayuno, almuerzo, cena y los snacks a media mañana y media tarde. Entre aquellos que podemos consumir tenemos:
Fruta fresca: como sandía, fresas, papaya, piña, naranja, mandarina, melón por su bajo aporte calórico.
Huevo duro: aporta proteínas de alta calidad a nuestro régimen de alimentación, con un bajo aporte calórico.
Yogur natural (sin grasa y sin azúcar) contiene proteínas de alta calidad y bajo en calorías; también queso fresco, su aporte proteico produce sensación de saciedad.
Frutos secos: como nueces, pecanas, almendras, semillas de chía que son ricas en aminoácidos.
Gelatina dietética: este producto se puede combinar con leche evaporada descremada.

Los beneficios tradicionales del pepino dulce
El pepino dulce es un fruto oriundo del Perú. Las culturas Moche, Chimú y Paracas lo representaron en sus textiles y ceramios. Algunos vestigios hallados en la costa hacen presumir que ya era cultivado desde hace 6 mil años.
El pepino dulce tiene formas y colores variables, es muy jugoso y su sabor siempre es agradable. Contiene vitaminas A, B (destaca la Tiamina o B1) y C. Con respecto a los minerales, aporta potasio, fósforo, calcio y sodio. La ventaja de consumir esta maravillosa fruta es que es antioxidante, antiinflamatoria y nos protege de las enfermedades respiratorias
También ayuda a reducir el colesterol total, regula el tránsito intestinal y fortalece el sistema inmunológico así como los huesos. Consúmalo fresco, en jugos, mermeladas, mazamorras,