miércoles, 3 de diciembre de 2014

MITOS Y DICHOS POPULARES DE LAS ABUELITAS

Existen muchos consejos  para  mantenerse saludable, pero el problema es que una gran parte de esta sabiduría popular es falsa. La verdad es que estas propiedades no han sido demostradas científicamente.
Abríguese o cogerá un resfriado: Es falso. El frío no provoca resfriados. Los verdaderos causantes son normalmente virus que se transmiten de persona a persona. Aunque su aparición se asocia directamente con un sistema inmunitario debilitado, por el frío
Comer pavo da sueño: La carne de pavo contiene un aminoácido llamado 'triptófano', el cual consumido en gran cantidad puede provocar algún tipo de somnolencia, pero tendríamos que comer varios pavos enteros para que nos hiciera el efecto. El pavo  contiene la misma cantidad de triptófano  que un pollo o un trozo de carne de ternera.
Tomando vitaminas se mantendrá saludable: Décadas de investigaciones científicas sobre las vitaminas no han encontrado ninguna justificación para nuestro hábito multivitaminico, y en algunos casos, las vitaminas en realidad se han asociado con un mayor riesgo de padecer cáncer.
El café frena el crecimiento: Las investigaciones no han encontrado ninguna correlación entre el consumo de cafeína y el crecimiento de los huesos en los niños. En los adultos, los investigadores han visto que el mayor consumo de cafeína puede limitar ligeramente la absorción de calcio, pero el impacto es tan pequeño que un poco de leche será más que suficiente para compensar los efectos de una taza de café.
El 90% del calor corporal se pierde por la cabeza: El calor corporal puede perderse a través de cualquier parte del cuerpo que no esté cubierta. La cabeza puede ser la mayor fuente de fuga de calor debido a que tiene más probabilidades de no estar cubierta.
Si se ingiere un chicle se tarda 7 años en digerirse: Es cierto que el chicle no es digerible en el cuerpo humano, sino que simplemente pasa a través de todo su sistema digestivo. No se pega en su interior, solo continúa, junto con los alimentos que se han ingerido.
Los zumos desintoxican nuestro organismo: Nuestro organismo elimina de forma natural sustancias químicas nocivas a través del hígado, riñones y el tracto gastrointestinal. Pero los jugos no ayudan a acelerar este proceso.
Hay que esperar una hora después de comer para nadar: Luego de comer, una gran parte de la sangre de nuestro cuerpo va hacia el estómago para realizar la digestión. Esto hace que las extremidades tengan menos sangre, haciéndolas más propensos a sufrir calambres. Pero es poco probable que las extremidades queden sin sangre suficiente como para nadar.
Se puede comer un alimento sí estuvo en el suelo menos de 5 segundos: Existe una creencia  de que si un alimento se cayó y ha estado en el suelo no más de 5 segundos, se puede comer sin problemas. Esta regla no es válida, las bacterias pueden contaminar el alimento en  milisegundos.
Las vacunas causan autismo: Según la OMS, no existen pruebas científicas de una relación entre una vacuna y el autismo. El mito habría resultado de un estudio erróneo.
El yogur ayuda a una buena digestión: El yogur se comercializa  bajo el argumento de tener beneficios para la digestión y mantener la forma gracias a sus probioticos. Estos beneficios son solo una táctica publicitaria, aunque eso no quiere decir que el yogur no sea saludable. 
Una manzana al día te mantiene sano: Las manzanas son ricas en vitamina C y fibra, importantes para la salud, pero estas frutas no son todo lo que necesita una persona para mantenerse saludable.
Comer helado hará que su resfriado empeore: Las personas resfriadas sí pueden comer un poco de helado e incluso le ayudará a sentirse mejor. Científicos aseguran que "los productos lácteos congelados pueden calmar el dolor de garganta y proporcionar calorías al organismo".
La leche es buena para nuestro cuerpo: El Departamento de Agricultura de EE.UU. sugiere que una persona adulta debe consumir hasta tres vasos de leche al día porque contienen elementos esenciales para un cuerpo sano. Sin embargo, varios estudios muestran que no existe una asociación entre beber más leche y estar exento de sufrir fracturas en los huesos.
Tronarse los dedos provoca artritis: Tronarse los nudillos de los dedos no tiene consecuencias negativas, las personas que lo hacen no son más propensas a desarrollar artritis que los que no lo hacen.

.