viernes, 29 de noviembre de 2013

DIETAS EXTREMAS QUE PONEN EN PELIGRO TÚ SALUD

Antes de iniciar un régimen debes comprobar si es saludable, porque la mayoría son ineficaces y comprometen el equilibro del organismo. El deseo de adelgazar y los intentos sucesivos por lograrlo obedecen muchas veces a una motivación estética, más que de salud.
Así, en lugar de entender la dieta y la alimentación saludable como un estilo de vida, como un concepto más amplio, más interesante y más rico, se enfoca como un simple medio para alcanzar un fin; estar más guapos y delgados que antes, volver a usar la ropa que nos ha quedado pequeña. Para muchas personas, los modelos de belleza pesan más que la salud.
Y es ese deseo, donde la esperanza y las expectativas hacen que usemos dietas milagrosas,  los famosos quema grasas y los falsos gurús.
Cuesta imaginar un libro de arquitectura que contradiga los principios fundamentales de la construcción de edificios y estructuras, o uno de ingeniería que viole las leyes de la física, las matemáticas o la aerodinámica. Sin embargo, los libros de dietética que se saltan con alegría los fundamentos de la nutrición humana son los más vendidos. No extraña que un consejo muy repetido por los expertos sea "no se fíe de los libros, acuda a un dietista-nutricionista".
Para reconocer dichos libros o cuándo estamos ante una propuesta dietética engañosa, resulta útil considerar si dicho libro o manual está indexado en la biblioteca de una Universidad de Nutrición Humana y Dietética. Si no lo está, lo apropiado es no abrir sus páginas.
Ejemplos para no seguir
1. Dieta de la cerveza
La valoración por parte de la Ciencia de la Nutrición es rotunda: "ineficaz y peligrosa". Esta dieta no tiene en cuenta que el alcohol es, después del tabaco, la segunda causa de mortalidad prevenible en Occidente.
2. Dieta "depurativa"
Es el caso de las que usan diferentes preparados farmacológicos como hormonas tiroideas, anfetaminas, diuréticos o laxantes, para "depurarnos" o "desintoxicarnos". La incorporación de estas sustancias (muchas con el adjetivo natural o vegetal) altera el delicado equilibrio del sistema corporal, puede deshidratar, dañar de forma irreversible el hígado, los riñones o la glándula tiroides, y en absoluto es útil para perder peso o mejorar la salud. La mayoría de estos preparados en otros países se clasifican como ilegales y se retiran del mercado. La Dirección General de Farmacia aconseja desconfiar de los anuncios como "producto natural", "hecho con plantas" o "de venta en farmacias".
3. Ayunos "terapéuticos"
Ayunar un día no tiene consecuencia alguna sobre la salud. Pero, cuando esta práctica se alarga y un "doctor" propone el ayuno de 7 a 11 días, las consecuencias pueden ser nefastas. Entre ellas, intolerancia al frío, sequedad de piel y de la boca, halitosis, cefalea... Al margen de estos efectos, lo más grave es que no solo es ineficaz para educarnos en la alimentación saludable, sino que genera, desorientación que incapacita al individuo para ser dueño de su propia salud.
4. Dieta del Sol
Consiste en mirar de forma directa al Sol con la creencia de que ello permite, gracias a la energía solar, complementar, mejorar o incluso  reemplazar la alimentación. Es una insensatez porque nuestros ojos no poseen la clorofila que permite llevar a cabo la fotosíntesis que realiza un helecho para convertir la energía solar en combustible. Mirar al Sol deteriorará sin duda la salud ocular. Hay personas que han muerto tras practicar este disparate.
5. Beber agua de mar
El cuerpo humano no está diseñado para beber agua de mar, como tampoco lo está para respirar gas butano. Esta dieta no sirve para mejorar la salud o perder peso, mientras que sí puede empeorar de forma patente el estado de diferentes órganos y sistemas corporales. Nunca la siga.
Aunque parezca fácil reconocer estos timos peligrosos, lo cierto es que no resulta tan sencillo. Casi todos, vienen muy bien presentados, incluyen opiniones de presuntos especialistas, citan estudios inexistentes o poco fiables de universidades a menudo inexistentes, incluyen «testimonios» que generan cercanía y, si son libros, suelen estar bien escritos. En suma, resultan muy atractivos, pero también resultan muy nocivos. TEN CUIDADO