viernes, 22 de noviembre de 2013

DIEZ FALSAS CREENCIAS SOBRE LO QUE NOS HACE GANAR O PERDER PESO

Extraído del libro “comer o no comer, falsedades y mitos de la alimentación”. Escrito por dos nutricionistas españolas Ana Palencia y Raquel Bernacer, junto al periodista Antonio Ortí,
El texto derriba 98 falsas "leyendas", de las cuales 10 hemos extraído:

1. El pan engorda: Muchas personas culpan al pan de todos los excesos que cometen, y dejan de comerlo cuando pretenden adelgazar, 100 gramos de pan aportan 230 calorías. El alimento aporta además hidratos de carbono complejos, vitaminas del grupo B, fósforo, potasio y magnesio. De hecho, el mito de que los hidratos de carbono engordan y carecen de importancia nutritiva ha llevado a que su consumo diste mucho de las recomendaciones de la OMS, que aconseja consumir entre 275 y 375 gramos al día.

2. Comer más de tres huevos es malo: Se cree que comer más de tres huevos aumenta los niveles de colesterol. Según los últimos estudios, "el huevo por sí solo carece de una capacidad relevante para aumentar los niveles de colesterol”. Si se trata de prevenir el  aumento del colesterol LDL o 'malo', es más aconsejable no excederse en el consumo de alimentos de origen animal ricos en grasas saturadas como mantequilla y queso.

3. Alimentos con calorías negativas: Hay alimentos que para ser digeridos queman más calorías de las que aportan. "Hoy ya no se da crédito a las calorías negativas", sin embargo "algunas dietas milagro siguen haciendo negocio con este concepto".

4. Hacer ejercicio no sirve para perder peso: Para que el ejercicio redunde en la pérdida de peso, la duración debe ser superior a 20 minutos, por lo menos tres días a la semana. "Al final, el secreto para no ganar peso es equilibrar la energía que se ingresa con los alimentos, con la que se gasta practicando actividad física".

5. Sudar adelgaza: bajo esta premisa las personas salen a hacer ejercicio con varias sudaderas o incluso envueltas en plástico para sudar más y supuestamente eliminar más grasa. En realidad lo que provoca es solo pérdida de agua y no de grasa.

6. Hay que elegir alimentos según el grupo sanguíneo: esta teoría recoge que hay que optar por unos alimentos y rechazar otros en función de su grupo sanguíneo. Así, según Peter D'Adamo, precursor de ésta teoría, el grupo A, por ejemplo, debía alimentarse principalmente de cereales mientras que el B obtendría mayor placer de los derivados de los lácteos. Obviamente, se trata de una dieta absurda basada en un análisis de sangre.

7. Los productos light no engordan: El hecho que haya productos light no quiere decir que éstos no engorden si no que lo hacen menos. "La leche condensada light tiene un 30 por ciento de calorías menos que la 'normal', pero aún así sigue siendo un producto muy energético, al igual que sucede con la mayor parte de los alimentos light".

8. Hay personas que aunque coman mucho no engordan: "Se trata de una imagen distorsionada para justificar el exceso de peso".  Aunque existe la tendencia de culpar a la genética (responsable de una minoría de los casos). Para que esa tendencia genética se cumpla es necesario llevar un estilo de vida poco saludable

9. Cuando más duerme una persona, más engorda: Es necesario que los adultos duerman entre seis y ocho horas diarias y hasta diez los niños. Según los últimos estudios en esta materia, las personas que duermen menos de cinco horas producen mayores niveles de grelina (la hormona que aumenta las ganas de comer) y menos leptina (la hormona que suprime el hambre).


10. La "gimnasia pasiva" adelgaza: Los aparatos de electro estimulación o de 'gimnasia pasiva' se han convertido en lo último para perder peso sin esfuerzo. La electro estimulación comenzó a usarse en pacientes necesitados de rehabilitación. "Efectivamente, esta terapia obtiene buenos resultados con músculos atrofiados que no se han ejercitado durante largo tiempo y para tratar problemas circulatorios", "aunque es rotundamente falso que sea un buen método para adelgazar.