lunes, 30 de septiembre de 2013

LLEGO LA PRIMAVERA

Y con ella vuelven las ilusiones, nos sentimos más creativos, con ganas de hacer cosas nuevas, la temperatura se hace más cálida y tenemos ganas de abrir las ventanas y respirar aire puro que nos renueve, en todos los aspectos
Por otra parte la dieta durante el invierno ha sido fuerte, energéticamente hablando y hemos abusado de alimentos como carne, grasas, fritos, productos refinados y procesados lo que ha generado una acumulación de toxinas en nuestro organismo y nuestra ropa ya no nos queda también como hace unos cuantos meses atrás, tenemos el tiempo suficiente para bajar entre 3 o 4 kilos que es lo más probable que hayamos subido, para prepararnos a lucir esculturales en el verano que se avecina.

ALIMENTACIÓN EN PRIMAVERA
Hemos de ir eliminando los platos fuertes del invierno porqué la energía que necesitaremos en esta estación ha de ser más ligera. Debemos tomar más alimentos livianos como verdura, sobre todo de hoja verde que colaboran en el proceso depurador, germinados, encurtidos y ensaladas crudas.
No necesitamos tantas proteínas como en invierno, así que podemos ir sustituyendo la carne por proteína vegetal  y por pescado preparado de forma más sencilla. Reducir el consumo de grasas. No se deben tomar fritos, salsas y alimentos grasos. Podemos seguir tomando aceite pero en menor cantidad, nunca dejarlo.
La forma de cocinar también ha de cambiar, debe ser más suave: utilizar más salteados, sancochados, o al vapor.
Los alimentos más representativos de la primavera son alimentos que favorecen la función depurativa del hígado, son diuréticos, favorecen el tránsito intestinal y son ricos en vitaminas y minerales. Estos son: alcachofa, apio, berros, espárragos, fresas, cerezas y limón.

LISTA DE ALIMENTOS DE TEMPORADA:
VERDURAS: acelgas, alcachofas, apio, berenjenas, calabaza, calabacín, cebollas, coles de Bruselas, coliflor, espárragos, espinacas, alverjitas, habas, vainitas, lechugas, nabos, pepino, pimientos verdes, puerros, betarraga, repollo, tomates, zanahorias
FRUTAS: paltas, albaricoques, higos, cerezas, ciruelas, fresas, frambuesas,  limones, kiwis, manzanas, melocotones, melón, naranjas, nísperos, peras, piña, plátanos, duraznos, sandía

OPCIONES DE COMIDAS

Una tercera parte de tu dieta deben ser granos y almidones. Los panes de harina de trigo integral, arroz integral, cereales calientes como avena, pretzels  son buenas opciones.
Otro tercio de tu dieta debe incluir frutas y verduras. Las frutas frescas y verduras crudas son las mejores. Conservas de frutas como los duraznos deben envasarse en su propio jugo o jarabe ligero. Evita las frutas que han sido envasadas en almíbar.
El último tercio de tu dieta debe consistir en carne, productos lácteos y, en cantidades extremadamente limitadas, aceites, grasas y azúcares. No más de 110 a 170 gramos de carne se debe consumir en un día. Las mejores opciones son el pescado, pechuga de pollo o carne magra. Los lácteos deben ser bajos en grasa o sin ella. Algunas opciones incluyen la leche descremada, claras de huevo, queso  bajo en grasa o queso fresco o yogur bajo en grasa. Buenos aceites o grasas, como las nueces, el aceite de oliva o de linaza, deben utilizarse con moderación en la cocina. Los azúcares se deben guardar para un regalo especial.

 

TAMAÑOS DE PORCIONES

La clave para mantener tu dieta a menos de 1.500 calorías se encuentra en los tamaños de las porciones. Esta es la teoría detrás de la dieta que requiere que dividas visiblemente tu plato.
La mitad de tu plato debe estar lleno de frutas y vegetales, una cuarta parte debe ser almidones y la cuarta parte restante debe ser carnes y lácteos.
Medir el tamaño de las porciones es fácil. Tu puño cerrado es aproximadamente el tamaño correcto para una porción de hidratos de carbono, mientras que una porción de carne debe ser igual al tamaño  de la palma de tu mano.


DESDE EL PRÓXIMO LUNES LES ENVIARÉ RECETAS DE ENSALADAS PARA QUE VARÍEN SUS MENÚS