lunes, 23 de septiembre de 2013

NOS PREGUNTAS……TE CONTESTAMOS

La compota de ciruelas es laxante. 
Las ciruelas, en compota, frescas o secas, tienen una sustancia que contribuye a la contracción del intestino y por lo tanto alivian la constipación.

Tomar vitamina C de noche puede provocar insomnio. 
La vitamina C es antioxidante, favorece la cicatrización de heridas y es útil en el tratamiento de infecciones respiratorias. No presenta ningún efecto secundario vinculado con el insomnio.

¿Comer pescado protege contra el cáncer? 
El pescado es una fuente rica en ácidos grasos omega-3. Los estudios solo se han hecho en animales, pero no ha quedado claro si pueden afectar el riesgo de cáncer en los humanos. Comer pescado rico en ácidos grasos omega-3 está asociado con una reducción en el riesgo de enfermedad cardiaca, pero algunos tipos de pescado (como pez espada, atún, blanquillo, tiburón y macarela) pueden contener altos niveles de mercurio, entre otros contaminantes. También se ha observado que los pescados de criaderos contienen estas sustancias en mayor cantidad que los pescados silvestres

Una copa de vino diaria disminuye el riesgo de un infarto. 
Es posible, en tanto el vino tiene un pigmento (las antocianinas) que eleva el colesterol bueno. Pero hay que tener presente que el máximo de vino recomendable son dos copas diarias (28 gramos de etanol) para los hombres, y una copa al día 14 gramos) para las mujeres. Pasado

La cebolla contribuye a la longevidad. 
Es un mito. Lo que está comprobado es que tiene propiedades para mejorar los niveles de colesterol sanguíneo. Además es rica en selenio, un mineral que se encuentra en pocos alimentos y es antioxidante.
.
¿Son mejores los alimentos "orgánicos" para reducir el riesgo de cáncer? 
El término orgánico es ampliamente utilizado para describir alimentos de origen vegetal que fueron obtenidos sin la adición de sustancias químicas, así como alimentos de origen animal proveniente de animales criados sin el uso de hormonas ni antibióticos. Los alimentos que son genéticamente modificados tampoco son considerados orgánicos. Hay una amplia percepción de que alimentarse de este tipo de alimentos conlleva beneficios a la salud. Existe el debate sobre si los productos agrícolas orgánicos sean más nutritivos que los productos agrícolas obtenidos con métodos convencionales. Pero no hay evidencia de que el consumo de dichos alimentos sea efectivo en reducir el riesgo de cáncer o de promover otros beneficios a la salud.

La espinaca da fuerza
No tanto como se cree. Su consumo se popularizó a partir de la década del 50 porque una mala trascripción de un informe científico le adjudicó diez veces más hierro del que en realidad contiene (23 mg cada 100 g) y Popeye hizo el resto. Sin embargo, pocos saben que supera a la zanahoria en betacaroteno, y que 3/4 de taza de espinacas cocidas proveen el 100% de nuestros requerimientos de vitamina B6, 50% de la vitamina C, 25% de ácido fólico y un sorprendente 300% de vitamina K. También provee hierro y potasio, es 100% dietética, libre de grasa, y sólo aporta 23 calorías por taza.

El potasio es bueno para los hipertensos
Sí, porque regula los niveles de líquido en el organismo y ayuda a eliminar el exceso de sodio, evitando que suba la presión arterial. El potasio está en las frutas secas, damascos, bananas y vegetales de hoja, preferentemente crudos, y en la papa cocinada con su cáscara.
.
Después de comer hay que esperar dos horas antes de meterse al agua.
Depende de lo que se haya comido. Si se comió un sándwich o una fruta no va a suceder nada, pero si fue un suculento almuerzo, el proceso digestivo se verá alterado. Puede ocasionar desde una simple indigestión hasta un trastorno mayor con pérdida de conocimiento.

La acelga es laxante

Es una verdura de hoja que tiene un alto contenido de celulosa sobre todo en su tallo, por eso facilita la evacuación intestinal. Su efecto varía de una a otra persona.