viernes, 24 de mayo de 2013

LA NUTRICION DE HOY ES LA SALUD DE MAÑANA

La nutrición tendría que ser la primera medida preventiva, que se enseñe a los niños si es que deseamos un mundo con sociedades más sanas y productivas. Debemos darnos cuenta que tener un niño gordito en casa no va a ser tan bonito, porque en el fututo ese niño va a ser un paciente diagnosticado con sobrepeso, obesidad, hiperinsulinismo, diabetes, enfermedades cardiacas y cáncer entre otras muchas enfermedades.
Lo impactante será cuando se enteren que no fueron, ni son los responsables de lo que les está ocurriendo; sino que por el contrario fueron sus padres, centros de estudio e inclusive los institutos gubernamentales encargados de la alimentación y la educación del país donde nacieron y vivieron; quienes se tenían que encargar de eso.
Hoy deberíamos organizarnos para que nuestros niños en la casa, en la escuela, en los sitios donde juegan, en la televisión, en los video juegos y en los celulares, se les indique sobre las propiedades de los alimentos, sus funciones dentro del organismo, la forma como deben ser preparados para que no les hagan tanto daño; que son las proteínas, carbohidratos y las mejores formas de combinarlos, las consecuencias a largo plazo de los malos hábitos alimenticios, enseñarles a controlar su ingesta de alimentos, no comer a cualquier hora y solo por imitar;  así como la importancia de la actividad física y el beneficio que produce en nuestro organismo hacer media o una hora diaria de cualquier tipo de ejercicio el que más les acomode o les guste, hacerles conocer de los beneficios  que le produce a nuestro organismo el beber agua por lo menos dos litros al día, si no es atrevimiento diría que es necesario incluir en el programa de estudios una información continua sobre la adecuada manera de alimentarse, de esta forma cuando estos niños sean adultos no les será tan difícil alimentarse y tener y mantener hábitos saludables.
Esto sería bueno para nuestros niños, que se convertirían en niños más sanos y cuando adultos no llenarían los hospitales con enfermedades que se pudieron controlar en su momento, el Estado gastaría menos en salud, no se venderían pastillas o polvos milagrosos para bajar de peso que hacen más daño que bien, y cantidad  de métodos que hoy nos venden para bajar de peso, que no tienen ninguna validez solo la idea de la gente de verse bien aunque no se sientan sanos. Con toda seguridad, en la sociedad  tendría un impacto positivo, habría niños y adultos que sabrían que comer sin necesidad de prohibírseles nada, porque cuando a un niño le prohíben algo lo incentivan mas. Sabríamos que hacer para evitar que la enfermedad se haga presente y se lleve de nuestro lado vidas valiosas.
Si los gastos en salud pública disminuyen debido a que las enfermedades crónicas a causa del sobrepeso y la obesidad disminuyen también. Esos recursos podrían ser usados en mejorar la alimentación de los niños desnutridos que tenemos en nuestro país. La desnutrición es un problema que no solo afecta la salud, sino también en la educación, pues la mala alimentación no permite que el cerebro de los niños se desarrolle adecuadamente. Por eso es importante que de una vez se venza la desnutrición en cada rincón del país, por el bien de los niños peruanos. Y es que nuestro país, a pesar de ser llamado el “milagro económico de América Latina” porque durante la crisis internacional siguió creciendo, aún tiene un alto número de niños y niñas que sufren de desnutrición.