lunes, 20 de mayo de 2013

GASTRITIS Y ALIMENTACION


La gastritis es un tema muy presente en nuestra sociedad y en el mundo moderno, donde reina el estrés, el desorden alimenticio, las malas comidas, la comida chatarra, la sobrecarga laboral y el uso indiscriminado de pastillas.
Los síntomas de esta enfermedad son muy molestos, puede tener cólicos, hinchazón en el vientre, sensación de ardor y  malestar general. Estas  molestias se producen en la parte más alta de la barriga, en la  boca del estomago.
Vamos a conocer los alimentos que debes evitar o reducir para no empeorar tu gastritis:
Los productos ricos en colorantes y conservantes como los industrializados tienen gran potencial para agravar aun más el cuadro, causan irritación de la mucosa gástrica.
Los chicles con o sin azúcar son también nocivos. El estomago se prepara para recibir el alimento siempre que masticamos algo. Sin embargo, con el chicle, el alimento no llega nunca, y la cantidad de jugo gástrico producido puede herir el estomago y provocar el ataque de la gastritis. Las bebidas gaseosas y las cantidades excesivas de azúcar, deberían en lo posible evitarse. Fritos y embutidos, irritan las paredes del estomago.
Las carnes rojas hacen la digestión más lenta, dejando el alimento parado en el estomago por más tiempo, empeorando los síntomas gástricos.
La leche y sus derivados pueden causar incomodidad gástrica, ya que pueden fermentar en el intestino.
La cafeína es un potente irritante que debe ser evitado durante el tratamiento. Las frutas cítricas son muy acidas, pueden empeorar la lesión gástrica y causar dolor. Las bebidas alcohólicas son muy agresivas para la mucosa estomacal y agravan la inflamación. Lo mismo que la nicotina.
Si queremos reducir los  molestos síntomas de la gastritis: Es necesario cambiar algunos hábitos relacionados con la dieta y también la forma en que debes consumir los alimentos.
Comer cada tres horas. Debes masticar muy bien los alimentos; si la comida no es triturada correctamente, llegará al estomago en trozos más grandes, y producirá dolor.
Come frutas y verduras, ricas en fibras, que reducen los niveles de grelina, una de las hormonas responsables de la acidez estomacal. Reduzca también las grasas, los alimentos repletos de grasas exigen más del estomago y si los consumimos en exceso pueden perjudicar la salud.
Reducir la cantidad de alimentos que comes por la noche; lo ideal es desayunar y almorzar bien y por la noche una cena ligera; un sándwich natural o unos cereales.
Llevar a cabo una alimentación lo más variada posible, excluyendo tan solo temporalmente aquellos alimentos que crean molestias y los que aumentan la acidez o irritan la mucosa gástrica. No limite su dieta más de lo necesario.
Si hay acidez, los derivados del tomate (salsas) y el zumo de cítricos pueden causar molestias.
Evitar los alimentos muy calientes o muy fríos ya que provocan irritación.
Progresivamente incluir alimentos nuevos hasta llegar a una alimentación normal y de acuerdo a las indicaciones de dieta equilibrada.
Cuando se han presentado los síntomas la dieta debería ser preparada en casa:
Desayuno: Infusión, 2 tostadas y 1 vaso de jugo de papaya
A media mañana: 200 gramos de papaya picada
Almuerzo: Una presa de pollo con arroz, sin aceite ni ajos y puré de papa amarilla, sin leche, ni mantequilla, solo con sal
A media tarde: 200 gramos de papaya picada
Cena: Sopa de pollo.- Una presa, 1 papa amarilla, media zanahoria y un puñado de arroz.
La dieta no debe incluir café, frutas  como manzanas, melón, piña o cítricos, ni condimentos. Esta dieta puede ser seguida en unos 3 días para ir poco a poco normalizándola e ir introduciendo lentamente el resto de alimentos.
Pese a estos consejos, es importante que no ignores los síntomas, visita a tu medico para que pueda ofrecerte un tratamiento adecuado para tu caso. Es importante buscar la presencia de Helicobacter Pylori.