viernes, 29 de marzo de 2013

NUTRICIÓN Y HUEVOS DE PASCUA


El chocolate y sus derivados contienen elementos nutritivos altamente beneficiosos para el organismo. El chocolate es un alimento rico en grasas, hidratos de carbono y proteínas, nutrientes indispensables para aportar energía al organismo. Además, su consumo produce bienestar psicológico debido a su agradable sabor.

CACAO
Los principales componentes de la semilla del cacao son las grasas (24%) y los hidratos de carbono (45 %). Las grasas proceden de la manteca de cacao, que contiene gran cantidad de ácido esteárico, un ácido graso saturado que, no aumenta el nivel de colesterol en la sangre.
El chocolate contiene además teobromina, una sustancia que ejerce una acción tónica sobre el organismo, activa la diuresis y estimula la circulación sanguínea.
Aporta las vitaminas A y B y minerales como el calcio, fósforo, hierro, magnesio, cobre y potasio. Si le añadimos leche, el aporte de calcio se incrementa notablemente. Asimismo, el ácido fólico y la tiamina (B1) que contiene el cacao como materia prima, son nutrientes indispensables para la regulación del metabolismo
Por otra parte, los poli fenoles contenidos en el cacao evitan la oxidación del colesterol y se les ha asociado como compuestos esenciales para prevenir trastornos cardiovasculares y para estimular las defensas del organismo
El valor nutritivo y energético de este alimento es muy alto. De hecho, el cacao proporciona 293 calorías por cada 100 gramos y el chocolate, según su composición, aporta entre 450 y 600 calorías.
Debido a su aporte energético, es un producto recomendable en la práctica de deportes o la realización de ejercicios físicos intensos. 
En dosis moderadas el chocolate no tiene porque ser enemigo de la salud, ni de la dieta. El chocolate amargo es la versión más saludable, ya que cuenta con mayores cantidades de cacao. La cantidad recomendada diaria es de 30 gramos o el equivalente a una tableta pequeña o 2 bombones.

BENEFICIOS DEL CHOCOLATE AMARGO (no el de leche ni el blanco) 
El chocolate puede ayudarte a adelgazar, los ácidos presentes en el cacao pueden aumentar la sensación de saciedad, evitando que comas más de lo que debes.
El chocolate amargo también es rico en cafeína, que acelera el metabolismo y ayuda a quemar calorías. La reducción del estrés y de la ansiedad también son factores que ayudan a adelgazar.
El cacao también es rico en antioxidantes, que reducen la inflamación en las arterias y la adherencia del colesterol en la pared de los vasos, previniendo la formación de trombo en la corriente sanguínea y consecuentemente el derrame cerebral. Las mujeres que comen dos tabletas pequeñas de chocolate semanalmente estaban 20% más protegidas del derrame que las demás.
Otro papel de la cafeína del chocolate es estimular la memoria, la atención, y concentración 

HUEVO DE PASCUA
En todos los Supermercados y tiendas ofrecen huevos de chocolate deliciosos rellenos de chucherías, es una tarea casi imposible, dejar de comerlos.
El gran problema,  son las calorías.  Sin embargo, es posible caer en la tentación sin comprometer la dieta. El gran secreto es la cantidad de Huevo de Pascua; 30 gr. son suficientes para saciar tu deseo, además de disfrutar de los beneficios que ofrece el chocolate.
Puedes probar también comer  2 cucharadas de granola, trocitos de chocolate y frutas. Esta mezcla saciará tus ganas de chocolate, además de aportar muchos nutrientes.
Ensalada de frutas con trozos de chocolate también es perfecta para que ingieras una cantidad pequeña de chocolate, además de nutrientes como fibras, minerales, antioxidantes.
Otra maneras de saciar tus ganas incontrolables de comer chocolate es comprar barritas de cereales que cuenten con el ingrediente. Es importante que estés atento al rotulo y que el azúcar y glucosa no sean uno de los ingredientes principales de tu barrita.