miércoles, 13 de marzo de 2013

SALUD RENAL


El 14 de marzo día mundial del riñón, la fecha nos recuerda que debemos tener algunas precauciones para cuidarlo
Los riñones cumplen funciones vitales: depuran la sangre filtrando las sales y toxinas provenientes del metabolismo de lo que comemos o bebemos y regulan el equilibrio del agua en nuestro cuerpo.  Al igual que cualquier otro órgano de nuestro organismo, puede enfermarse, pero los signos del deterioro  se advierten solo cuando ya es muy tarde.
Dos enfermedades peligrosas:
La presión arterial alta afecta silenciosamente la función renal, porque daña los diminutos vasos sanguíneos del riñón, esto hace que el riñón, deje de eliminar el exceso de líquido del cuerpo.
La diabetes Mellitus afecta al riñón porque tiene que depurar el alto nivel de glucosa en la sangre y esto lo agota dando lugar a la insuficiencia.
NUTRIENTES
Cuando padece enfermedad renal crónica, necesita hacer cambios en su alimentación, como: Consumir una dieta baja en proteína, restringir la sal, el potasio, el fósforo y otros  electrolitos, Ingerir suficientes calorías si está bajando de peso
CARBOHIDRATOS: Si usted tiene sobrepeso o padece diabetes, necesita limitar la cantidad de carbohidratos que consume. Son una buena fuente de energía: Frutas, panes, granos y verduras. Estos alimentos suministran energía, al igual que fibra, minerales y vitaminas.
GRASAS: Las grasas son una buena fuente de calorías. Use grasas mono insaturadas y poli insaturadas (aceite de oliva, aceite de canola) para ayudar a proteger las arterias.
PROTEÍNA: Las dietas deben ser bajas en proteínas, si se tiene que dializar, necesitará comer más proteína, (220 a 280 gramos al día) Una dieta rica en proteína tiene: pescado, aves, cerdo o huevos, agregar   claras de huevo en polvo o proteína en polvo.
CALCIO Y FÓSFORO: Dos minerales importantes, también se vigilan con cuidado. Incluso en las fases iniciales de la enfermedad renal crónica, los niveles de fósforo en la sangre pueden resultar demasiado altos, y esto bajará el calcio (osteoporosis). Algunos alimentos lácteos son más bajos en fósforo, como la margarina blanda, la mantequilla, el queso crema, la crema de leche, el queso ricota. Las frutas y verduras contienen cantidades pequeñas de fósforo, pero pueden contener grandes cantidades de potasio. Se necesita  tomar suplementos de calcio  y vitamina D para controlar el equilibrio de calcio y fósforo en su cuerpo.
LÍQUIDOS: En el inicio de la enfermedad, no necesita limitar la cantidad de líquido. Cuando  esté tratándose con diálisis, necesitará vigilar la cantidad de líquido. No consuma  alimentos que tengan mucha agua, como las sopas, la gelatina,  el helado, las uvas, los melones, la lechuga, los tomates y el apio.
SAL O SODIO: Busque  en las etiquetas de los alimentos: Bajo en sodio, Sin sal agregada, Libre de sodio, Sin sal. No utilice sustitutos de la sal debido a que contienen potasio.
POTASIO: Ayuda a mantener constantes los latidos del corazón. El potasio se encuentra en  frutas y verduras. Al comer frutas: Escoja melocotones, uvas, peras, cerezas, manzanas, moras, piña, ciruelas, mandarinas y sandía. Evite las naranjas y su jugo, las nectarinas, los kiwis, las pasas u otra fruta deshidratada, los plátanos, el melón  y las ciruelas. Al comer verduras: Escoja brócoli, repollo, zanahorias, coliflor, apio, pepino, berenjena, alverjitas, lechuga, cebolla, pimientos, berro,  y calabaza. Limite los espárragos, la palta, las papas, los tomates o la salsa de tomate,  y la espinaca cocida.
HIERRO: Los pacientes con insuficiencia renal avanzada también tienen anemia y por lo regular necesitan hierro extra.