lunes, 4 de marzo de 2013

NUTRICION Y ANSIEDAD


La ansiedad es un trastorno que afecta a la mente pero también puede repercutir en diferentes partes del organismo
Dolor de estómago.
Taquicardias.
Colon irritable

Desde un punto de vista psicológico, las personas que padecen sobrepeso u obesidad, con mucha frecuencia padecen de ansiedad. Reaccionan al estrés, aburrimiento, ansiedad...comiendo en exceso, o en el caso contrario, a una persona con un sobrepeso significativo le puede conducir a una baja autoestima y esto derivar en  ansiedad o depresión. Se usa a la comida como un consuelo afectivo. Como la ingesta no tiene relación con el hambre, la sobrealimentación resulta inevitable, sobre todo que los alimentos preferidos de estas personas son: Pizzas, Comida rápida. Pastas, dulces, Bebidas gaseosas o alcohólicas
Lamentablemente se entra en un círculo vicioso,” ansiedad igual a comida”, produce una sensación placentera, pero a la vez dura poco y deriva en sentimiento de culpa que vuelve a originar ansiedad. Peor aún cuando a esta situación le añadimos las dietas milagro, que no funcionan, se agrava la situación
Como disminuir la sensación de ansiedad por la comida
Aumentar el consumo de cereales integrales que nos aumentan la sensación de saciedad durante más tiempo. El consumo de este tipo de cereales y la vitamina B son necesarios para el equilibrio del sistema nervioso.
Reducir excitantes como el café y té, el azúcar, chocolate, los refrescos con cafeína...
Nos puede ayudar el consumo de infusiones relajantes, sobre todo por la noche cuando suelen dar más ataques de hambre.
Es importante dividir las comidas en 5 al día, donde 3 serán principales y meriendas a media mañana y media tarde pueden ser de fruta, yogur, galletas integrales...Comer sentado en la mesa, en un lugar tranquilo y ordenado. Comer despacio, esto es, masticar bien la comida. Mantener unos horarios de comida.
Práctica de ejercicio, media hora o una diaria. Y tomar abundante líquido.
Es necesario dar a esto la importancia necesaria ya que  puede agravarse a un problema como es el "síndrome del atracón", en el que la persona no come, básicamente engulle gran cantidad de comida en muy poco tiempo. Para ello, un buen tratamiento psicológico y nutricional es necesario y eficaz.
RECOMENDACIONES:
La dieta saciante, es especial para este tipo de ansiedad. Evita la sensación de hambre.
Desayuno: Leche con café descafeinado + tostadas integrales acompañadas por ejemplo de queso fresco, o jamón.
Media Mañana: Una pieza de fruta o un vaso de Yogur
Almuerzo: Ensalada,  Pechugas de pollo y Fruta que no esté muy madura.
Media tarde: un sándwich de pan integral con pavo o atún o aceitunas
Cena: Crema de verduras, mas filete de Pescado  y Yogur