miércoles, 6 de marzo de 2013

CAMBIO DE CLIMA…… IGUAL RESFRIADO



El resfriado, conocido también como catarro, es una infección menor de origen viral que afecta a las vías respiratorias, principalmente a la nariz y la garganta, llegando en ocasiones a la tráquea y a los bronquios. Una misma persona puede contraer esta enfermedad varias veces al año, siendo las épocas más proclives para ello el comienzo del otoño, la primavera y hacia la mitad del invierno, es una enfermedad que transcurre sin complicaciones, y entre los tres y los siete días, los síntomas comienzan a desaparecer.
Comer una dieta poco abundante los primeros días: El cuerpo necesita todos los recursos para combatir la enfermedad. Su dieta debe consistir en vegetales y  frutas que resultan más digeribles y que proporcionan vitaminas y minerales
Comer alimentos con propiedades antioxidantes: Para eliminar las toxinas que produzca la infección y fortalecer al organismo para rechazar nuevas invasiones. Entre todos los tipos de alimentos antioxidantes mencionaremos los siguientes:
Alimentos ricos en vitamina C: Aunque no cure el resfriado, puede aliviar los síntomas y reducir el tiempo de duración del mismo. Los cítricos, como naranjas, limones o toronjas,  los pimientos, las verduras de hojas verde oscuras, como las coles o el brócoli, son buenas fuentes de esta vitamina.
Alimentos ricos en vitamina A: Se obtienen de alimentos de origen animal, como el hígado, pescado, mantequilla, etc. Sin embargo, para los que prefieran una alimentación vegetal la pueden conseguir ingiriendo zanahoria y tomate
Comer alimentos que refuercen el sistema inmune: Entre estos alimentos merece la pena nombrar al ajo o la cebolla. Ambos tienen propiedades bactericidas, antivirales e inmunoestimulantes. Los alimentos que contienen  vitamina B también ayudan a fortalecer el sistema inmune. Son buenas fuentes  las verduras de hojas verde oscuras, como la col, coliflor, brócoli, los cereales integrales o el grupo de las menestras.
Beber abundante líquido: Para mantener nuestras mucosas hidratadas. El cuerpo durante un resfriado produce una cantidad elevada de mocos que permiten establecer una barrera en la nariz que limitará el paso a otros microorganismos. Por otra parte, las infecciones generan muchas toxinas que deben eliminarse a través de la orina, no olvidemos que los resfriados se curan aumentando el calor y este provoca  sudoración.
Comer alimentos ricos en Zinc: Se ha comprobado que ayuda a acortar la duración de un resfriado. Los vegetales son una buena fuente de este mineral: el apio, los espárragos, los higos, las papas, o las berenjenas.
Comer alimentos ricos en proteínas: Una manera de obtener proteínas, para aquellos que no deseen obtenerla de alimentos animales, es recurrir a los frutos secos, a las legumbres o a los cereales integrales.
La lecheTomada bien caliente aporta los nutrientes necesarios (hierro, calcio y proteínas) para que el organismo pueda aumentar las defensas. Es mejor tomarla descremada. Para aumentar sus propiedades le podemos añadir una buena cucharada de miel o un pedacito de kion  molido.
Bebidas alcohólicas. Es muy conocido el remedio casero que consiste en mezclar el zumo de un limón  en medio vaso de agua caliente y añadirle una copita de ron y una cucharada de miel. Los que no sufran de hipertensión podrían  mejorar los síntomas del resfriado.


Un sugerente menú en caso de resfriado

Desayuno: Zumo de naranja, leche con miel y galletas.
Media mañana: Infusión y galletas.
Almuerzo: Puré de verduras, pechuga de pollo a la plancha con arroz, compota de manzana. 
Media tarde: Yogur con frutos secos, infusión.

Cena: Sopa de fideos, tortillas del vegetal que más le guste, con tomate  y una mandarina
Antes de acostarse: Una infusión.

RECETA. Un cuarto de litro de leche hervida con 12 higos secos durante 1/4 de hora. Tomar el líquido resultante una vez filtrado y endulzado, nos sirve como mucolitico