viernes, 11 de enero de 2013

VERANO DE SOL Y CALOR


Llegan las altas temperaturas y cambian las necesidades energéticas del cuerpo. La clave para elegir los alimentos y la forma de prepararlos está en una palabra: LIVIANO.



Los alimentos perecederos  deben ser refrigerados en especial los que contienen huevos o lácteos,  no deben permanecer fuera del refrigerador por más de 2 horas. Mantenga los utensilios, platos, tablitas para picar, etc. que se usan para preparar las comidas muy limpios. Lávese las manos durante la preparación de la comida. Para los picnics lleve toallas desechables

En los días de verano aumenta la pérdida de agua y sales minerales por medio de la transpiración. Por esto los niños y adultos mayores, deben  consumir  2,5 litros de líquido diario,
Consumir 5 porciones al día (entre frutas y hortalizas)  por su riqueza en sustancias antioxidantes (vitamina C), otorgan una protección extra a la piel.
Estar de vacaciones es sinónimo de darse el gusto...en exceso. Por esta razón es común llegar al otoño con 5 kilos de más, planifique sus comidas y  disfrute del tiempo libre sin asociarlo a comer.
Las preparaciones con mucha cantidad de calorías producen más calor en nuestro cuerpo. Evite frituras, guisos, salsas y  preparaciones con gran cantidad de condimentos.
En esta época, si las condiciones de conservación no son las apropiadas, los alimentos pueden sufrir un deterioro y causar  intoxicación alimentaria
Primer síntoma de la intoxicación alimentaria es la diarrea (se considera diarrea cuando cambia  la consistencia de las heces, y aumenta la frecuencia). Con los niños y ancianos hay que tener más cuidado  los  puede llevar a la deshidratación, que no es sólo pérdida de líquidos, sino también de sales
Algunos consejos prácticos: Incluya en su dieta zumos y licuados vegetales, refrescantes, saludables y repletos de sabor. No hay que tomar más sal: A pesar de las pérdidas que se producen por el sudor, en épocas de calor no es necesario aumentar la ingesta de sal.. Evite el riesgo de intoxicaciones alimentarias durante las vacaciones: Cuando nos encontramos fuera de nuestro entorno habitual el modo más seguro de prevenir intoxicaciones alimentarias consiste en escoger preferiblemente alimentos hechos en casa e inclinarse por el agua embotellada o hervida.

CUANDO VAYAS A LA PLAYA NO TE OLVIDES DEL PROTECTOR SOLAR