lunes, 21 de enero de 2013

” MENTE SANA EN CUERPO SANO”


UNA ACTIVIDAD PARA CADA EDAD
En edad pre-escolar: Actividad deportiva será solo recreativa
De 10 a 12 años ya pueden tener algún entrenamiento pero sin mayor carga
De 13 a 15 años puede tener entrenamientos programados e iniciar actividades competitivas.
A partir de los 17 años las actividades ya pueden ser de alta competencia. Dependiendo el  tipo de deporte puede durar hasta los 30  a 40 años
Los adultos mayores deben seguir practicando el deporte de su preferencia de manera recreativa, por un tiempo mínimo de 30 minutos, sentir cierta agitación para hacer un buen trabajo cardiorespiratorio. Los trabajos deben estimular el buen equilibrio.
Caminar: Es una actividad muy popular.  A parte de ser una forma excelente de ejercicio. Su flexibilidad le permite ser practicado casi en todas las circunstancias y lugares. Es gratis, segura y efectiva.  No se necesitan habilidades o entrenamientos especiales. Sus alcances se proyectan desde el control de peso, hasta ser uno de los métodos más efectivos para vigorizar nuestra capacidad física, mental y espiritual. 
Tipos: De baja intensidad, es decir a  un ritmo lento,  se recomienda para empezar, en especial a las personas que están en sobrepeso y  a los ancianos. De intensidad moderada, la mayoría de las personas la practican y  de alta intensidad, es mucho más rápida.
Frecuencia: Lo ideal es tres o más veces por semana.  Pero si en estos momentos no puede, no se desanime. Empiece y verá que con el tiempo se le hará más agradable  y sin darse cuenta  lo estará haciendo más veces.  Aumente gradualmente la frecuencia y la distancia. 
Antes de inicar: Muy importante es el planificar su  rutina y su ruta.   Asegúrese de apartar el tiempo necesario.  Recuerde que el caminar debe tornarse no en una obligación sino en un placer. Vístase en forma adecuada y de acuerdo con los cambios climatológicos.   Sus zapatos deben ser cómodos.
Durante su caminata: El caminar debiera ser el tiempo para respirar, para meditar, es un tónico para su mente como para su cuerpo. Esto impartirá vigor a sus  fuerzas, robustecerá sus fuentes de energía y promoverá un estado emocional más vibrante.  Realmente el caminar sirve como una válvula de escape para el estrés. Aumente su velocidad lentamente. Si nota que se agita o le es difícil hablar o  se siente mareado o con dolor, pare y descanse. 
Reglas de seguridad: Para los expertos nada estimula más que una caminata, pero si  se está recuperando de una enfermedad o posee problemas cardíaco, de diabetes, de hipertensión arterial, o cualquier enfermedad crónica o debilitante, consulte con su médico
Beneficios: Estimula el sistema inmunológico, tonifica el músculo cardiaco, favorece el sistema pulmonar y la secreción de endorfinas que generan una sensación de bienestar