miércoles, 8 de julio de 2015

HIGOS SECOS

Las frutas secas nos proporcionan un dulzor diferente. La  deshidratación a la que son sometidas es una operación destinada a reducir al máximo el contenido de agua en su constitución, con el fin de paralizar la acción de los gérmenes que necesitan humedad para vivir.

Propiedades del higo seco: Son fuente excelente de potasio, calcio, hierro y de provitamina A (beta-caroteno) y niacina o B3. La vitamina C, en mayor cantidad en la fruta fresca se pierde durante el desecado. Constituyen una fuente por excelencia de fibra soluble e insoluble, lo que le confiere propiedades saludables para mejorar el tránsito intestinal.

Propiedades para la salud: Las frutas desecadas combinan muy bien con los cereales de desayuno y lo enriquecen en vitaminas, minerales y fibra, lo que puede resultar una alternativa interesante para personas de todas las edades, con la idea de hacer esta primera comida del día, atractiva, variada y con nuevos sabores.
Su consumo está desaconsejado en caso de sobrepeso y obesidad, pues su contenido calórico es de cuatro a seis veces superior respecto a la fruta fresca de origen.

Fibra: Los higos secos,  por su gran cantidad de fibra insoluble, son alimentos muy eficaces para tratar el estreñimiento. La fibra insoluble arrastra el colesterol, por lo que se reduce el riesgo de hipercolesterolemia y cáncer de intestino. Las frutas secas, al estar deshidratadas, son alimentos concentrados en nutrientes, entre ellos el hierro.  Para favorecer la absorción de hierro, las frutas se han de combinar con alimentos ricos en vitamina C, tales como cítricos o su zumo, kiwi, frutas tropicales

Ricos en minerales: Las frutas secas son uno de los alimentos con mayor concentración de potasio, por lo que su consumo está  recomendado para quienes toman diuréticos que eliminan potasio y para las personas con bulimia, ya que por los vómitos auto inducidos se pierden grandes cantidades de dicho mineral. Sin embargo, para las personas que padecen de insuficiencia renal, el consumo de frutas secas está contraindicado.

Hay que tener en cuenta: El consumo habitual de frutas secas puede favorecer la aparición de caries dental. Su consistencia pegajosa, hace que se adhieran a la dentadura, por lo que es recomendable cepillar los dientes después de consumirlas. Las frutas secas resultan más indigestas que las frescas, su consumo no se recomienda a quienes padecen problemas digestivos,  las pueden tomar en forma de compota. El ácido oxálico que contienen los higos secos puede formar sales como el oxalato cálcico, no se deben consumir si se padece de cálculos renales.

Cómo elegirlo y conservarlo: Su aspecto y su color deben ser uniformes y no presentar demasiadas arrugas. Hay que guardarlas en frascos de cristal bien cerrados y en un lugar fresco, seco y protegido de la luz y de los insectos. Así se mantienen durante meses. No deben conservarse en bolsas de plástico, ya que acabarían enmoheciéndose.

Formas de cocinar el higo seco: Los higos secos se suelen consumir tal cual o se emplean como ingrediente de budines y compotas, para lo cual deben remojarse unas horas antes de utilizarlos; si se emplea vino en vez de agua se obtiene mejor sabor. Los higos no se deben lavar, se han de limpiar con un trapo ligeramente humedecido.  La combinación de higos secos con nueces constituye un aperitivo muy apreciado y delicioso. El resultado es un alimento energético y tonificante.