miércoles, 22 de julio de 2015

HAMBRE EMOCIONAL ¿CÓMO EVITARLO?

Alguna vez de seguro les ha pasado que repentinamente sienten la necesidad de comer, saben específicamente que desean y sienten urgencia por hacerlo, pero luego pueden experimentar frustración porque lo que consumieron no lleno el vacío que sentían, y hasta culpa por haber comido sin real apetito. En otros casos empezamos lenta y progresivamente a tener hambre, y lo podemos saciar con lo que tengamos al alcance sin tanto análisis, inclusive con alimentos sanos. Al terminar de alimentarnos sentimos saciedad y podemos continuar con nuestras actividades. Con esto sabemos que hay dos tipos de hambre: Hambre emocional, y hambre real

¿Qué factores pueden desencadenar el hambre emocional?
El hambre emocional está relacionado con nuestras emociones. Un día malo con preocupaciones, estrésansiedad, o con días previos al periodo menstrual son los principales factores desencadenantes. Sin olvidar por ejemplo el embarazo. También se puede dar en momentos de alegría y felicidad, aprendamos a tomar conciencia de la situación para no sucumbir ante la demanda  de nuestras emociones tanto las negativas como las positivas. Ahora, no perjudiquemos nuestra figura sin una necesidad real de comer.

¿Cuáles serían las opciones para evitar comer de manera emocional?
Hay muchas opciones que podemos usar en estos momentos. En caso de sentir la necesidad imperiosa de comer debemos optar por lo más sano, elegir una fruta, un jugo, hasta un vaso con agua y beberla en forma pausada nos ayudará a hacer desaparecer el hambre. Claro hay que superar la desesperación por un chocolate, unas papas fritas.
Hay otras opciones como por ejemplo salir a caminar al aire fresco, bañar, acariciar o salir a pasear nuestra mascota. Si estamos en disposición hablar con algún amigo o amiga para olvidarnos del tema. Vas a ver cómo te sientes aliviada y te olvidas de comer.

Si esas opciones no te satisfacen
Entonces podemos: escuchar música de tu agrado, si es relajante mejor, meditar en tu proyecto de vida, leer un libro. También podríamos hacer ejercicios de relajación es decir respirar tranquila y lentamente, inhala y exhala…….
Está en cada uno de nosotros querer hacerlo y luego llevarlo a cabo, nos puede ayudar a salir airoso  de esta crisis y si podemos en la primera vamos a poder salir también de la segunda y cada crisis reforzará nuestro carácter para aprender a vivir con nuestras emociones. Siempre las vamos a tener a lo largo de la vida pero ese no será un pretexto para comer y perjudicar nuestra salud y nuestro peso.

Nuestra relación con la comida
En nuestra vida va a haber momentos de desconcierto, de no saber qué hacer y algunos tratamos de superar estos momentos comiendo. Tenemos que mejorar nuestra relación con la comida, ella nos sirve para alimentarnos, para darnos la energía  que hace funcionar a nuestro organismo, para que el cerebro analice, no nos sirve para ser una paliativo ante nuestros problemas, porque después de comer y sentirnos medianamente llenas el problema no cambia, no mejora ni se va, lo único que se queda son los kilos de más Cuantas veces al día tenemos problemas o situaciones difíciles, la mayoría de las personas contestará que muchas, piensa nos podemos pasar comiendo ansiosas a cada momento del día, esto nos dará lugar a muchas enfermedades y problemas de salud.
Mira si tú que me lees tienes este problema ve a visitar un psicólogo el te podrá orientar para que tengas una vida plena y feliz con tus emociones y a pesar de ellas. Lo lograrás

.