miércoles, 4 de marzo de 2015

PEQUEÑOS CONSEJOS

 
Nutrición infantil: cómo lograr que los chicos tomen más agua
Incluir el agua en los encuentros sociales, partiendo de su presencia en la mesa. Asegurarse de que esté levemente fresca así ofrece mejor sabor.
Tener en cuenta el aporte calórico de las bebidas azucaradas. Considerarlas como una excepción: trabaje en familia el hábito de tomar agua.
Al elegir otras alternativas de bebidas, que éstas sean sin azúcar o reducidas en azúcar.
Estimular a los niños a elegir agua, transformándolo en un hábito, priorizando los beneficios que tiene respecto de otras bebidas.
Usted también beba agua, debe pregonar con el ejemplo. Sus hijos no van a elegir agua si ven a sus padres optar por otras bebidas.

Necesitas  consumir productos integrales
Se considera que ingerir  cereales  integrales es un hábito muy saludable.
1. Recientes investigaciones epidemiológicas han demostrado que el consumo regular de cereales integrales puede reducir el riesgo de sufrir trastornos cardíacos coronarios y otras enfermedades, hasta en un 30 por ciento.
2. Entre los nutrientes saludables que contienen los cereales integrales, se encuentra la vitamina E y B, y minerales beneficiosos para una correcta alimentación, como el selenio, zinc, cobre, hierro, magnesio y fósforo.
3. Los cereales integrales aportan proteínas al cuerpo, hidratos de carbono complejos y fitoestrógenos vegetales. Estos últimos cuentan con propiedades protectoras contra algunas enfermedades.
4. En un estudio realizado a 34 mil estadounidenses, entre los 55 y 69 años de edad, se estimó que quienes consumían cereales integrales cotidianamente presentaban un riesgo menor de fallecer por una enfermedad cardíaca.
5. El consumo regular de alimentos integrales también reduce los riesgos de diabetes y mejora la digestión. Esto debido a que son ricos en hidratos de carbono fermentables, que la flora intestinal convierte en ácidos grasos.
6. Las fibras naturales de los cereales integrales incrementan el volumen de las heces, por lo que envuelven a los carcinógenos, y los eliminan del intestino antes de que puedan causar cualquier clase de problema.
7. Aunque se considera que pueden ser muy beneficiosos para la salud, no se recomienda ingerirlos en cantidades excesivas.
8. En Estados Unidos, el Organismo para el Control de Alimentos y Medicamentos ha reconocido la importancia de esta clase de alimentos integrales, y otros productos de origen vegetal, como un hábito de consumo saludable.
9. Las propiedades benéficas de esta clase de alimentos han sido autorizadas para aparecer indicadas en sus envases y mensajes publicitarios, debido a que sus beneficios han sido demostrados por la ciencia.
10. Pueden encontrarse en diversas presentaciones, desde pan y galletas, hasta arroz y pastas integrales. Un mayor consumo de estos, constituiría una iniciativa prudente y nutritiva.

Pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal pierden el apetito 
La deficiencia nutricional o la incapacidad para mantener el peso ideal en pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, depende de la duración y extensión de su afección. Dichas patologías, conforman la enfermedad inflamatoria intestinal, la pérdida de apetito suele ser un síntoma común. 
El cuadro clínico, incluye dolor abdominal con diarrea, conlleva a que coman menos y absorban pocos nutrientes. Esto trae como consecuencia la desnutrición. No todos los pacientes manifiestan inapetencia, ya que depende de la ubicación y el compromiso de la enfermedad.
Con relación a la ingesta de comidas, los mismos pacientes van probando diferentes alimentos e indican qué les va bien y cuáles son capaces de digerir sin problemas. De acuerdo a esa información, se establece el plan de nutrición, en el cual se incluyen comidas con alto valor proteico y vitamínico. En algunos casos, se recurre a la  nutrición parenteral, que consiste en la administración de nutrientes directamente a la sangre, por vía intravenosa, o a la nutrición enteral, que consiste en una dieta líquida de composición definida, que va directamente al estómago, mediante el uso de una sonda. Estos dos tipos de nutrición artificial se usan cuando el sistema digestivo se ve muy comprometido. Lo importante es que el paciente entienda cuál es su diagnóstico y las diferentes opciones terapéuticas que se le pueda dar.