viernes, 13 de marzo de 2015

PACIENTES TRANSPLANTADOS, Y SUS REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES

La nutrición forma parte de los cuidados indispensables que requieren las personas que han sido sometidas a una cirugía de trasplante, ya que los fármacos inmunosupresores que se les administran para evitar rechazos, debilitan su sistema inmunológico, haciéndolos más propensos a presentar infecciones, virus y otras patologías.
Por tal razón, estos pacientes deben llevar una alimentación especial, que es conocida, como dieta anti microbiana o de protección micro biológica. Con este estilo de nutrición, los pacientes pueden prevenir algunas posibles consecuencias de la cirugía de trasplante, como la obesidad, dislipidemia, hipertensión arterial, diabetes mellitus, osteoporosis.

El  especialista en nefrología comentó que la alimentación de cada paciente depende de la etapa del trasplante: durante la fase de pos trasplante agudo, que se refiere a los primeros seis meses después de la intervención, los alimentos deben ser de muy buena calidad sanitaria.
En esta fase las comidas deben estar bien cocidas, no se deben consumir vegetales crudos ni frutas con cáscara, es necesario que los lácteos sean pasteurizados y evitar consumir quesos frescos.
Si los alimentos no están bien procesados, lavados con agua hervida, y los vegetales purificados con limón y vinagre, pueden producir diarreas y problemas infecciosos. También recomendó evitar comer guisos, grasas, salsas, frituras y comida muy condimentada. La dieta recomendada para los pacientes trasplantados consta de 30% de grasas, 50% de carbohidratos y 20% de proteínas.

Si se va a consumir embutidos, estos deben cocinarse muy bien. En cuanto a las bebidas, lo más recomendable es consumir jugos envasados o preparados con agua filtrada o previamente hervida.
Finalmente, en cuanto a la fase de nutrición pos trasplante tardío, los pacientes ya pueden consumir algunos alimentos crudos, pero siempre teniendo en cuenta que estos deben estar bien limpios. No está recomendado consumir ningún suplemento nutricional sin el consentimiento de un nutricionista, tampoco los pacientes se deben auto recetar con medicamentos naturistas ni homeopáticos

Dieta después del trasplante renal
El trasplante renal con frecuencia suele liberar a los pacientes renales de las restricciones dietéticas que tenían previamente en diálisis. Aun así conviene guardar una dieta cardio saludable y evitar la sobre alimentación para no llegar a la obesidad, la hipertensión o la dislipemia.
Por los efectos del tratamiento inmunosupresor se recomienda evitar alimentos fácilmente contaminables como la leche fresca y sus derivados, frutas dañadas o sin pelar o comidas que lleven tiempo cocinadas.
La dieta debe de ser variada, rica en fibra para evitar el estreñimiento. La ingesta de grasas de origen animal debe de ser moderada.

Como regla general se recomienda:
·        Evitar los alimentos ricos en sal, como embutidos, conservas o platos preparados.
·        Tomar leche y derivados desnatados.
·        Limitar el consumo de huevos a dos a la semana.
·        Utilizar el aceite de oliva como grasa de elección.
·        Restringir los alimentos fritos. Mejor hervidos o a la plancha.
·        Moderar el consumo de proteínas de origen animal.
·        Evitar el consumo excesivo de dulces.
·        No condimentar los alimentos  con picantes o especies irritantes.

·        Limitar la ingesta de café y alcohol.