viernes, 27 de febrero de 2015

NOS PREGUNTAS…..TE CONTESTAMOS

¿En que usa nuestro organismo los minerales?
Los minerales, son necesarios en pequeñas cantidades. En una alimentación rica y balanceada que provee al cuerpo con suficientes minerales (calcio, magnesio, cloro, hierro, yodo, zinc). Las verduras, frutas, ensaladas, productos de grano entero, pescado y carne contienen estos elementos.  La carencia crónica de algunos de ellos provoca enfermedades específicas que desaparecen al aportarlo a la dieta. Los minerales en el organismo forman parte de tejidos como hueso y dientes, regulan el impulso nervioso al músculo, el intercambio de iones en las membranas celulares, el equilibrio del medio interno e intervienen como factores de enzimas regulando el metabolismo. 

¿Qué importancia tiene el calcio y el magnesio y que sucede si hay carencia?
El 99% del Calcio forma parte de los huesos y de los dientes. El 60% del Magnesio se combina con el Calcio y el Fósforo en el tejido óseo. El hueso se forma y se destruye constantemente. Su regulación, absorción y utilización para una adecuada mineralización, depende de diferentes hormonas, vitaminas y minerales. 
Si hay carencia se produce falta de mineralización ósea conocida como osteoporosis, en los niños se altera el crecimiento y se produce el raquitismo, en los adultos se presenta la osteomalacia, donde predominan los dolores óseos y la debilidad muscular. 
Algunos factores que favorecen la pérdida de masa ósea son: hormonales (déficit de estrógenos), falta de ejercicio físico, edad avanzada, aporte insuficiente de Calcio, Fósforo y Magnesio durante mucho tiempo. La leche y derivados contienen grandes cantidades de calcio. Los pescados, huevos, frutas, verduras y pan lo contienen en menor proporción y menos absorbible. El magnesio abunda en numerosas verduras, hortalizas, cereales, frutos secos, legumbres y chocolate. 

¿Qué sucede si hay carencia de hierro y en que alimentos se encuentra? 
El déficit de Hierro es la enfermedad más frecuente. Los grupos con mayor riesgo son: los niños, adolescentes, embarazadas, ancianos, adolescentes gestantes. Se manifiesta por la presencia de anemia, que se corrige con dietas de alto contenido en Hierro absorbible y con suplementos de Hierro.  Las fuentes son: vísceras, carnes, hígado, huevo, pescado, moluscos y mariscos. Las fuentes de origen vegetal y legumbres, no se absorben fácilmente.

¿Cómo quitar la acidez?
La acidez o ardor estomacal es una dolencia muy común. Sus síntomas son una quemazón en la boca del estomago muy molesta. Hay personas con mayor predisposición a sufrirla, aunque en algún momento, todos podemos tenerla. Beber una gran cantidad de agua ayudará a aliviarla. Tomar infusiones es muy recomendable. Por último, hay que evitar el alcohol, las comidas picantes, con exceso de condimentos y grasas, las bebidas con gas o los zumos azucarados. Es mucho más recomendable consumir frutas y verduras crudas. Respecto a la manera de cocinar, es mucho más saludable prescindir de los fritos. La mejor forma, y más sana, es preparar los alimentos al horno o a la plancha, condimentados con sal y limón.

¿Que dieta debo seguir para la colitis ulcerosa?
Lo que te produce las continuas diarreas no es la alimentación, sino la extensión y gravedad de la inflamación que sufre tu intestino. No existe ningún tipo de dieta que consiga disminuir los brotes de colitis ulcerosa. Ciertos tipos de alimentos pueden empeorar la diarrea y los síntomas de gases. Este problema puede ser más grave durante los momentos de enfermedad activa. Las sugerencias para la alimentación comprenden: Comer cantidades pequeñas de alimento a lo largo del día. Beber mucha agua (cantidades pequeñas en el día).Evitar los alimentos ricos en fibra. Evitar los alimentos grasos, grasosos o fritos y las salsas. Limitar los productos lácteos si tiene intolerancia a la lactosa. Los productos lácteos son una buena fuente de proteína y calcio. El paciente debe seguir una dieta normal, lo más libre y variada posible, adecuada y equilibrada, rica en proteínas, vitaminas y minerales. Y si algún día algo te sienta mal; hay que volver a probarlo más adelante. A todo el mundo, en algún momento, nos puede sentar mal un alimento o bebida, y no por ello se elimina de nuestra dieta. De lo contrario, el riesgo es que nuestra dieta se vuelva pobre y monótona.