viernes, 20 de febrero de 2015

TU LO SABES….TE LO RECORDAMOS

Alimentos que se pueden llevar a la playa
El calor condiciona qué alimentos llevar a la playa, ya que algunos pueden descomponerse y afectar nuestra salud. Se aconseja llevar mucha agua para mantenernos hidratados. Y frutas ricas en agua como la sandía, el melón y la piña son fuentes de minerales, también fresas,  manzanas,  melocotones y las uvas brindan vitaminas y azúcares naturales que nos mantienen satisfechos.
Unos sándwiches  de pollo, carne o atún acompañados con verduras frescas, es la mejor opción por su fácil digestión. Las verduras pueden llevarse en envases.
Como snacks de mediodía son ideales los frutos secos como pecanas, nueces, pasas y almendras. También debes llevar alimentos frescos y de rápida digestión como zanahorias y apio o ensaladas frescas  a las que se les puede agregar trozos de pollo, aceitunas y queso.
Entre las bebidas debemos evitar  el alcohol, y las gaseosas que hacen que el organismo pierda líquidos.
No debemos llevar alimentos de fácil descomposición como mayonesa y preparaciones con leche. Evitemos comidas preparadas que ante el intenso calor pueden descomponerse.

El consumo de pocas calorías puede ocasionar fatiga
La fatiga es una señal del cuerpo de que los niveles de energía se agotan por una nutrición deficiente, hoy en día es  esta  una de las principales  causas.
Para evitar la fatiga, se recomienda disminuir el consumo de grasas de origen animal y optar por el consumo de carbohidratos complejos como el arroz, maíz, trigo, papas o pan.
También se aconseja no saltarse ningún tiempo de comida, sobre todo el desayuno. Asimismo, debemos consumir más vitaminas del complejo B, las cuales están presentes en verduras de color verde, cereales integrales, hígado, yema de huevo, legumbres y leche.
Es indispensable el consumo de hierro presente en legumbres secas, yema de huevo, hígado, carne roja de res y magra, salmón, atún y granos enteros.
Los alimentos deben tener la cantidad adecuada a nuestras necesidades y optar por cereales integrales.

Comer sin poder parar
Hay algunos alimentos que enganchan, a los que es difícil resistirse y que, en lugar de generar saciedad, dan ganas de comer más. Existen sustancias que atrapan y crean adicción, como el tabaco, el alcohol y las drogas. Con la comida pasa algo similar.
Tiene que ver con que estos alimentos intervienen en la regulación de procesos químicos cerebrales, que están asociados a la sensación de placer.
Los alimentos más atractivos al paladar son los que los especialistas rotulan como "de alta palatabilidad", o sea que logran su sabor a través de nutrientes como grasas y azúcares y proveen de energía a expensas de azúcares y carbohidratos.
En ese escenario, el chocolate encabeza la lista, ya que el cacao tiene sustancias con efectos calmantes que producen placer.
Es un hecho de que la alimentación y el estado de ánimo están fuertemente relacionados, en el caso de los llamados "alimentos adictivos", el vínculo es aún más estrecho.
Para revertir esta conducta hacia la comida basta tomar conciencia del problema y cambiar de actitud,  el vínculo con la comida puede modificarse en un período corto de tiempo.
La clave es no prohibirlos, ya que no hay peor forma de desear algo que si está prohibido.
Sin abusar de esta premisa, apela a la inteligencia para evitar sobrecargar al cuerpo de grasas y calorías en exceso.