miércoles, 4 de febrero de 2015

PEQUEÑOS, PERO ÚTILES CONSEJOS

Tres ideas para imponer buenos hábitos en la mesa
Para llevar los buenos hábitos a la mesa, la despensa o el restaurante, hay recomendaciones que resultan de gran utilidad, así como métodos sencillos de cumplir sin perder  el peso ideal.
El método por intercambios: Permite escoger qué comer sin excluir ningún grupo de alimentos (hidratos de carbono, proteínas, grasas, lácteos, frutas y verduras), lo que es compatible con la vida social. Por ejemplo: un intercambio de proteínas de pescado equivale a un tazón de almejas, unos cinco langostinos o una rodaja mediana de salmón
Los secretos de la crono nutrición: El organismo humano se rige por los ritmos circadianos. Por la mañana, segrega unas hormonas que lo activan; otras diferentes, por la noche, lo preparan para el descanso. La crono nutrición estudia la viabilidad de todos los tipos de alimentos según la hora del día. Esta ciencia ha demostrado los siguientes puntos:
Los que realizan la comida principal después de las 15 horas tienen más facilidad de engordar.
La mayor cantidad de proteína debe ser consumida en el desayuno y la comida.
Cenar una pieza de fruta no está dentro de una dieta equilibrada, ni tampoco irse a la cama sin cenar. Los ayunos largos hacen que el cuerpo genere una alerta y tienda a absorber más.
Una sana distribución: Para facilitar la ingesta de las cinco raciones de verdura y fruta al día que recomienda la OMS, se pueden distribuir en las cinco comidas diarias: 
Fruta: en el desayuno, almuerzo y comida.
Verdura: en la comida y la cena (lo ideal es que una sea cruda y otra cocinada).

La sandía: una fruta que desintoxica el cuerpo
La sandía es una fruta refrescante y siempre apetecible al paladar por su tono rojizo vivo y agradable dulzura. El 95% de su composición es agua, además de ello tiene fructuosa (azúcar natural), potasio, magnesio, fibra y vitaminas A y C. Una tajada de 100 gr posee solo 32 calorías, eso la hace la fruta ideal para bajar de peso. 
Es una fruta diurética (ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo evitando la retención de líquidos) y antioxidante (previene el envejecimiento y mantiene en estado óptimo nuestros tejidos).
Las pepas de la sandía se pueden comer, de preferencia deben ser masticadas. Las personas que sufren de colon irritable, problemas renales y diverticulosis deben evitar su consumo. 
Se pueden comer entre 3 y 4 tajadas de sandía, sobre todo los niños y deportistas que requieren mayor hidratación durante el día.

Menú ideal para los niños durante las vacaciones de verano
En plena época de las vacaciones de verano, los padres deben tomar un tiempo extra para vigilar la nutrición de sus hijos, pues los niños tienen más libertad no solamente para jugar, sino  también para comer.
Los pequeños no deben saltarse ninguna comida, deben mantener una dieta con todo tipo de alimentos, especialmente la leche y el yogurt por su calcio, mucha fruta y deben estar bien hidratados por los juegos que realizan en el exterior.
Para niños en crecimiento, se recomiendan las frutas y verduras que aportan vitaminas, minerales y fibra, las carnes, de preferencia el pescado, ya que aporta ácidos grasos esenciales que no son consumidos en las cantidades recomendadas por la población y que protegen nuestro sistema cardio y cerebro vascular. Las legumbres, que dan energía, proteínas, fibra, minerales y vitaminas, y son un gran alimento que se debe consumir dos veces por semana.
Para los días en que las familias salen de paseo durante las vacaciones,  los menores deben consumir mucho líquido, incrementar el consumo de frutas y verduras y preferir carnes preparadas con la menor cantidad de grasa posible, idealmente pollo, pescado tipo atún o salmón, y disminuir los carbohidratos. La idea es que su alimentación sea relativamente liviana para que su digestión sea más rápida.
Menú ideal para los niños durante los días de calor en las vacaciones:
Desayuno: un jugo de frutas natural, una leche con un sándwich con queso o jamón de pavo.
Colación: fruta o jugo de frutas natural.
Almuerzo: ensalada abundante y que al menos tenga 3 colores diferentes, máximo media taza de arroz, fideos, papas o puré, con carne, pollo o pescado. Fruta de postre
Colación: jugo natural o leche con 1 pan con agregado.

Cena: ensalada abundante con carnes.