viernes, 12 de septiembre de 2014

DIETA PARA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA

Cuando se padece esta enfermedad, necesita hacer cambios en su alimentación. Estos serían los principales cambios: Limitar los líquidos. Consumir una dieta baja en proteína.
Reducir la sal, el potasio, el fósforo y otros electrolitos. Obtener suficientes calorías si está bajando de peso. Es posible que deba alterar más su dieta si su enfermedad renal empeora, o si necesita diálisis. El propósito de esta dieta es mantener un equilibrio de electrólitos, minerales y líquido en su cuerpo. Las personas con diálisis necesitan esta dieta especial para reducir la acumulación de productos residuales.
CARBOHIDRATOS: Estos alimentos son una buena fuente de energía. Si tiene que consumir una dieta baja en proteínas, remplácelas por los carbohidratos con: Frutas, panes, granos y verduras. Estos alimentos suministran energía, al igual que fibra, minerales y vitaminas. Los dulces duros, el azúcar, la miel y la jalea. De ser necesario, puede incluso comer postres ricos en calorías como tortas, pasteles o galletas, siempre y cuando limite los postres hechos de productos lácteos, chocolate, nueces o plátanos.
GRASAS: Asegúrese de usar grasas monoinsaturadas y poli insaturadas (aceite de oliva, aceite de canola, aceite de cártamo) para proteger la salud del corazón. Las grasas y colesterol pueden aumentar su riesgo de problemas cardíacos.
PROTEÍNA: Las dietas bajas en proteína pueden servir antes de empezar la diálisis. Una vez que usted empiece la diálisis, necesitará comer más proteína. Se puede recomendar una dieta rica en pescado, aves, carne de cerdo o huevos en cada comida. Esto ayudará a reponer los músculos y otros tejidos que usted pierde. Las personas en tratamiento con diálisis deben comer de 220 a 280 gr de alimentos ricos en proteína cada día. Se puede sugerir que agregue claras de huevo, claras de huevo en polvo o proteína en polvo.
CALCIO Y FÓSFORO: Los minerales calcio y fósforo se revisarán con frecuencia. Incluso en las fases iniciales de la enfermedad  si los niveles de fosforo son muy altos, bajará el calcio, y se limitará la cantidad de lácteos,  debido a que contienen grandes cantidades de fósforo.  Algunos lácteos son más bajos en fósforo, como la margarina blanda, la mantequilla, el queso crema, la crema de leche, el queso ricotta.
Las frutas y verduras contienen  cantidades pequeñas de fósforo, pero pueden contener grandes cantidades de potasio. Posiblemente necesite tomar suplementos de calcio para prevenir la osteopatía, y vitamina D para controlar el equilibrio de calcio y fósforo en su cuerpo.
Si los cambios en la dieta solos no funcionan para controlar el equilibrio, hay medicamentos que tendrá que tomar como  fijadores de calcio y fósforo.
LÍQUIDOS: En las fases iniciales de la insuficiencia renal,  no necesita limitar la cantidad de líquido que bebe, cuando tenga sesiones de diálisis, el líquido se puede acumular en el cuerpo y tendrá dificultad para respirar, es una urgencia que necesita atención médica inmediata.
No consuma  alimentos que contengan mucha agua, como sopas, gelatina, helado, uvas, melones, lechuga, tomates y apio. Use tazas o vasos más pequeños.
Para evitar estar sediento: Evite los alimentos salados. Haga cubitos de hielo de jugo y consúmalo pero contabilizándolo en su dieta. Refrésquese en los días cálidos.
SAL O SODIO: Es probable que deba reducir el sodio en la dieta. Busque estas palabras en las etiquetas de los alimentos: Bajo en sodio. Sin sal agregada. Libre de sodio. Reducido en sodio. Sin sal. No use sal al cocinar y aleje el salero de la mesa. No utilice sustitutos de la sal debido a que contienen potasio. Las personas con esta enfermedad necesitan limitar la ingesta de potasio.
POTASIO: Los niveles  normales de potasio ayudan a mantener constantes los latidos del corazón. Se puede acumular demasiado potasio cuando los riñones ya no funcionan bien y se  presenta ritmos cardíacos peligrosos, que  pueden llevar a la muerte.  Al comer frutas: Escoja melocotones, uvas, peras, cerezas, manzanas, moras, piña, ciruelas, mandarinas y sandía. Limite o evite las naranjas y su jugo, las nectarinas, los kiwis, las pasas u otras frutas deshidratadas, los plátanos, el melón dulce y las ciruelas. Al comer verduras: Escoja brócoli, col, zanahorias, coliflor, apio, pepino, berenjena, vainitas, lechuga, cebolla, pimientos, berro, calabacín y calabaza amarilla. Limite o evite los espárragos, la palta, las papas, los tomates o la salsa de tomate, y la espinaca cocida.
HIERRO: Los pacientes también tienen anemia y por lo regular necesitan hierro. Alimentos con hierro  (hígado, carne de res,  de cerdo, pollo, fríjoles  y, cereales fortificados con hierro).