miércoles, 24 de septiembre de 2014

ACTUALIDAD

El consumo de insectos es bueno para la salud
La Conferencia Internacional de Nutrición y Diagnosis  reúne cada año en la República Checa a cientos de especialistas en nutrición de todo el mundo, que dan a conocer los resultados de sus estudios e investigaciones sobre la relación de los alimentos y la salud.
Desde México acudió a esta cita Virginia Melo, doctora en química y maestra de la ciencia de la nutrición de la Universidad Autónoma Metropolitana, que se dedica a la investigación de alimentos no convencionales como frutas, vegetales, carne, y también insectos.
A partir de un estudio de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Doctora Melo desarrolla una investigación, que promueve el consumo de insectos; chapulines (en México llaman así una variedad de insectos), hormigas, larvas de escarabajos, y de mariposas, todos destacan por su valor nutritivo. Tienen todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita, puede ser una muy buena alternativa en casos de mala nutrición. Por otro lado tienen grasas y aceites, que producen un efecto positivo en  la fase motora del individuo y en la cognitiva de los niños.
Otro beneficio de los insectos es su alto contenido de fibra, Asimismo son ricos en zinc, fósforos y carbohidratos. FAO a finales del año antepasado descubrió que los insectos no compiten por el agua con nosotros. Se alimentan del agua de la atmósfera y de hierba común. Conservan el medioambiente porque no producen gases tóxicos. Como por ejemplo, la producción de ganado que necesita grandes cantidades de alimentación, agua, y produce gases.
Una investigación, llevada a cabo por la Doctora Melo, demostró los positivos efectos del consumo de insectos en los niños, que a causa de la desnutrición sufrían graves problemas de salud.
Cocidos en agua durante un minuto y servidos con limón y sal o con chocolate, los chapulines no solo se han convertido en una nueva delicia para los niños, sino que también han producido una considerable mejora de su salud.
El valor nutritivo de las espinacas de Popeye es un mito
Si no se consume suficiente hierro, se pueden sufrir severos problemas de anemia. Si comes hierro y comes cierto tipo de cereales, que no son integrales, estás impidiendo que el hierro se absorba. Si comes hierro de plantas, el organismo lo absorbe en pequeñas cantidades. Por ejemplo, las famosas espinacas de Popeye son un mito, porque la absorción de hierro inorgánico es de un 5% y 6% aprox. y eso si lo consumen con vitamina C, que modifica el PH, y se absorbe un poco mejor.  Por tanto, se recomienda consumir hierro en forma orgánica, es decir  carne y productos animales, de los que se llega a absorber hasta el 50%.
El alcohol sí, pero no en exceso
Los efectos del consumo moderado de vino y cerveza fueron otros de los temas de la conferencia. Determinadas cantidades de alcohol puede ser benéfico nutricionalmente, siempre y cuando su consumo no sea excesivo.
“Si te bebes un vaso de vino tinto, te va a ayudar,  a mejorar la proliferación de las células para evitar que tengas cáncer. Si tienes un consumo de alcohol constante, vas a bajar mucho tu proceso cognitivo a nivel de cerebro. Vas a desequilibrar tu sistema cardíaco. Una cerveza tiene un nutritivo alto. Pero en cantidades moderadas”.
La carne de burro tiene poca grasa y es más económica
“En China se consume, pero no en otro lado. Tiene un valor nutritivo como la carne de res o de pollo, contiene menos grasas y es mucho más económica. Pero  no se consume. Tratamos de buscar alimentos que tengan un valor nutricional, que sean de menor precio y accesibles a la población en general”.
A nivel mundial, la alimentación se cuida mucho más que en el pasado. Por otro lado, el problema de la obesidad está entrando en regiones, donde hasta hace poco era casi desconocida.

“En los países asiáticos hace 10 o 15 años no había obesidad. Ahora hay entre un 10% y 12%. Ellos dicen que es la transición del sistema alimentario de la forma asiática a la occidental. No es cierto, sencillamente están modificando su sistema alimentario no porque lo estén importando de otro lado, sino porque ellos en sí lo están modificando.