viernes, 8 de agosto de 2014

CLAVES DE LA DIETA MASCULINA

Es común escuchar a las mujeres hablar de su alimentación, de lo preocupadas que se encuentran por obtener la mejor orientación, pero los hombres también tienen un interés genuino en su bienestar y cada vez más buscan la dieta masculina perfecta para cada uno.   Las mujeres hacen dieta por estética mientras que los hombres por salud. 
Los hombres tienen una mayor tendencia a acumular grasa en la parte superior del cuerpo, lo que los hace propensos a enfermedades como la diabetes tipo 2 o problemas cardiacos.  
Cuando el diámetro de la cintura es 10cm más grande que el de la cadera en los hombres, deben comenzar a preocuparse.
Para evitar problemas y que tu alimentación sea optima:
No al pan. Eliminar este tipo de carbohidratos de la dieta diaria, o disminuir la ingesta.
Sí a la proteína. Las de origen animal te brindan los ocho aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita. Si a los huevos, de preferencia cocidos.
Elimina el azúcar. Ya sea la refinada, proveniente de miel, mermelada o refrescos debes evitar consumirla al máximo. Necesitas solo 4 cucharaditas en el día.
Un mundo de ensaladas. Son perfectas para la dieta masculina, pero deben ir bien surtidas si se optan como plato único. Añadir a éstas proteínas provenientes del atún o pollo, frutos secos o queso evitará que te quedes con hambre.
Lácteos permitidos. La indicación es que se consuman en su forma natural mayoritariamente, sin nada de azúcar. El queso puede incluirse.
Nada light. Esta clase de productos reducen la grasa pero añaden azúcar o sal, lo que es igualmente dañino.
Come cada cuatro horas. Lo peor es tener hambre, come frutos secos, frutas o legumbres en este lapso de tiempo. Son alimentos que contienen mucho magnesio, que se desgasta cuando tienes estrés. Además de una dieta saludable, debe practicarse el ejercicio para que los resultados sean óptimos y la salud se vea favorecida

Secretos para adelgazar
Es una idea que se ha repetido cientos de veces, muchos siguen sin aceptarla: la nutrición es una ciencia que está en pañales y, sólo poco a poco, vamos conociendo qué ocurre realmente en nuestro cuerpo cuando comemos. Cada vez parece más claro que las recomendaciones dietéticas que nos empujaron a condenar las grasas y abrazar los carbohidratos han sido un tremendo error.
 Los investigadores analizan los últimos descubrimientos en nutrición y explican qué alimentos son más saludables, cuáles no lo son en absoluto, cómo deben comerse y qué hábitos de vida debemos abrazar.
Come plátanos verdes: Los plátanos menos maduros, los cereales integrales, los vegetales y la fibra presente en todos ellos, contienen almidón. Este es resistente a la digestión, por lo que alcanza el intestino grueso casi intacto, y allí  sirve como sustrato (medio donde se desarrolla una planta o un animal) a las bacterias intestinales. El almidón resistente es un carbohidrato pero, a diferencia del resto, su composición química no provoca que suban los niveles de azúcar en el cuerpo. Además, se trata de un nutriente que estimula la producción de glucagón, una hormona que acelera la quema de grasas
Añade agua al freír: Es una técnica muy habitual en la cocina oriental. Si añadimos una pizca de agua al aceite cuando vamos a freír algo, subirá la temperatura en la que el aceite empieza a quemarse, y podremos cocinar a máxima temperatura sin consumir los químicos tóxicos que liberan los aceites cuando se sobrecalientan.
Evita el puré de papas: Si hervimos una papa y la machacamos  consumiremos un 25% más de azúcar que si la cortamos en láminas y la hacemos en el horno. Al hacer purés, se digieren más fácilmente pero acelera la incorporación del azúcar a tu sangre. Lo mismo ocurre con las frutas: comer la fruta directamente es mucho más saludable que tomarla en compota o jugo. Cuánto menos manipulado esté un alimento menos azúcar se liberará cuando lo comamos.
Ingerir el mínimo de azúcar posible es fundamental para no ganar peso y mantener un buen estado de salud general.   Para reducir la ingesta de azúcar debemos dejar de consumir bebidas azucaradas y comidas procesadas, además hay que tener  en cuenta cómo cocinamos nuestros alimentos.
Ten cuidado con el tofu: Los vegetarianos que comen tofu y el queso de soya, pueden sufrir algunas deficiencias de minerales.
Los granos de soya son ricos en ácido fítico , que puede bloquear la absorción de minerales esenciales como el calcio, el magnesio, el cobre, el hierro y, especialmente, el cinc.