lunes, 12 de mayo de 2014

LA ADOLESCENCIA

La adolescencia es una etapa en donde existen muchos cambios, tanto fisiológicos, como emocionales y es indispensable una buena nutrición para estar saludable. El adolescente está en pleno crecimiento y desarrollo y los nutrientes que necesitan dependen en gran medida de cada persona y es en esta época de la vida, en donde existe el riesgo de que se sufran deficiencias de algunos nutrientes.

Lo primero es la energía que necesitan, ésta incrementada enormemente de cuando se era niño, pero esa carga de energía o calorías debe de estar balanceada para obtener una nutrición saludable. Es en esta etapa en donde se marcan los hábitos alimenticios que beneficiaran o perjudicaran cuando se es adulto porque los adolescentes son susceptibles de seguir dietas de moda, tendencias a adelgazar, saltarse comidas y pueden perjudicar su salud. El desayuno es una comida que muchos no la hacen y éste tiene una vital importancia para todos, nos da la energía y los nutrientes para activar todo el cuerpo y les da un mejor rendimiento en sus clases y actividades a lo largo del día. En esta edad de las personas se pueden forjar hábitos saludables para contribuir a su salud en su vida adulta, y por lo tanto que tenga una buena calidad de vida.

En la adolescencia hay dos minerales muy importantes a tomar en cuenta, el hierro y el calcio. Una de las enfermedades más comunes ocasionadas por deficiencia de nutrientes en la dieta es la anemia por carencia de hierro. El adolescente como está en crecimiento y desarrollo aumenta su masa muscular y volumen sanguíneo por lo que necesita hierro para formar la hemoglobina que nos ayuda a transportar oxigeno a todo nuestro cuerpo, así como unas proteínas necesarias en los músculos. Algunos factores influyen en la necesidad de hierro por ejemplo los hombres tienen más masa muscular que las mujeres, pero las mujeres debido a la menstruación deben de tener en cuenta el aporte de hierro en su dieta. Los alimentos ricos en hierro que se deben de consumir son las verduras de color verde, los cereales enriquecidos con hierro, carnes bajas en grasa, pescados, frijoles, lentejas y otras leguminosas y frutos secos (nueces, maní, almendras). La vitamina C (cítricos, pimientos, piña, guayabas) nos ayuda para mejorar la absorción del hierro.

Otro de los minerales importantes a tomar en cuenta en la etapa de adolescencia es el calcio. El 99% de las reservas de este mineral se concentra en los huesos y durante esta edad de crecimiento el aumento del peso de los huesos es muy rápido. Alrededor del 65% de la masa ósea del adulto se forma en la adolescencia y se necesita consumir ese calcio que se requiere de nuestros alimentos. Durante la adolescencia la retención de calcio en el cuerpo es de 200mg/día en mujeres y 300mg/día en hombres, y se absorbe alrededor del 30% de calcio ingerido por lo que es bien importante consumir alimentos ricos en calcio. Los alimentos como leche, yogurt, quesos, maíz contienen buenas fuentes de calcio. Pero así como el hierro necesita de otros nutrientes para absorberse, el calcio necesita de la vitamina D y del fosforo, la vitamina D la podemos encontrar en el huevo y leche y el fosforo en las leguminosas y frutos secos. Es indispensable el ejercicio físico para un buen desarrollo de la masa muscular y de los huesos.

Estos son puntos a tomar en cuenta para brindarle a los adolescentes una nutrición que los haga crecer y desarrollarse de la mejor manera posible, contribuyendo a reducir su riesgo a padecer enfermedades y educándolos en el tema de nutrición para que cuando sean adultos tengan buenos hábitos alimenticios y día a día mejoren su salud y su estilo de vida.