viernes, 25 de octubre de 2013

LOS CEREALES PUEDEN SER MUY RICOS

En el desafío de sortear aventuras todos los días, las mamás se enfrentan al dilema de darles a sus hijos un alimento que además de quitarles el hambre, también sea nutritivo y saludable. Allí es cuando aparecen los cereales como la gran solución y la verdad es que no pueden faltar en ninguna dieta balanceada.
Los cereales se destacan por su característica crujiente, que nos ayuda a comer menos y eso es algo que queremos inculcar a nuestros pequeños para evitar el sobrepeso.
El otro dato que no podemos pasar por alto es que hay algunos acompañantes que contribuyen a realzar las propiedades de los cereales, pero que además los vuelven más ricos y atractivos para comer. 
La promoción de estos cereales se dirige tanto a un público infantil como uno adulto. En el caso de los primeros, los cereales son azucarados o saborizados con miel, chocolate o frutas, enriquecidos con distintas vitaminas y minerales. Para los adultos, se promueve los beneficios de una dieta baja en grasas y alta en fibras.

¿Cuáles son los mejores acompañantes?
Hay varios alimentos que podemos combinar con los cereales para lograr una fórmula altamente saludable. Como verán a continuación, hay “parejas” para todos los gustos, cómo:
Leche descremada o yogures, son excelentes fuentes de proteína para acompañar el cereal. Los niños en crecimiento necesitan Vitaminas A y D, que se encuentran en esas leches.
Frutas frescas como trozos de plátanos, fresas o duraznos. Esto le proveerá de fibras, vitaminas, minerales, y antioxidantes adicionales.
Leche de soja. Para consumir de una o dos veces a la semana, ya que existe evidencia de que suele tener efectos adversos en las hormonas.
Frutos secos. Ricos en vitaminas y grasas saludables

Las frutas
Las frutas frescas son unos de los acompañantes ideales de los cereales. Porque incrementan los nutrientes y le dan sabor y color a nuestros platos. Las frutas preferidas para acompañar los cereales son: mangos, albaricoques y papaya, son una gran fuente de vitamina C y potasio, al mismo tiempo que aportan nutrientes. El plátano es una fruta rica en potasio para un buen funcionamiento de tus músculos. En esta época del año, podemos perder potasio cuando realizamos ejercicio a altas temperaturas y con esta fruta podemos recuperarlo.

¿Y con avena?
La avena es uno de los cereales más conocidos y buscados por sus propiedades nutritivas. Pero al igual que los otros cereales, también la podemos acompañar con frutas. Va muy bien con las manzanas y ciruelas.  Brindan beneficios a nuestra salud por ser antioxidantes y además por ser crujientes y tener fibra, ofrecen la sensación de sentirnos satisfechos
¿Cuántas veces al día?
Los cereales se pueden incluir en todas las comidas del día. Podemos disfrutar de los cereales, como una opción de carbohidratos saludables, con cualquier comida del día. Sí es recomendable que verifiquemos las etiquetas para evitar el azúcar y sodio en exceso.
Tomarlos a media mañana  es una buena opción para alcanzar las recomendaciones diarias de hidratos de carbono, vitaminas y minerales por lo que será más fácil llegar a las cantidades diarias recomendadas.  Además, el consumo de cereales facilita el consumo de lácteos para acompañarlos con lo que se favorece la ingesta de las recomendaciones de calcio.
Otra buena opción, es ingerirlos en la cena ya que se evita consumir otros alimentos más calóricos y  fibra alimentaria que no se hayan ingerido durante el día. Los carbohidratos de los cereales ofrecen los nutrientes necesarios para la producción de serotonina, el cual ayuda a regular el sueño por las noches.
Además por la noche no van a aportar ni más ni menos calorías que durante otro momento del día y al estar compuestos principalmente por hidratos de carbono complejos, la glucosa se irá liberando lentamente a sangre aportando durante más tiempo alimento a las células principalmente en el cerebro, cuya alimentación exclusiva viene de la glucosa.