miércoles, 10 de abril de 2013

LA ENFERMEDAD DE PARKINSON Y LA DIETA


Es una patología del sistema nervioso. Afecta a la zona del cerebro encargada del control y coordinación del movimiento del tono muscular y de la postura. En esta zona del cerebro, llamada sustancia negra, existe un componente químico, la dopamina. La presencia de dopamina es esencial para la regulación de los movimientos, es decir, para que los movimientos se realicen de una forma efectiva y armónica. En la Enfermedad de Parkinson, se produce una degeneración de la sustancia negra, cuya consecuencia es la disminución de la dopamina.
SINTOMAS 
Los más comunes son: temblor en reposo, lento y rítmico y no se presenta en todos los casos, lentitud en los movimientos, falta de expresión, escritura lenta y de trazos pequeños. Se da tanto en los movimientos automáticos (deglutir, parpadear), como en los voluntarios (rigidez muscular), inclinación de la cabeza y el tronco hacia delante, tendencia a mantener los codos y rodillas encogidos, marcha lenta, levantando poco los pies del suelo, pasos cortos y rápidos, episodios de bloqueo, aumento brusco del ritmo de la marcha, trastornos del equilibrio, insomnio, alteración de la visión
TRATAMIENTO
Consiste en aumentar la producción de dopamina, y para ello se administran al paciente tres tipos de sustancias: 1) La L-Dopa, precursor de la dopamina, 2) Los inhibidores de la decarboxilasa, el enzima que acelera el proceso, y 3) Los favorecedores de la transmisión de la dopamina.
Alimentos para prevenir el Parkinson: Hay algunos productos específicos para tratar de evitar que nuestro cerebro desarrolle esta enfermedad, de la que todavía no se ha encontrado cura. Estos son: las habas, los frejoles,  las verduras de hojas verdes, el palillo, te verde y las manzanas, naranjas y uvas.
DIETA: Hay que tener presente las posibles dificultades que puede tener el paciente para su alimentación y, a veces también para comer y deglutir. Se debe dar alimentos que tienen la consistencia de papilla o purés. Es aconsejable iniciar con un buen sorbo de agua bien fría, para estimular el reflejo de la deglución. Hay que asegurar una ingesta abundante de líquidos, más de dos litros al día, si hay dificultad para tragarlos, tendremos que dar líquidos en forma de gel para evitar el ahogo.
Se debe aumentar el consumo de fibra (verduras, frutas frescas y secas, legumbres, cereales integrales) o bien incluir suplementos de fibra como salvado, avena o semillas de linaza. Para evitar el estreñimiento producido por los fármacos.
Como acompañamiento de la dieta, es lo ideal mantenerse siempre activo físicamente, para evitar el sobrepeso. Si las proteínas interfieren en la absorción de la medicina, en ese caso se debe eliminar durante el día la mayoría de aquellos alimentos como carne y aves, pescados, lácteos, huevos, legumbres, frutos secos y suplementos alimentarios proteicos, y consumirlos en la cena para evitar un desequilibrio nutricional
ALIMENTOS PERMITIDOS:
Frutas y verduras: Abundantes y de todo tipo para evitar el envejecimiento celular.
Cereales: Son un buen aporte de energía y contienen las vitaminas del grupo B, encargadas de regular el sistema nervioso.
Alimentos ricos en magnesio: La ingesta de estos alimentos relaja y tonifica los músculos de manera natural y evitan la rigidez que produce la enfermedad. Los alimentos son: almendras, avellanas, germen de trigo, maní y soya
ALIMENTOS PROHIBIDOS: Quesos curados y fermentados, alcohol bajo todas sus formas incluyendo la cerveza, cacao y chocolate, dulces, bebidas, caramelos y pasteles que contengan chocolate y cacao

11 DE ABRIL DIA MUNDIAL DEL PARKINSON