viernes, 19 de abril de 2013

12 SEMANAS SON SUFICIENTES


Los especialistas consideraron que ése es el lapso de tiempo adecuado para delinear un nuevo estilo de vida que contribuya a mejorar la salud y prevenir potenciales enfermedades. Los cambios de hábitos son un pilar fundamental en el tratamiento contra el sobrepeso y la obesidad. Encarar  un programa que incluya ejercicios, alimentación sana y un cambio de actitudes, es un buen punto de partida para consolidar un programa integral y ambicioso.
Tomar conciencia sobre la importancia de modificar hábitos, tanto los referidos a una alimentación más saludable como a la práctica de actividad física de acuerdo a las posibilidades de cada individuo. Es un buen punto de partida para consolidar estos cambios en el largo plazo: las dietas llevadas a cabo por un tiempo determinado suelen dar resultados pobres. Lo importante es encarar programas que puedan mantenerse en el tiempo y que sean sustentables.
Es muy difícil sostener la motivación para el cambio y  superar el dilema del placer inmediato, que representa un alimento indulgente. Los cambios de hábitos se inician desde que se va al supermercado, eligiendo mejor los alimentos. Conociendo cuales son las opciones saludables. Continúan en la elección del menú, el método de cocción y el tamaño de las porciones para cada comensal. La alimentación es un acto de enorme responsabilidad individual y comunitaria. Cuando el trabajo es sedentario "es fundamental no permanecer varias horas frente a la computadora, existe evidencia que simplemente levantándose cada hora unos minutos, disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas".
Para reordenar la dieta, ayuda mucho ser organizado y programar mejor lo que se va a comer durante el día, ya que "se calcula que un hombre que tiene peso normal, según el tamaño de su cuerpo, debería consumir entre 2.000 y 2.500 calorías al día; y una mujer, entre 1.500 y 2.000; para bajar de peso, un hombre debería ingerir cerca de 1500 calorías y una mujer 1200".
Los ejercicios aeróbicos son útiles para bajar de peso, sólo es cuestión de tomarse el tiempo para uno. De esta forma no almacenaremos nada de combustible y será más sencillo lograr un balance adecuado entre lo que consumimos y lo que gastamos. "Se puede caminar, correr, trotar, nadar, bailar o andar en bicicleta. Es importante hacerlo entre 30 y 60 minutos por día, 5 a 7 veces por semana. No es aconsejable hacer muchas horas de ejercicio, pocas veces por semana, por ejemplo un domingo, eso es inútil".
Los profesionales indicamos que para bajar de peso es importante realizar actividad física y elegir los alimentos reducidos en calorías e ingerirlos en porciones adecuadas es hoy el ABC de la nutrición: "la combinación de alimentos". "Por ejemplo, un solo trozo de carne por día debería ir acompañado de vegetales de todos los colores, preferentemente crudos, con no más de una cucharada de postre de aceite. En la otra comida diaria, los vegetales deberían acompañarse de una papa o un pequeño plato de pastas, que éstas no tengan una salsa con aceite y que no se agregue más de una cucharada de té de queso rallado; todo es cuestión de equilibrio". No obstante, un plan de alimentación siempre debe ser monitoreado por un profesional, ya que muchas veces las personas incurren en errores al momento de elegir los alimentos y son víctimas de los mensajes poco claros de la industria alimenticia