lunes, 2 de noviembre de 2015

NOS PREGUNTAS…..TE CONTESTAMOS

¿Qué se entiende por comer bien y sano?
Comer sano significa comer alimentos de todos los grupos (proteínas, carbohidratos y grasas), en las cantidades correctas. Una dieta equilibrada supone la ingestión de todos los macro y micronutrientes necesarios para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente. La media de calorías al día es de 2000 calorías/día, pero la obesidad es mayor en nuestros días, que hace dos décadas (aunque la ingesta de calorías era mayor), probablemente, debido a un estilo de vida más sedentario.

¿Qué criterio deberíamos seguir a la hora de hacer la compra?
En la canasta de la compra debe predominar la fruta, verdura, cereales, arroz integral, sin olvidarnos de las legumbres. En cuanto a las carnes rojas deberíamos bajar el consumo, sustituyéndola por pescado azul rico en omega 3 que nos ayudará a proteger el sistema cardiovascular y según los últimos estudios puede protegernos de enfermedades degenerativas tipo Alzheimer.

¿En qué modo afecta a nuestra salud la forma en la que cocinamos?
Debemos conocer que los alimentos pierden nutrientes en el proceso de cocinado. Por ello recomendamos la ingesta de verduras y frutas de forma cruda dado que es la forma más sana y nutritiva. Además nos aseguramos de un gran aporte de fibra dietética, lo que se traduce en un tránsito intestinal regular.
Cocinar al vapor es el método de cocción más saludable, dado que se conservan casi todos los nutrientes intactos. Debemos evitar, dentro de lo posible, ingerir alimentos cocinados a altas temperaturas o, fritos. El sofrito, realizado con aceite de oliva virgen, es el que menos modifica las propiedades de los alimentos. No son aconsejables las sartenes y ollas de teflón ni de aluminio. Los plásticos tipo PVC no deben alcanzar altas temperaturas.

¿Qué opinan sobre los alimentos ecológicos?
Son superiores nutricionalmente al resto de alimentos se cultivan sin ningún tipo de sustancias adicionales. Por consiguiente, conservan mucho mejor su sabor. A diferencia de los cultivados en invernaderos, terrenos con sustancias químicas que aceleran su crecimiento. En los cultivos no ecológicos se usan plaguicidas, estos, son difíciles de eliminar, por lo tanto ingerimos parte de estos. La ganadería ecológica es la que menos grasas saturadas aporta porque sus animales se han criado con productos sin aditivos ni harinas de origen animal.

¿Cuál es el mayor problema de la alimentación infantil?
Una alimentación correcta durante la infancia es importante porque el organismo se encuentra en crecimiento y formación. Durante la infancia se establecen los hábitos alimentarios que posteriormente serán difíciles de cambiar y conllevan a problemas de obesidad y salud en la edad adulta.
Si la nutrición en esta etapa es con alimentos poco nutritivos, alimentos con exceso de grasas, calorías y bebidas azucaradas, nos conducirá al desarrollo de estados carenciales, sobretodo micronutrientes. Los déficits en vitamina D, ácido fólico y zinc son los más comunes entre los niños de las sociedades industrializadas.
Es fundamental que desde la infancia, se inculque la importancia de una dieta rica en frutas y verduras así como una ración diaria de fibra y legumbres. Deberíamos enseñar a nuestros hijos a comer una mayor cantidad de pescados, ricos en omega 3 beneficiosos para el corazón, regeneración celular y cerebral.
La elevada prevalencia de obesidad infantil hace que esta sea un verdadero problema de salud. Los factores que intervienen en el desarrollo de la obesidad  son múltiples:

Idea de niño gordo es igual a un niño sano. Comidas con mucha grasa animal. Vida sedentaria, muchas horas viendo TV o frente al ordenador. Disminución del ejercicio. Y causas genéticas, el tratamiento de esta patología debe realizarse en manos de un profesional de la salud.