lunes, 30 de noviembre de 2015

DIVERTICULOSIS

También llamada enfermedad diverticular del colon, es la formación abundante de divertículos o pequeñas bolsas, en la pared intestinal que se desarrolla generalmente en el intestino grueso
A este cuadro, se suma el engrosamiento de las capas musculares y estrechamiento de la luz intestinal. Por lo general, afecta a hombres mayores de 50 años. Existe una incidencia mayor al 75% en las personas mayores de 80 años.
La mayoría de las personas con diverticulosis, no presenta síntomas. Sin embargo algunos pueden presentar dolor o malestar, especialmente en la zona abdominal inferior, hinchazón y constipación. Si en los divertículos quedan restos de heces, se produce una inflamación de los mismos, lo que se conoce como diverticulitis.
DIVERTICULITIS
Es una complicación muy grave de la diverticulosis que debe ser tratada de manera hospitalaria, llegando en muchas ocasiones a la intervención quirúrgica. Existe dolor abdominal agudo. El dolor es severo y aparece de repente. A veces puede comenzar levemente e ir aumentando con los días. Las personas con diverticulitis también pueden tener náuseas, vómitos, fiebre, obstrucción intestinal y sangrado en el recto. Cuando existe diverticulitis, debe haber  una privación completa de alimentos líquidos y sólidos para evitar que el proceso digestivo se inicie. La dieta dura unas horas y es utilizada para realizar ciertas pruebas de diagnóstico.
Recomendaciones nutricionales:
Para casos de diverticulosis sin dolor: se debe optar por un régimen estimulante intestinal: La razón de su aplicación es la estimulación del peristaltismo, la aceleración del tránsito intestinal y regularizar la flora intestinal. Se basa en alimentos que provoquen estímulos intestinales: Leche descremada y fría.  Huevos en cualquier forma.  Carnes de cualquier tipo.  Hortalizas preferentemente las de hojas y en lo posible crudas. Fruta cruda, entera y con cáscara. Cereales integrales. Aceites crudos.  Azucares comunes.  Ingesta diaria de 2 a 3 litros de bebida sobre todo infusiones.
Se deben evitar: Quesos duros, frutas como plátano, manzana, membrillo, Panes blancos, Te.
Para casos de diverticulosis con dolor: se debe optar por un régimen estimulante intestinal moderado: En este tipo de patologías se presentan cambios anatómicos en el intestino, y suele ser común en los ancianos. La misma no debe estimular en forma excesiva al intestino, ya que empeoraría la situación. Por tanto se basa en estímulos suaves que disminuyan el dolor. Se sugiere que la alimentación diaria se fraccione en 4 a 6 comidas, que la temperatura de los alimentos sea templada y que se incluya cantidad adecuada de grasas en cada comida.
Alimentos permitidos: Leche sin lactosa. Yogur descremado, Huevos cocidos. Carnes blancas sin piel y como segunda instancia rojas magras. Hortalizas: zanahoria, calabazas cocidas. Frutas: manzana, pera, plátano, melón, cerezas. Cereales: féculas y harinas finas, Pan: blanco y bajo en fibra  Dulces: Jaleas y gelatinas. Aceites: crudos como condimento
Infusiones: te de color claro y tisanas. Bebidas: agua mineral o natural, y jugos o caldos de frutas permitidas. En esta dieta, se sugiere ingerir más de 3 litros de líquido por día. Condimentos suaves y hierbas aromáticas.
Se deben evitar: Lactosa, bebidas y productos fríos o helados y las fibras crudas. Leche común. Frutas secas, Bebidas gaseosas,  café, y alcohólicas, 
DIVERTICULOSIS
Los alimentos que  reducen el riesgo de padecer de divertículos, o si ya están formados, evitan que aumenten son:
Alimentos que debemos aumentar en  la ingesta: Fibra: siempre que tomemos alimentos ricos en fibra, el riesgo de padecer divertículos es menor. La fibra al no absorberse, permanece en el intestino reteniendo agua. Como resultado, las heces se tornan más blandas y voluminosas, facilitando su tránsito. Agua: es tan importante como la fibra. Debemos beber alrededor de 8 vasos diarios de agua para evitar que las heces se resequen. Fruta: todas son fuente de fibra soluble, por tanto ablandan las heces facilitando el tránsito intestinal. Verduras, Legumbres,
Cereales integrales. La avena es el cereal más protector y suavizante del intestino.
Alimentos que debemos reducir o eliminar: Grasas duplica el riesgo de padecer diverticulosis, carnes, pan blanco, chocolate

Si tenemos en cuenta que una correcta selección de alimentos reduce o disminuye el riesgo de padecer divertículos, seremos más conscientes a la hora de elegir que alimentos nos benefician. Aunque lo cierto es que nunca desaparecen.