miércoles, 4 de noviembre de 2015

MITOS SOBRE LOS EJERCICIOS Y LA NUTRICIÓN

Los mitos son un obstáculo para lograr tu meta de verte y sentirte mejor.
Mito: Mientras menos comidas tengas al día, más bajas de peso.
Verdad: Cuando no comes los nutrientes que necesitas, tu metabolismo reduce su velocidad. Si comes varias veces al día porciones pequeñas hace que tu metabolismo se mantenga funcionado y queme más calorías cuando no estás comiendo.
Mito: Hay que pasar horas y horas en el gimnasio.
Verdad: No se trata del tiempo, sino de la calidad del ejercicio. Busca rutinas que trabajen la mayor cantidad de músculos al mismo tiempo y que puedas realizar en 20 minutos.
Mito: Tomar agua hace engordar.
Verdad: El agua no aporta calorías. Frena  el apetito y  dilata el estómago para estimular la  saciedad. Si no tomas agua,  te deshidratas. Tu metabolismo reduce su velocidad. Bebe 8 vasos de agua al día.
Mito: Mientras menos calorías, mejores resultados.
Verdad: El consumir pocas calorías hace  retrasar el proceso para perder peso, pues desacelera el metabolismo. Deja de contar calorías y permite que tu metabolismo se mantenga activo, comiendo pequeñas porciones.
Mito: Las máquinas son más efectivas que las pesas libres.
Verdad: Las máquinas están hechas más para hombres, y a las mujeres se nos hace un poco difícil manejar algunas de estas. Las pesas libres nos dan la libertad y el equilibrio que necesitamos.
Mito: La cantidad de horas que duermo no afecta el peso.
Verdad: Mientras menos duermes, menos ejercicio harás. Eso significa que quemarás menos calorías. Si quieres quemar la mayor cantidad de calorías posible, asegúrate de dormir por lo menos ocho horas cada noche. 
Mito: Las comidas bajas en azúcar y carbohidratos como sacarinas y edulcorantes permiten rebajar más.
Verdad: Estudios han demostrado que las comidas que dicen que son bajas en calorías, y que contienen edulcorantes, engordan más, pues hacen que aumente la ansiedad por lo dulce.
Mito: Los abdominales son los mejores ejercicios para bajar la barriga.
Verdad: Los abdominales no están diseñados para sacar la grasa, solo para tonificar los músculos del abdomen.  
Mito: En el caso de las mujeres, ejercitarse con pesas las hace lucir como un hombre.
Verdad: Esto solo sucede si se utiliza demasiado peso y si se pasan demasiadas horas en el gimnasio. También tendrías que comer enormes cantidades de comida para conseguir que los músculos crezcan como los de un hombre.
Mito: Si una dieta no funciona, lo lógico es probar con otra.
Verdad: No perderás peso si continúas saltando de dieta en dieta, lo que harás es que te frustrarás todavía más y mal acostumbrarás al cuerpo, que se pierde con tanto cambios y sin la adecuada nutrición. 
Mito: No es necesario ejercitarse todos los días.
Verdad: Aunque no estás obligado a hacerlo, es mejor si te ejercitas, por lo menos, una hora todos los días. Así quemas más calorías, tonificas tus músculos y tienes más energía durante toda la semana.   
Mito: Las proteínas hacen crecer el músculo.
Verdad: Los batidos de proteínas ayudan a tus músculos a recuperarse después de una rutina de ejercicios.   
Mito: El pescado azul, la palta y las nueces están llenos de grasa.
Verdad: Sí están llenos de grasa, pero son las grasas buenas, las que nuestro cuerpo necesita y nos ayudan a combatir la grasa mala.  
Mito: Correr es mejor que caminar.
Verdad: Da lo mismo correr que caminar. La única diferencia es la rapidez con la que lo haces. Pero con cualquiera de las dos, quemas la misma cantidad de grasa. 
Mito: Si sudo, es que estoy fuera de forma.
Verdad: Sudar significa que eres una persona atlética, que tu cuerpo está trabajando a la máxima velocidad y estás botando toxinas.