viernes, 12 de junio de 2015

UN BUEN ESTADO NUTRICIONAL MEJORA LA FERTILIDAD

En la preconcepción, el momento en que se planifica el embarazo, la nutrición de los padres determina la futura salud del feto.
Mejorar la fertilidad depende en gran medida del buen estado nutricional de la mujer, pero también del hombre. Y es que, cada vez más estudios determinan también la importancia del estado nutricional del padre en la futura salud del feto en el momento de la preconcepción.

En este sentido, es importante tener en cuenta que las necesidades energéticas no se vean alteradas antes del embarazo. Una mujer con un índice de masa corporal normal y una actividad física sedentaria, debería ingerir aproximadamente unas 2.000 kilocalorías diarias, pero respecto a los macronutrientes en hombres y mujeres, ¿cómo debería de ser el reparto? 

Tanto durante la preconcepción en hombres y mujeres, como las mujeres durante el embarazo, se recomienda tomar entre un 10% y un 15% de proteínas al día, entre un 50% y un 55% de hidratos de carbono; y entre un 30% y un 35% de grasas o lípidos. 
Estos porcentajes se refieren a que tu comida del día es todo un 100% entonces en las tres comidas que debes hacer al día, debes dividir así tu alimentación. Si en el día haces más comidas por diversas razones, entonces deberás dividir ese 100% entre 4 0 5 comidas dependiendo las veces que tu acostumbras a comer en el día.
En el caso del embarazo, no debemos dejarnos llevar por las viejas creencias de que hay que comer por dos. Por el contrario, es importante que las necesidades energéticas se adecúen en cada trimestre del embarazo. 

Vitaminas y minerales
Tan relevantes son los macronutrientes como los micronutrientes, entendemos por macronutrientes por si acaso no lo tengas muy claro las proteínas, los carbohidratos y los lípidos o grasas, ahí también incluimos la fibra.

Cuando hablamos de vitaminas y minerales nos referimos en el caso de las vitaminas a: la vitamina B1 y B6, la vitamina B9, y cuando nos referimos a minerales son: el hierro, el yodo y el zinc estos minerales son claves en la preconcepción, mientras que durante el embarazo lo son la vitamina B9, el hierro, el yodo y el calcio.

Un déficit de ácido fólico, la vitamina B9, es un factor de riesgo para desarrollar posibles defectos del tubo neural del feto. Por eso, se recomienda ingerir 400 microgramos diarios de esta vitamina que puede encontrarse en alimentos como vegetales de hoja verde, hígado, frutas, cereales, legumbres y frutos secos.

Por último, el yodo también es imprescindible para el desarrollo neurológico del feto, que solo puede recibirlo a través del consumo que realice la mujer embarazada. Un déficit del mismo puede provocar hipotiroidismo fetal. Se recomienda entre 175 y 220 microgramos al día durante el embarazo y 150 en la lactancia. Puede encontrarse en alimentos como el pescado de mar, verduras, carne, huevos y marisco. Es recomendable también que la mujer utilice sal yodada, siempre con moderación