viernes, 8 de mayo de 2015

ANEMIA POR DEFICIENCIA DE HIERRO

La anemia es una afección en la cual el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos. Los glóbulos rojos le proporcionan el oxígeno a los tejidos corporales. Existen muchos tipos de anemia.
Se puede sufrir de anemia cuando bajan las reservas y esto puede ocurrir por múltiples causas:
Cuando pierde más glóbulos sanguíneos y hierro de lo que su cuerpo puede reponer. Si su cuerpo no hace un buen trabajo de absorción del hierro.  Su cuerpo puede absorber el hierro, pero no está consumiendo suficientes alimentos que contengan este elemento. Su cuerpo necesita más hierro de lo normal (por ejemplo, si está embarazada o amamantando).

El sangrado puede causar pérdida de hierro. Las causas comunes de sangrado son: Periodos menstruales frecuentes, prolongados o abundantes. Cáncer de esófago, estómago o colon. Várices esofágicas usualmente por cirrosis. Uso prolongado de ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno o medicamentos para la artritis, Úlcera péptica.
Es posible que no absorba suficiente hierro de la dieta debido a: Celiaquía, Enfermedad de Crohn, Cirugía de derivación gástrica. Tomar demasiados antiácidos que contengan calcio.
Es posible que usted no obtenga suficiente hierro en la dieta si: Es un vegetariano estricto.
Es un adulto mayor y no consume una alimentación completa.

Síntomas: Es posible que usted no tenga ningún síntoma si la anemia es leve. Los síntomas pueden abarcar: Sentirse malhumorado. Sentirse débil o cansado con más frecuencia de lo normal, o con el ejercicio. Dolores de cabeza. Problemas para concentrarse o pensar.
A medida que la anemia empeora, los síntomas pueden abarcar: Color azul en la esclerótica de los ojos, Uñas quebradizas.  Deseo de consumir hielo u otras cosas que no son comida, Mareo cuando usted se pone de pie. Color pálido de la piel. Dificultad respiratoria. Dolor en la lengua.
Los síntomas de las afecciones que causan la anemia ferropénica abarcan: Heces oscuras, alquitranadas o con sangre. Sangrado menstrual abundante (mujeres). Dolor en la parte superior del abdomen (por las úlceras). Pérdida de peso (en personas con cáncer).

Tratamiento: Puede incluir tomar suplementos de hierro y comer alimentos ricos en hierro.
Los suplementos de hierro (casi siempre sulfato ferroso) son necesarios para acumular reservas de este elemento en el cuerpo. La mayoría de las veces, el médico o el personal de enfermería medirán los niveles de hierro antes de que usted empiece a tomar suplementos.
Si usted no puede tolerar el hierro por vía oral, posiblemente deba recibirlo a través de una vena (por vía intravenosa) o por medio de una inyección intramuscular.
Las mujeres embarazadas y lactantes necesitarán tomar hierro adicional, debido a que a menudo no pueden obtener la cantidad suficiente de su alimentación normal.
El hematocrito debe normalizarse después de dos meses de terapia con hierro. Usted deberá seguir tomando hierro por otros 6 a 12 meses para reponer las reservas corporales de este elemento en la médula ósea.

Los alimentos ricos en hierro incluyen: Pollo y pavo, Lentejas, alverjas y frijoles secos
Pescado, Carnes (el hígado es la fuente más alta), Mantequilla de maní, Semillas de soya
Pan integral.
Otras fuentes: Avena, pasas, ciruelas  y albaricoques (frutos secos), Espinaca, col rizada y otras verduras


Prevención: Una alimentación balanceada debe incluir suficiente hierro. Las carnes rojas, el hígado y la yema de huevo  son fuentes ricas en este elemento. La harina, el pan y algunos cereales están fortificados con hierro. Si el médico lo recomienda, tome suplementos de hierro si no está recibiendo suficiente cantidad de este elemento en la alimentación.