lunes, 17 de noviembre de 2014

LAS CUATRO TENDENCIAS DE LA BUENA ALIMENTACIÓN

Desde hace algunos años en el mundo se está imponiendo el consumo de alimentos que mantengan la salud y prevengan enfermedades a corto y largo plazo. Alimentos orgánicos, enteros y crudos, con beneficios nutricionales y con altos beneficios para la salud son las cuatro nuevas tendencias en alimentación. 
Cerca de 2.100 millones de personas, un tercio de la población mundial, padece obesidad o sobrepeso, según un estudio del Instituto de Mediciones Sanitarias de la Universidad de Washington.
La investigación revela que el problema de la obesidad y el sobrepeso han empeorado. Hace 30 años había 750 millones de obesos, hoy la cifra casi se ha triplicado. 
La mala alimentación, el exceso de grasas, harinas, sodio y azúcar en la dieta y el sedentarismo son algunas de las causas de la obesidad que a su vez origina distintos tipos de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer e hipertensión. 
Esto ha hecho que se incremente cada vez más el número de personas interesadas en consumir alimentos que le aporten a su bienestar. La gente hoy es consciente de la necesidad de adoptar mejores hábitos, de buscar tener vidas equilibradas en lo personal y en lo colectivo involucrando también en su dieta temas como la sostenibilidad del planeta,  
El primero de ellos son los alimentos orgánicos, que “son aquellos que durante su cultivo no se usaron abonos y pesticidas químicos y en los cuales se utilizaron prácticas adecuadas para conservar la tierra y el agua. Estos preservan la salud y contribuyen a la sostenibilidad del medio ambiente. Este tipo de producto es certificado por una entidad reconocida que comprueba el cumplimiento de todos los anteriores requerimientos. 
Los alimentos orgánicos representan 4,2% de las ventas alimentarias al menudeo, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos y que en 2013 la venta de este tipo de productos en Estados Unidos ascendió a 31.400 millones de dólares.
Las personas buscan alimentos como frutas y verduras minimizando su preparación y cocción para evitar la pérdida de nutrientes, antioxidantes y proteínas. Los alimentos enteros y crudos carecen de algunos ingredientes adicionados que hoy se consideran un riesgo para la salud como sal, azúcar y conservantes. 
El término entero se utiliza para los granos que conservan las tres partes que forman la semilla (salvado, endospermo y germen). Los granos enteros proporcionan más fibra y más vitaminas como complejo B y vitamina E. 
Los alimentos con beneficios nutricionales, son aquellos que de manera natural o por una adición en su proceso, aportan un mayor contenido de nutrientes benéficos o limitan el contenido de aquellos nutrientes que pueden ser un riesgo cuando se consumen en exceso. Encontramos alimentos con más nutrientes, más fibra, más vitaminas, más minerales, más proteína o menos grasas saturadas, menos grasas trans, menos azúcar y bajos en sodio. El objetivo de su consumo es prevenir enfermedades y mantener y promover la salud. 
Cerca de mil millones de adultos en el mundo son hipertensos, y esta cifra se proyecta que suba a 1.500 millones para 2025. Ellos, deben llevar una dieta baja en sodio y en grasas saturadas. 
Alimentos con beneficios para la salud 
La evidencia científica demuestra que tomar calcio en cantidades adecuadas evita la osteoporosis o comer fibra previene la aparición de enfermedades digestivas o cardiovasculares. Cuando se consumen ciertos tipos de nutrientes, que pueden ayudar a prevenir una enfermedad podemos hablar de un alimento con beneficio para la salud. 
Este tipo de alimentos, “son preferidos por quienes tienen alguna patología que deben controlar a través de la alimentación al reducir la ingesta de algunos nutrientes o aumentar la de otros para evitar que la enfermedad se agrave o que genere posteriores complicaciones. 
Algunos estudios médicos han mostrado que la ingesta de fibra se asocia con una menor incidencia de diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y algunos tipos de cáncer. 
Estas nuevas tendencias en alimentación se imponen en el mundo por la mayor preocupación de las personas por su salud y por el conocimiento científico que avala una buena alimentación como instrumento para la prevención de enfermedades a corto y largo plazo.