lunes, 17 de junio de 2013

NUTRICION Y FERTILIDAD MASCULINA

Siempre hablamos de fertilidad femenina y muy pocas veces de la fertilidad masculina a pesar de que varios estudios nos demuestran que en el 30% de parejas estériles, el problema se origina en el hombre. No solo la obesidad y el sobrepeso afectan la capacidad reproductiva de los varones, la deficiencia de  micronutrientes es también una de las causas.
Son diversos los estudios que sugieren que el déficit de ciertos nutrientes afecta a la capacidad reproductiva masculina. Por tanto, cuando una pareja se plantea tener descendencia, no solo hay que revisar la alimentación de la mujer, sino también la del varón. El cuidado de la dieta para ambos es fundamental.

Nutrición para la fertilidad
Nutrientes como el ácido fólico, el cinc y antioxidantes  como la vitamina A, E y selenio participan en la función reproductora 
Acido fólico. Su deficiencia afecta al número y la movilidad de los espermatozoides.  Este micronutriente es muy abundante en verduras de hoja verde, legumbres, y cereales integrales
Cinc. Es un mineral esencial para la función del sistema reproductor masculino, la cantidad y la movilidad del esperma están relacionadas de manera directa con los niveles de cinc en el organismo. Son fuente: Los mariscos, las carnes magras, los pescados y los huevos, también está en cantidades modestas en legumbres y frutos secos.
Dieta rica en Antioxidantes: Los órganos reproductivos masculinos son muy susceptibles a la acción nociva de los radicales libres, causantes del envejecimiento celular y de trastornos en la capacidad reproductora. Una dieta basada en los siguientes antioxidantes será muy beneficiosa para su salud reproductiva.
Vitamina C. Por su carácter antioxidante, favorece la desintoxicación de algunos metales pesados como el plomo y el cadmio, lo que influye de manera positiva en la función de los órganos sexuales. Se encuentra en: Melón. Frutas, Jugos de cítricos. Kiwi. Mango. Papaya. Piña. Fresas, Frambuesas, Moras y Arándanos. Vegetales: Brócoli, Coles de Bruselas, Coliflor. Pimientos. Espinaca, Papa blanca, Camote. Tomates.
Vitamina E. Se encuentra en: El aceite de oliva y los frutos secos.
Vitamina A. Protege a las células del aparato reproductor masculino del proceso de envejecimiento prematuro causado por los radicales libres. Esta vitamina abunda en las grasas lácteas (nata, mantequilla) y en la leche entera. También está presente en forma de beta-caroteno (precursor de la vitamina A en el organismo) en la zanahoria, la calabaza, el albaricoque y en la mayoría de las hortalizas de color anaranjado-rojizo, así como en las verduras de hoja verde.
Las frutas y hortalizas: Son los alimentos más concentrados en antioxidantes. Por ello, incluir a diario tres raciones de fruta y dos de verduras mejora la salud reproductiva y favorece la fertilidad.
Selenio: Los espermatozoides contienen altas concentraciones de selenio,  las fuentes de selenio más comunes en la dieta son: El pescado, los  mariscos, las carnes rojas, los granos, los huevos, el pollo, el hígado y el ajo. La levadura de la cerveza, el germen de trigo, al igual que los panes enriquecidos son también buenas fuentes de selenio.

Reducir hábitos tóxicos como fumar o beber en exceso mejora la calidad y cantidad de esperma
Las personas que fuman están expuestas al cadmio que contiene el tabaco, metal pesado que interfiere con la absorción y la utilización del cinc en el organismo, por lo que es más probable la deficiencia del mineral en ellas. A menudo, una reducción de la ingesta de alcohol, y otras drogas, así como la prevención frente a contaminantes ambientales, es suficiente para aumentar la producción de esperma.