miércoles, 12 de junio de 2013

INDIGESTION O DISPEPSIA

La indigestión o dispepsia se caracteriza por dolores y malestares en la parte alta del abdomen. Puede tener diversos orígenes pero la causa más común es la mala alimentación: comer en exceso, ingerir alimentos muy grasos, tener un pico de estrés mientras se come. La sensación de estomago pesado causa molestias y puede acabar con el día de cualquiera. Además del malestar, es muy probable que estos alimentos mal digeridos acaben acumulándose en tu cuerpo en forma de stock de grasas.

Los síntomas de indigestión son:
Dolor y malestar en la parte superior del abdomen. Ruidos abdominales exagerados. Eructos fuertes. Inapetencia. Diarrea. Estreñimiento. Flatulencia. Vómitos. Náuseas
Resulta importante destacar que en los casos de que la dispepsia genera pérdida de peso, inapetencia, materia fecal negra, vómitos con sangre, dolores insoportables, problemas para respirar, sudor abundante, problemas para tragar, presenta una coloración amarilla en la piel y en los ojos. Es necesaria la consulta inmediata con un médico ya que la causa de este cuadro puede ser de extrema gravedad.

Causas Comunes:
La indigestión se puede desencadenar por: Consumir alcohol en exceso. Comer alimentos condimentados o grasosos. Comer demasiado (en exceso). Comer demasiado rápido. Estrés emocional o nerviosismo. Tabaquismo. Demasiada cafeína.

Otras causas de indigestión son: Cálculos biliares, gastritis, inflamación del páncreas, ulcera intestinal o gástrica, uso de fármacos como antibióticos, antiinflamatorios o aspirina.

Cuidados en el hogar
Cambiar la forma como usted come puede aliviar los síntomas.
Destine tiempo suficiente para las comidas.
Mastique los alimentos cuidadosa y completamente.
Evite discusiones durante las comidas.
Evite la agitación o el ejercicio inmediatamente después de las comidas.
Un ambiente calmado y el reposo pueden ayudar a aliviar la indigestión relacionada con el estrés.
Evite la aspirina y otros AINES. Si debe tomarlos, hágalo con el estómago lleno. Los antiácidos pueden aliviar la indigestión.

La principal causa es comer en exceso:
Una serie de acciones simples permiten lograr un mayor control sobre la cantidad de comida que se ingiere.
No saltees comidas: si sientes que estás “muriendo de hambre”, seguramente en la próxima ingesta te servirás una “súper-porción”. Lo mejor que podemos hacer es planificar y organizar las tres comidas principales y un refrigerio a media mañana y media tarde, esto te ayudará a llegar con menos apetito a la próxima comida, reduciendo el tamaño de la porción.
No lleves la fuente de comida a la mesa: una excelente práctica es servir en cada plato la porción a consumir y reservar el total de la preparación en la cocina, lejos de la vista, de manera que sólo comas lo que hay en tu plato y no te excedas con la cantidad sólo porque ves la fuente en la mesa.
Evita el picoteo: el comer mientras caminas, estás parado, mientras cocinas o haces otra tarea,
Siempre a la misma hora y lugar: lo mejor para no descuidar las porciones es comer siempre sentado, a la mesa y en el horario de la comida.