miércoles, 26 de junio de 2013

NUTRICION SEGÚN TU TRABAJO

En épocas antiguas almorzar o cenar fuera de casa era un privilegio que toda la familia disfrutaba, hoy en día, por la falta de tiempo y por las distancias entre la casa y el trabajo, es común que se almuerce en algún restaurante o cafetería. Sin embargo, estos hábitos favorecen el aumento de peso, del colesterol y no debe ser excusa para descuidar la nutrición adecuada y saludable.
Hay formas de elegir  el mejor restaurante, o puedes llevar tuppers para la merienda, así podrás alimentarte bien  independiente del trabajo que tengas:
Si pasas el día entero en la oficina…la hora del almuerzo es para almorzar y deberás respetarla, como respetas tu trabajo, no saltes este horario y tampoco sustituyas el almuerzo, por cualquier sándwich. No sigas trabajando mientras almuerzas, sal del área de trabajo y comparte con tus colegas y disfruta de tu almuerzo. Puedes llevar para la oficina, alimentos ligeros para una comida práctica, papa y legumbres, atún en agua, queso fresco, pollo al horno, pechuga de pavo light forman una receta simple y nutritiva. Complementa con zanahoria, tomate, lechuga,  maíz y aceitunas. De postre, una fruta.
Para la merienda, prefiera un yogur, galletas integrales, zumos, barrita de cereales o fruto secos.
Si te gusta comer en restaurantes, prefiera los restaurantes tipo buffet, que ofrece platos variados, prefiera preparaciones a la plancha, asadas, con poca salsa, legumbres cocidos o ensaladas. De postre fruta o gelatina light.

Si por motivo de trabajo viajas demasiado: Es importante investigar los hábitos alimentarios de los lugares donde vas; conocer la composición de los platos más comunes ayuda a elegir de forma correcta. La regla es la misma, prefiera siempre carnes magras, verduras, legumbres, frutas y zumos naturales. Si tienes hábitos saludables regularmente, puedes tener un capricho y probar algo más calórico y menos sano.

Hay personas que manifiestan que en su trabajo no tienen tiempo ni para comer: Ellos tienen que organizar sus horarios y necesariamente reservar un momento para la comida,  aprovecha un descanso  para hacer una merienda saludable, sin perjudicar las comidas principales.

En su mayoría los trabajadores acumulan ansiedad y stress que no es beneficioso para su salud, ni para sus familias, porque sus problemas del trabajo los trasladan a la casa.
Hay que reducir  la ansiedad  que es un trastorno que afecta la mente pero también puede repercutir en diversas partes del organismo, como dolor de cabeza, taquicardias y colon irritable.
Lamentablemente se entra en un círculo vicioso, es un hábito alimentario  en el que "algo" nos produce ansiedad y se recurre a la comida de manera compulsiva, esto produce una sensación placentera pero a la vez dura poco y no tarda en irse la sensación. Normalmente deriva en sentimiento de culpa que vuelve a originar ansiedad.
Además, alimentarse bien es la única forma de ofrecer al organismo los nutrientes que necesita para funcionar correctamente.

Consejos para disminuir la sensación de ansiedad:
Reducir excitantes como el café y té, el azúcar, chocolate, los refrescos con cafeína...
Nos puede ayudar el consumo de infusiones relajantes, sobre todo por la noche cuando debemos descansar.
Práctica de ejercicio. En los momentos libres, caminar paseando y disfrutando de lo bella que es la vida a pesar de todo
Mantener unos horarios de comida.
Alimentarse bien es importante para mejorar la productividad, y ser eficiente y eficaz en tu trabajo, cualquiera que este sea;  pero si no te cuidas como persona, la salud te abandonará y tendrás que dejar tu trabajo.