miércoles, 29 de abril de 2015

TOMAR AGUA

Los especialistas reconocen el valor de una adecuada hidratación, recomendando el consumo de agua como un hábito regular. El aporte adicional de calorías en bebidas e infusiones puede ser un factor de riesgo de obesidad.
Entre las principales conclusiones de esta investigación realizada en 1.362 personas se observó que en el grupo de niños de 3 a 11 años, sólo el 17% de los actos de ingesta de bebidas correspondió al agua, mientras que un 8% estuvo compuesto por bebidas e infusiones con sabor pero sin azúcar y el 75% (casi 8 de cada 10 consumos) correspondió a bebidas  azucaradas. Es interesante señalar que la presencia de los padres no modifica la elección de los niños.
Es una pena ver que ha desaparecido la jarra de agua de las mesas, sobre todo si tenemos en cuenta que los momentos de mayor consumo de bebidas son el almuerzo y la cena.
Es necesario rescatar el papel que ha tenido siempre el agua en la mesa acompañando las principales comidas y compartiendo un espacio propio de las familias en el que se cultivan hábitos saludables.

Motivos para elegir tipos de bebida
Conocer más sobre las razones es una manera de ayudarnos a mejorar nuestros hábitos.
Las motivaciones se agruparon en:
Funcionales: salud y nutrición, placer, fácil de tomar,  necesidad básica de hidratación  y accesibilidad
Emocionales: placer individual, placer social.
No hubo mayores diferencias en las razones ni funcionales ni emocionales por las que se escoge tomar una bebida con y sin azúcar. Un hábito saludable se inculca desde la infancia promoviendo entre otras varias conductas la hidratación con agua dejando para un uso ocasional a las bebidas e infusiones azucaradas.

Tips para padres
·        Incluir el agua en los encuentros sociales, partiendo de su presencia en la mesa. Asegúrese de que esté levemente fresca así ofrece mejor sabor.
·        Tenga en cuenta el aporte calórico de las bebidas azucaradas. Considérelas como una excepción: trabaje en familia el hábito de tomar agua.
·        Al elegir otras alternativas de bebidas, que éstas sean sin azúcar o reducidas en azúcar, pero que la bebida más disponible sea el agua.
·        Estimule a los niños a elegir agua, transformándolo en un hábito, priorizando los beneficios que tiene respecto de otras bebidas.
·        Usted también beba agua, debe pregonar con el ejemplo. Sus hijos no van a elegir agua si ven a sus padres optar por otras bebidas.

Consejo
Los especialistas destacan la importancia de rescatar el valor del consumo de agua desde la infancia y de promover en los niños hábitos saludables, entre los que se incluye la jarra de agua en la mesa familiar.