miércoles, 12 de febrero de 2014

TÚ LO SABES……TE LO RECORDAMOS

IMPORTANCIA DEL ACIDO FOLICO EN LA DIETA
Hay determinadas épocas, como el embarazo, en las que la presencia de esta vitamina es especialmente conveniente. El acido fólico, es una de las vitaminas del complejo B, especialmente importante en el tiempo de crecimiento, la adolescencia y durante el embarazo. Nos ayuda a prevenir ciertos defectos congénitos relacionados con el cerebro y la médula espinal (llamados defectos del tubo neural). De ahí que se aconseje que la mujer lo consuma antes de la concepción y durante la primera etapa de la gestación.
El Acido fólico y el folato es la misma vitamina B con una diferencia, que el primero está hecho por el hombre en un laboratorio y se usa como suplemento vitamínico o añadido a  alimentos para enriquecerlos o fortificarlos, mientras que el folato es la forma natural de la vitamina del complejo B y se encuentra naturalmente en los alimentos. Como: las hojas verdes, las frutas cítricas, o el hígado.

DIABETES TIPO I
Se presenta en la juventud, y se  llama "diabetes juvenil”, aunque puede aparecer en cualquier edad y es necesario conocer sus signos para tratarla a tiempo, la diabetes Mellitus (DM) es un conjunto de trastornos metabólicos, que afecta a diferentes órganos y tejidos, e incapacita al organismo de utilizar los alimentos adecuadamente. Esta enfermedad se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre. Mientras en la diabetes tipo 1 hay un déficit absoluto de insulina, en la tipo 2, el cuerpo produce insulina pero no la suficiente o el cuerpo no puede utilizarla adecuadamente. La historia familiar y la genética juegan un papel importante, y los hijos de diabéticos tienen un alto riesgo de desarrollarla.
Sus síntomas son: sed excesiva, orinar frecuentemente y aumento de apetito, la pérdida involuntaria de peso también debe alertarnos. También es probable que el diabético se sienta cansado porque el cuerpo no puede convertir la glucosa en energía. Estos síntomas al ser menores se pasan por alto, por eso no se diagnostica a tiempo. Los riesgos que puede correr el diabético son: la posibilidad de padecer lesiones en diferentes órganos, como en los ojos, los riñones, el sistema cardiovascular, el sistema neurológico y la piel.
Con un buen tratamiento nutricional, una persona con diabetes tendrá una vida normal. Se recomienda: La práctica de una actividad física regular, mantener buenos hábitos de alimentación, una dieta balanceada y saludable.  Medir los niveles de azúcar en la sangre, administrarse inyecciones de insulina: en el caso del niño, dejar que un adulto le administre las inyecciones o usar una bomba de insulina. Evitar el hábito de fumar. Finalmente, se recomienda mantener visitas regulares a su médico para lograr el mejor control posible de la enfermedad y la detección temprana de complicaciones por diabetes tipo 1.

EN PERSONAS SANAS, NO HACE FALTA LIMITAR LA INGESTA DE HUEVOS
Es un producto de alto valor nutricional, cuya ingesta se ha recomendado limitar tradicionalmente por su elevado contenido en colesterol. Sin embargo, ahora, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere desterrar la creencia de que su consumo diario en personas sanas aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.
Un análisis basado en 8 estudios, publicado en el 2013 en la prestigiosa revista British Medical Journal concluyó que no existe relación entre el consumo de un huevo al día y el aumento del riesgo cardiovascular. En personas sanas
Otra investigación, elaborada por la Universidad de Granada, demostró  tras analizar a 380 adolescentes, que no hay asociación entre la ingesta de huevo y los niveles de lípidos en sangre, la adiposidad, la resistencia a la insulina, la tensión arterial, la capacidad aeróbica o el índice de riesgo cardiovascular.
La hipercolesterolemia de un alimento se valora según el balance entre las grasas saturadas y las insaturadas. El huevo contiene un 3,6% de ácidos grasos insaturados, un 1,6% de poli insaturados y solo un 2,8% de grasa saturada, por lo que se compensan.
No afecta a las personas sanas, que siguen una dieta equilibrada y practican ejercicio diario. En pacientes con el colesterol alto o que sufran enfermedad cardiovascular se mantiene la recomendación de restringir la ingesta.
Se trata de un alimento muy versátil en la cocina y la opción menos calórica de consumirlo es cocido.