viernes, 7 de febrero de 2014

SABIAS QUE

MILLONES DE PERSONAS MUEREN AL AÑO POR SOBREPESO Y OBESIDAD
Claudia Escudero, catedrática e investigadora de la Facultad de Ciencias Químicas, dio a conocer que alrededor de 3 millones de personas adultas mueren al año por sobrepeso y obesidad. Durante la presentación del Simposio sobre Obesidad y Nutrición, denominado “El Metabolismo postprandial (después de comer) y las bases moleculares de la saciedad”, que organizan las universidades Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) y del Centro de México (UCEM). La especialista señaló que la obesidad es un grave problema de salud, al estar asociada al desarrollo de otras enfermedades, entre ellas la diabetes, pero también están las cardiovasculares e incluso se le ha asociado a cáncer; éstas son las principales causas por las cuales hay fallecimientos anuales en México, y el mundo.

GUIA POR LA PREVENCION DE ALZHEIMER EN CUMBRE INTERNACIONAL DE NUTRICIÓN EN WASHINGTON, D.C.
La nueva "Guía dietética por la prevención de Alzheimer" creada por el Comité de Médicos que Ejercen Medicina Responsable y un grupo internacional de investigadores del cerebro. "Hace una generación, vencimos al tabaco. La generación actual de médicos está luchando una batalla por la comida, especialmente las comidas que promueven Alzheimer como por ejemplo las que tienen mucha grasa," dice el presidente del Comité de Médicos Neal Barnard, M.D. "Las investigaciones muchas veces son difíciles de interpretar. Pero tenemos la capacidad de prevenir una enfermedad que afectará a 100 millones de personas alrededor del mundo en 2050. ¿Por qué esperar?"
La Guía por la Prevención de Alzheimer recomienda hábitos buenos para la salud del cerebro que son muy parecidos a los que previenen la enfermedad del corazón: evitar comer las grasas no saludables que se encuentran en la carne, los productos lácteos, y comida basura; basar la dieta en plantas; añadir fuentes saludables de vitamina E; y otros. Combinar esta dieta con el ejercicio y evitar un exceso de metales en  multivitaminas puede aumentar la protección del cerebro. "Los malos hábitos de la generación de los años 70 y 80 ahora están afectándonos," dice el Dr. Barnard. "Enciende una TV. La mitad de las publicidades son para comida basura. La otra mitad son medicamentos para combatir los efectos de esas comidas."
La prevención no puede comenzar demasiado tarde, dice el Dr. Barnard. "Necesitamos hacer esto en las escuelas, los estudiantes, reciben un diagnóstico de altos niveles de colesterol antes de recibir su diploma del colegio."
Además de la guía, la Conferencia Internacional de la Nutrición y el Cerebro, patrocinado por The George Washington University School of Medicine and Health Sciences y El Comité de Médicos, tenía 16 investigadores de cinco países que discutieron como la nutrición y el estilo de vida afectan trastornos del cerebro, incluyendo Alzheimer, esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, migrañas, y otras condiciones.

BALANCE HÍDRICO PARA UN ADECUADO FUNCIONAMIENTO DEL ORGANISMO
El cuerpo pierde más de tres litros de agua por día a través de la orina (1500 ml), la materia fecal (200 ml), la piel (transpiración 500 ml y evaporación 500 ml) y la respiración (400 ml). Elabora 300 ml de agua metabólica por la respiración celular, y recibe 800 ml a través de los alimentos. Todo el resto (2000 ml) debe incorporarse a través de la ingesta de líquidos. En épocas de altas temperaturas, las pérdidas son mayores porque aumenta la sudoración, por lo que se debe aumentar la ingesta de agua para mantener el balance hídrico. Alrededor del 60% del peso del cuerpo humano de un adulto está formado por agua; y pequeñas modificaciones de ésta en los compartimentos corporales determinar grandes cambios en los comportamientos fisiológicos.
Signos de deshidratación: dolor de cabeza, sueño, distracción, falta de energía y deterioro de la termorregulación, puede sentirse sed, disminución del apetito, sensación de “boca seca, aumento del esfuerzo para el trabajo físico, náuseas, dificultad en la concentración, mareos, debilidad creciente, alteraciones graves (espasmos musculares, delirio, insomnio), posibilidad de muerte.

Sin llegar a los límites más graves, hay síntomas que pueden aparecer, lo que refuerza la recomendación de no esperar a tener sed para hidratarse, mucho menos en épocas de elevadas temperaturas, y menos aún en poblaciones como los niños y los adultos mayores, adonde el riesgo de deshidratación es más elevado”.