viernes, 21 de febrero de 2014

EL HIPO

Se le denomina también 'singulto', y consiste en un sonido inspiratorio consecuencia de la contracción brusca, involuntaria e intermitente del diafragma (músculo que se encuentra en la base de los pulmones) y músculos inspiratorios. Se considera una reacción transitoria de nuestro organismo. Con frecuencia, el hipo comienza sin razón aparente y suele desaparecer después de unos pocos minutos.
El hipo es común y normal en recién nacidos y en bebés.

¿De dónde viene el sonido?
El sonido proviene de un brusco flujo de aire dentro de los pulmones que causa que la epiglotis se cierre, provocando el típico sonido “hic”. Suele durar unos minutos y en la mayoría de los casos es benigno. En raras ocasiones, el hipo puede durar días, semanas o meses siendo “hipo persistente”, que necesitará atención médica.
El funcionamiento del diafragma consiste en que éste desciende cuando se inhala para que los pulmones se llenen de aire, y sube cuando se exhala para facilitar la salida de aire de los pulmones. Cuando este mecanismo no sucede así, es decir el diafragma sube o baja antes de lo normal, la respiración se hace diferente, provocando el hipo.

Posibles causas
Comer en exceso.
Comer muy rápido.
Abuso de alcohol
Irritación del diafragma.
Alteración en el estómago.
Estados de nerviosismo o excitación.
Cirugía abdominal.
Alimentos o líquidos picantes o condimentados.
Cualquier enfermedad o trastorno que irrite los nervios que controlan el diafragma.
Las alteraciones metabólicas como la diabetes
Emanaciones nocivas
Un accidente cerebro-vascular o tumor que afecte el cerebro
Es frecuente en los bebés, debido a su alimentación rica en lácteos. Es completamente inofensivo y no es necesario ningún tipo de tratamiento ni especial atención. Al igual que aparece de manera repentina desaparece de la misma forma. Su frecuencia va reduciéndose a partir de los seis meses de edad.

Cómo detener el hipo
No existe una pauta clara para frenar el hipo, pero sí sugerencias comunes como:
Tomar un vaso de agua fría.
Aguantar la respiración.
Tomar una cucharada de azúcar.
Respirar repetidamente dentro de una bolsa de papel.
Aunque hay que decir que estos métodos funcionan para algunos, pero para otros no.

Los expertos señalan que existen tres tipos de hipo:
El agudo: Puede durar minutos o hasta 48 horas; es el más común con el 95% de los casos
El crónico: Dura desde 48 horas hasta un mes y se presenta hasta en el 4% de los casos
El intratable: Su duración va desde un mes hasta años; es el menos frecuente con el 1% de los casos.

Charles Osborne: Sufrió de un ataque de hipo de forma continua durante 68 años. Osborne nació en Misuri, EE.UU., y se adentró en el Guinness World Records como el hombre con el mayor ataque de hipo de la historia. 
.