viernes, 20 de diciembre de 2013

NOS PREGUNTAS…..TE CONTESTAMOS


¿Pueden curar los alimentos?
No todos los alimentos tienen poder curativo pero lo que comemos influye en nuestro cuerpo, en nuestro comportamiento y en nuestras emociones. La macrobiótica es el arte de curarse y de mantenerse sano a través de la alimentación. Tendríamos que consumir alimentos de la zona, y de cada época del año.

¿Qué deberíamos comer para estar saludables?
La naturaleza es muy sabia y le ha dado a cada especie una dentadura determinada según lo que tiene que comer. Los humanos tenemos 20 molares para comer grano, frutos secos y semillas; 8 incisivos para tomar frutas y verduras; y solo 4 caninos para desgarrar la carne. Eso marca la proporción. El cereal sería lo más abundante; la verdura, lo segundo; y la proteína, como un adorno. Nuestro intestino es bastante más largo que el de un carnívoro. Si tomamos mucha proteína, va a estar más tiempo en el cuerpo y eso va a causar toxinas porque no lograremos eliminar todo ese residuo y tendremos repercusiones a nivel articular, circulatorio. Las grasas son malas, se pegan a las arterias.

¿Qué pautas deberíamos seguir para una nutrición óptima?
Eliminar lo refinado, aumentar los cereales integrales, disminuir la proteína de animal. La del pescado es mucho menos tóxica. Se suele comer una proporción exagerada de la proteína animal. El tamaño de un filete debe de ser como la palma de nuestra mano. Si unes tus manos  y les das la forma de un bol, tienes la medida de las verduras. El resto del plato deberíamos completarlo con cereal. Habría que hacer un plato combinado: cereal, legumbre (proteína vegetal).

¿Qué enfermedades genera la acumulación de proteínas en el cuerpo
En el cuerpo tenemos filtros: hígado, riñón y pulmón. Si estos órganos están teniendo mucho trabajo por nuestra alimentación tendremos unas consecuencias u otras. Si se acumula mucha proteína a nivel hepático, además de digestión lenta, podremos tener hígado graso, acumulo de cristales de ácido úrico en las articulaciones o colesterol alto.

¿Hay diferencias según las edades?
Los niños tienen un metabolismo muy acelerado. Necesitan alimentos que favorezcan un crecimiento más fuerte. Pero las prohibiciones son generales. El azúcar de los refrescos desmineraliza. Niños y mayores tienen una debilidad en su sistema óseo: uno porque lo está formando y otro porque se está envejeciendo. El niño tiene que hacer un buen ahorro de calcio  para tener un buen crecimiento, es decir hacer hueso para el futuro mientras crece. Si le damos azúcares, o incluso  alimentos salados les descalcificamos. Empeora el problema de base.

¿Qué alimentos no deberían faltar nunca en la despensa?
El arroz o los cereales integrales, legumbres y semillas (de sésamo, calabaza, lino o girasol). Estas nos van a dar ácidos grasos de buena calidad, un buen complemento en la dieta.

¿Qué beneficios aportan los alimentos ecológicos?
El alimento ecológico es mucho más rico en propiedades nutricionales: en vitaminas, minerales, oligoelementos. Es mucho más rico en beneficios. Hasta se necesitaría menos cantidad.

¿Qué consejo daría para comer bien?
Buscar el equilibrio a través de la comida. Quien está en equilibrio no necesita que le digan lo que tiene que comer. Cuando tomas un alimento muy contundente, el cuerpo te pide automáticamente otro alimento más suave para equilibrar. El problema es que se hacen equilibrios en la cuerda floja y luego llegan los síntomas y las patologías.

¿Cómo afrontar la Navidad sin consecuencias negativas?
Tendremos que ser originales. No poner la mesa repleta de comida, de dulces  y de licores, tratar de pensar que la Navidad es una gran fiesta donde se reúne toda la familia, para pasarlo bien y comer rico, sin necesidad  de exigir a nuestro organismo al máximo. Si una persona está equilibrada, en su alimentación después de esa cena, su cuerpo ya le dirá: "qué empacho".